RISE TO FALL + OST + WICKED

RISE TO FALL + OST + WICKED

26 – 02 – 10

Bilbao (Bilborock)

RISE TO FALL

Un alucinante cartel el conformado por tres bandas vizcaínas para esta inolvidable noche. Esta fecha no solo terminó siendo especial por la grabación del DVD de Rise To Fall, ni por la presentación en sociedad del renovado “Restore The Balance”, editado esta misma semana del concierto por la compañía italiana Coroner Records, también pasaría a serlo porque la sala Bilborock registró un lleno absoluto que obligó a impedir el acceso a gente que se agolpaba en la puerta a la espera de que alguien le cediera el hueco. Solo he visto este recinto lleno hasta la bandera con cuatro o cinco bandas más y en todo caso las podemos considerar grandes nombres del metal nacional e incluso internacional. Bien es cierto que para la ocasión, en un gesto que les honra, Rise To Fall tomaron la decisión de ofrecer el concierto con entrada gratuita, lo cual no significa que sea fácil llenar una sala de estas dimensiones, aunque alguno (como es el caso) se plantara allí a última hora tras la suspensión de la gira de Airbourne. Esto viene a constatar el constante crecimiento que lleva la banda cuando acaba de asomar la cabeza con un primer disco al poco tiempo de haber sido vencedores del Villa de Bilbao. Son profetas en su tierra.

WICKED

Pero, como decimos, aunque a priori esta fuera la noche de Rise To Fall, había dos bandas más en el cartel. Los primeros en actuar, con una sala que por entonces llegaba al medio aforo aún, fueron Wicked. Este joven combo de denso metal va cuidando más su puesta en escena, sobre todo a cargo de su vocalista Dave, que salió con sombrero de copa y elegantemente vestimenta como “Dorian”, su primer tema de la noche. También se incluía un retrato para mayor emulación de esa novela de Oscar Wilde en la cual se basa uno de los temas que más gustan de su demo “Aegri Somnia”.

WICKED

Y es que algo se tienen que inventar para hacer reaccionar a la gente en sus conciertos, porque este doom que ellos practican se presta muy poco para el movimiento. Aún así, ellos lo solicitaron con temas como “And Thrash For All” y continuaron su repertorio con otros exponentes como “Forest” o “The Path”. Su propuesta musical me convence y de hecho os recomiendo la escucha de su demo a los que gusten de esos sonidos densos y agresivos, pero no es una música para mascar en crudo en un directo. Deberán de continuar en busca de unas tablas y una puesta en escena que case y haga más entretenidas sus actuaciones.

OST

Los que ya nos han demostrado ser demoledores en vivo son Ost. Unos grandes del metal euskaldun que no han tenido el reconocimiento que merecían a lo largo de su dilatada trayectoria. Pero nunca es tarde para conseguirlo y ellos lo están poniendo todo de su parte en esta segunda etapa de la banda tras su reaparición con “Ostinato”. Después de ese fenomenal disco llega una obra maestra como “Inoren Ez Den Lurrean”, que me hace quitarme el sombrero ante ellos cada vez que digo su título.

OST

No todo fue bonito esta noche de viernes y a Ost le tocó comerse la parte más fea del concierto. No pudieron probar sonido antes de salir a tocar y su actuación tuvo menos tiempo incluso que sus precedentes. Por si fuera poco, debido a una lesión no contaban con su guitarra Iker. A todo ello se sobrepusieron con nota alta. En estas situaciones de nerviosismos es cuando las fieras son más peligrosas.

OST

Lo que nadie puede evitar es que su concierto se nos hiciera corto, pero en ese ratito que estuvieron en escena mostraron, entre otras cosas, unas tablas que nos indicaban quienes eran los más experimentados en estas lides. Tampoco el sonido era del todo bueno, pero ellos lo hicieron llegar con contundencia para hacer tambalear el escenario que pisaban y estremecer los corazones de cualquiera que sepa percibir el sentimiento de temas como “Ezagutzen Ez Dena”, bajo mi punto de vista el mejor de su repertorio aún sin ese speech central que Rafa Rueda les metió en estudio.

