CRÍTICA: KRULL – Q-ARTO

KRULL

(Q-arto)

9´5/10

 

 

No podemos pasar por alto una de las mejores noticias de los últimos tiempos para el rock, el regreso de Krull. Una auténtica leyenda procedente de Canarias formados en 1983, en plena oleada de pioneros del heavy metal estatal y por lo tanto a la par de formaciones que por estar más cerca de donde se movía el negocio pudieron alcanzar una mayor repercusión. La banda se separó en 1995, pasando varios de sus componentes a otros proyectos. Para nosotros especialmente significativo fue Etiqueta Negra, portador de la esencia del rock duro que a Krull siempre caracterizó. Llegaron a tocar en el Villa de Bilbao en 2004, siendo para mí la mejor banda de toda esa edición, aunque el jurado no lo entendiera así. En cualquier caso, incuestionable para cualquier seguidor del heavy metal tradicional lo que ahora mismo tengo entre las manos. La obra que certifica el regreso a la escena de Krull con una buena parte de miembros clásicos y con la excelente nueva aportación de Daniel Uche y Zack Monzón (Etiqueta Negra, Seronoser). La formación guarda por tanto el espíritu de los años de su formación y recibe un soplo de frescura con músicos de gran nivel como estos, que dejan muestras en teclados y guitarras de su contrastada calidad.

Las ganas con las que el grupo regresa, la única intención de disfrutar dentro de un negocio inexistente para la mayoría de los grupos y la categoría de todos sus músicos dan como resultado un trabajo para comérselo. Os puedo decir que yo lo he devorado cada vez que ha sonado en mi reproductor, dejándome el regusto del mejor hard rock o heavy metal, depende de que lado inclinéis la balanza, de todos los tiempos.

La épica de “El Regreso” supone todo un cañonazo duro y directo para comenzar. El encanto de la voz única de Juanma Rodriguez nos cautiva y termina de dar el toque definitivo a cada temazo. Si encima esas voces se revisten de un trabajo de coros tan cuidado como “Piel De Serpiente”, típicamente hard rockero, ya es definitivo para caer en estas redes. Pero solo es un ejemplo, porque todos los temas están muy bien tratados y sin olvidarse de su condición de banda de rock, y por tanto desenfadada en temas como “Ciudad En Llamas” o “A Fuego Lento”, Krull ofrece mensaje tan reflexivo como el ecologista “Si Tú”, simplemente delicioso en su transcurso lento, pero hiriente en su significado. El puesto de balada sin embargo va para “Con El Mar En Calma”, más un medio tiempo con un temple y una calidez que nos recuerdan a los grandes temas de la historia en esta tesitura.

Hablando de grandes temas, al menos de su historia, la banda redondea la obra recuperando “Viviendo Al Filo”, uno de sus clásicos. Escucha y siente la emotividad de “Cuando Perdemos El Norte”, con gran estribillo, como también lo tiene un himno comprometido con causas, esperemos no perdidas, llamado “Mendigos De Lujo”, con la aportación de unos coros infantiles que se salen y que lejos de transmitir más dulzura lo que hacen es fortalecer el que para mi es una de las piezas centrales del disco. Por destacar un favorito, porque desde luego no quiero que me quiten nada de este trabajo hecho a la vieja usanza, con 9 cortes y algo más de cuarenta minutos que sacian a la vez que te invitan a repetir escucha. Porque sí hay grupos que pueden decir mucho en este estilo, sobre todo si hablamos de unos auténticos pioneros a los que las circunstancias les impidieron terminar de redondear lo que empezaron. “Q-arto” deja claro que nunca es tarde para ofrecer discos tan saludables para nuestra música.

Ya quisieran muchos de los grupos que regresan años después contar con un trabajo así y demostrar este estado de forma, esta claridad de ideas y esta capacidad para plasmarlas. Desde luego, no están por debajo de las bandas supervivientes de su generación, más bien al contrario, ellos deberían ser un espejo en el que se miraran muchos y una influencia que la falta de prensa puede dejar escondida. Si le prestas una escucha al disco tus oídos destaparán por si solos lo que significa Krull, no solo para la historia sino para el presente. No en vano, estamos hablando de un disco nuevo que responde a las expectativas más altas, tanto para los que les recordaran como para los que a pesar de los años puedan estar descubriéndoles hoy mismo. No le veo punto débil a un trabajo que ofrece pura y llanamente temas de heavy metal y hard rock con una raíz ochentera que no les deja atrás en el tiempo. Esta era música de calidad hace tres décadas, hace dos… lo es hoy y lo será siempre.

ANTONIO REFOYO (antonio@lamiradanegra.es)

INFORMACIÓN ADICIONAL:
www.krull.com.es