GUN + ESTIRPE

GUN + ESTIRPE

24 – 10 – 09

Bilbao (Santana 27)

GUN

Sorprendido me quedé cuando me comentaba nuestro colaborador Carlos que en el Derrame asturiano Gun no fue de las actuaciones estelares por la disminuida presencia de público con la que contó, dando prioridad a otras bandas. A tenor de lo visto en la sala Santana 27 de Bilbao, con apenas dos centenares de personas, habrá que admitir que Gun es un grupo que no tiene demasiado tirón por estos lares. Otra muestra de la falta de cultura que solo nos lleva a llenar pabellones con unos pocos nombres. También hay que decir que a muchos les puede resultar descafeinada esta nueva etapa del grupo, ya que Mark Ramkin declinó la oferta para retomar la carrera de la banda. Pero Gun siguen siendo una banda interesante en la actualidad, que nos prometieron esta noche volver y continuidad con su carrera. Una banda como ellos si regresa es para seguir ofreciendo algo nuevo, nunca para anquilosarse.

ESTIRPE
ESTIRPE

Todo un acierto tener como teloneros a los cordobeses Estirpe. Sigo pensando que esta gente va un paso por delante del mundo, lo que les da esa cualidad genial que solo los que terminan alcanzando relevancia consiguen tener. Tal vez por eso aún les falte un reconocimiento más mayoritario del público rockero más común, pero lo que queda presente cada vez que salen al escenario es que son una banda potente al máximo sin perder una apertura total hacia cualquier estilo que les encaje en cada canción. La fuerza la sacan desde muy adentro todos estos temas. Da lo mismo si tenemos “Otro Mundo” o “Me Equivoqué”, con los que quisieron hacer un arranque muy cañero, o si pasamos al pausado “Diciembre”. En cuanto a exteriorizar sentimientos Estirpe gana a cualquiera a día de hoy, con una capacidad para desligarse de ataduras que se ejemplifica en la forma de actuar de Mart, imprevisible en sus movimientos y en sus palabras. Sus diálogos con el público son tan únicos como su forma de concebir la música.

ESTIRPE
ESTIRPE

Dentro de un repertorio que resultó extenso para una banda invitada, llegando a la hora de actuación, podemos destacar temas como “Encender Otro Angel”, de su última obra “Buenos Días Voluntad”, que se llevó buena parte del repertorio. Fueron unas condiciones fantásticas para la banda, que pudo actuar casi de igual a igual con Gun. Eso posibilitó que viéramos a Javier Estebez bien ubicado tras su propia batería, demostrando su fundamental papel en la banda, su calidad y su pegada con las baquetas. No olvidaron temas del pasado y nos dejaron muy claro que Estirpe es una banda con 6 discos editados y 12 años de carrera. Siguen sonando tan actuales como siempre temas como “Hazme Creer” o “El Mundo Del Revés”, la potencia de “Mi Revolución” es la misma o más que cuando les vimos presentando “Inventarse El Mundo”. La idiosincrasia del grupo sigue identificándose al 100% con “El Color De Mi Voz”, que la convierten siempre en uno de los momentos más memorables de sus actuaciones, defendiendo la calidad de una música de creatividad ilimitada.

ESTIRPE
ESTIRPE

La trayectoria de la banda va consiguiendo fieles seguidores que siempre que han venido a Bilbao les han apoyado. No fue una excepción esta ocasión en la que no eran los artistas principales de la noche. Pudimos ver a mucha gente en las primeras filas cantando los temas, demostrando que Estirpe también han aportado a esta gira y que no solo les ha servido para llegar a un público que aún les desconocía. El propio Mart hizo levantar la mano en un momento de la actuación por separado a los que conocían a Estirpe y a los que no. Ya os digo, una forma diferente de compartir un concierto con los músicos la que estos llevan a cabo. Sus seguidores se movieron con “América”, un tema que siempre ha tenido mucho impacto en sus directos, aunque en emotividad creo que le supera “Seguir En Pie”, que se lo siguen reservando en esta gira para decirnos adiós, aunque tras el show seguía sonando esa pista oculta tan especial con el discurso de Charles Chaplin, que esta vez no contó con imágenes y que no llegó a escucharse íntegramente.

GUN

Con esa sensacional impresión causada por Estirpe, el público intentó darle un poco más de calor a la noche acercándose un poco más al escenario. Prácticamente nadie se había dado allí cita por curiosidad. El que estaba era seguidor de Gun y de su buena colección de clásicos popularizada durante los 90 en pocos trabajos. Por eso el apoyo fue total a lo largo de todo el concierto. La respuesta a “Welcome To The Real World” ya fue un síntoma que los músicos captaron, pero es que con “Don´t Say It´s Over” nos pusieron a todos a cantar como si estuviéramos ya en una fase del concierto avanzada en la que uno se termina de entregar a la banda. Gun nos tenía ganados desde que pisaron las tablas.

GUN
GUN

Es verdad que todavía está por ver los frutos que puede dar este line–up. La sensación que deja Toby Jepson es la de un vocalista que siente la música de la banda y que no pierde el norte del público para el que actúa. Se entregó en todos los temas, como también lo hizo un expresivo Giuliano Gizzi a la guitarra. Algo más comedido en el bajo Dante, con un sombrero que no tardó en desaparecer de su cabeza. Tampoco desentona en la banda Gordon McNeil tras la batería y tras esas llamativas gafas oscuras. Sonaron bien engrasados en temas como “Money To Born”, aunque sí que hay que reconocer que los temas nuevos causaron menos furor. Diría que no solo por ser desconocidos, porque tanto “Pop Killer” como “Hair”, que son frutos de esta nueva época, distaron mucho de colmar las expectativas, al menos en una primera impresión.

GUN

Nos quedamos muy por encima con el emotivo momento de “Can´t Get Any Lower” o con el esperado himno “Better Days” que puso a cantar y a saltar a todo bicho viviente en el recinto. “Taking On World” hizo que no decayera un concierto que había cogido carrerilla. Los músicos se mostraron tan agusto como si estuvieran actuando en una sala repleta, no pareció importarles lo más mínimo que el clamor no pudiera ser más grande y se esforzaron porque todos colaboráramos en el concierto con ellos. Así lo hicimos, aunque se reservaran algún momento más propio como “Inside Out”, que lo bordaron para enlazarlo al “So Lonely” de The Police, llevado a su terreno.

GUN
GUN

Cuando “Word Up” fue interpretado nos dimos cuenta de que estaba cayendo uno de los clásicos más grandes del grupo, si no el más grande. Con lo que entre la efusividad de la banda llevada hacia el público en uno de los mejores momentos de la descarga, no pudimos dejar de pensar que no podía quedar demasiada tela que cortar, cuando el cuerpo aún le pide más a una actuación. Pero “Steal Your Fire” fue el paso previo a la despedida definitiva, ya que con él dejaron las tablas momentáneamente. El regreso con el solitario “Shame On You” fue toda una delicia, pero no impidió que echáramos un vistazo al reloj pensando que aquello se había hecho muy corto.

GUN
GUN

En cualquier caso, corto pero bien saboreado. La banda tan solo cuenta con cuatro discos y tampoco quiso recargar el repertorio con temas de relleno, ofreciendo un concierto en el que a cada tema se le pudo sacar el mejor jugo. Se nos quedó una espina con los temas nuevos, que a mi no me acabaron de convencer. Habrá más capítulos en la historia de Gun en los que esperamos que de verdad sigan teniendo en cuenta estas tierras para girar con un nuevo trabajo que parece no se hará demasiado esperar.

Texto y fotos: ANTONIO REFOYO (antonio@lamiradanegra.es)