OST

A la banda no le faltó movilidad y en entrega les ganaron la partida a sus acompañantes en el cartel. Cada nuevo tema entraba como una bofetada, a pesar de que esas melodías vocales que desde la batería resaltaba Joni. Y eso que le costó a los técnicos darle sonido a su micrófono, para acabar de rematar los contratiempos entre los que tuvieron que actuar esta noche. Por cierto, que el sustituto de Iker a la guitarra no pareció tal acoplándose asombrosamente al grupo. Ahí quedaron temas como “Habemus» o versiones como la de Machine Head «From This Day», que yo me hubiera ahorrado, ya que no me parece mejor que ninguno de sus propios temas. De hecho, me alegré de que el final no fuera así y se marcaran un potente “Gutxiengoa” que es toda una declaración de principios para una banda que merece el mayor de los aplausos, especialmente en noches difíciles como esta. Nada pudo con ellos y salieron triunfadores de una situación complicada. Imaginad lo que pueden hacer con todo a favor.

RISE TO FALL

En el ambiente se respiraban los preámbulos a un acontecimiento. Estas dimensiones adquiría el concierto de Rise To Fall, más cuando una pantalla cubre el escenario y sobre ella se proyectan unas imágenes en conexión con el contexto de “Restore The Balance”, la obra que nos presentaban esta noche. En medio de esa introducción fue espectacular el griterío cuando el nombre del grupo aparece ante nosotros. Recibidos como una gran banda internacional.

RISE TO FALL

El telón se alza tras esta intro de película y arranca el aplastante “Inner Scream”. Todo un bombazo para comenzar sin reservas y provocar la respuesta inmediata de la poblada sala. Se debieron sentir como en casa encima del escenario cuando vieron que a cada gesto el público respondía desde las primeras hasta las últimas filas. Y es que tienen argumentos necesarios con temas que han calado en todos los que llevamos tiempo siguiéndoles como es el caso de “Prophet Of Doom”. El momento dulce de la banda se deja notar en la seguridad con la que afrontan los conciertos, aunque eso les lleve a algún comentario tal vez no muy acertado como que la mayoría habéis venido a vernos a nosotros. Aunque fuera cierto hay que incitar al público a que sea inteligente y no se cierre a un solo estilo o un solo grupo, porque es la manera de abrir puertas a esas nuevas bandas de las que Rise To Fall forma parte. Además, creo que había suficiente interés en las otras dos bandas como para reconocer que merecía la pena ver a los tres grupos y si con Ost ya teníamos la sala casi repleta con público que respondió será porque esta noche había más de un reclamo.

RISE TO FALL

En cualquier caso, eso no resta ningún mérito al apartado musical del grupo en el que volvió a mostrar un dominio total. Me da la sensación de que Hugo cada vez saca los solos con más fluidez si cabe y Txamo es un motor a la batería que no necesita ninguna recarga, simplemente es de naturaleza incansable. Con su nervio habitual se fueron desarrollando temas como “Chasing Infinity” o “Unknown Presence”. El tema del que han grabado el vídeo clip, “Redrum”, fue de lo más intenso y coreado por todos, continuando con “Infected Wounds” en el momento idóneo para no apagar los ánimos ni un ápice. “…Kills The Reason” sí que lo podemos tomar como un momento de transición antes de la habitual y esperada colaboración de Aimar de No Drama en “Rise From Drama”. Les he visto en duetos más memorables, pero sin duda siempre es un momento entrañable en todos sus conciertos.

RISE TO FALL

Hasta este punto habían desgranado su única obra discográfica íntegramente, pero la banda nos iba a presentar para terminar tres nuevos temas que aparecieron en su set list con estos títulos: “Mystic Soul”, “Lost In Oblivion” y “Diaries From Hell”. A sus seguidores parecieron gustarles, pero en mi opinión personal llevan una línea demasiado similar a su reciente entrega. Bien es cierto que aún está muy reciente y que esto puede evolucionar, pero deberían cuidar no repetir demasiado las estructuras de su primera obra, ya que a mí este final se me hizo un tanto redundante. También es la actuación más larga que he tenido oportunidad de verles y no quiero pensar que la intensidad con la que el grupo nos despacha sea mejor en cortas raciones. Tendrán que encontrar mayor variedad en lo próximo que nos ofrezcan, algo en lo que tendrán que pensar mientras que disfrutan de este momento tan dulce que les ha llegado con su debut.

RISE TO FALL

Estaba previsto que la noche se cerrara con la proyección del video de “Redrum”, aunque a este le costó salir por la pantalla, con lo que muchos se lo perdieron. Lo que sí que vimos todos fue una vez más una banda con una maquinaria de perfecto engranaje que en su forma de atacar los temas no baja el pistón en cada nuevo concierto, habiéndose convertido paso a paso en un estandarte del metal fraguado en Euskadi con miras cada vez más altas.

Texto y fotos:

ANTONIO REFOYO (antonio@lamiradanegra.es)

MARI JOSE MARTIN (mari@lamiradanegra.es)