CRÓNICA: MICHAEL MONROE + ANGELES

MICHAEL MONROE + ANGELES

22 – 05 – 11

Bilbao (Kafe Antzokia)

MICHAEL MONROE

Esperaba algo más de presencia de público para ver a una figura tan legendaria como Michael Monroe. Es verdad que nunca ha dejado de pertenecer a ese tipo de artistas que incendia cualquier recinto cerrado y acogedor, pero mirando su historia bien debiera dejar pequeño cualquier local de medio aforo. Es más, viendo como responde el vocalista desde las tablas, me atrevería a decir que debiéramos considerarlo uno de los verdaderamente grandes en esto del rock, ya que a su longeva carrera debemos de añadir que sus directos son un espectáculo demoledor al que solo alguien llamado para esto llega. Pero vayamos por partes, ya que esta noche tuvimos la oportunidad de conocer a una banda de hard rock procedente de Madrid que le acompañaba como telonera.

ANGELES
ANGELES

Mientras que la sala iba acogiendo seguidores Angeles desplegaban sus alas sobre nosotros para presentarnos su corta andadura hasta la fecha. Por ello tiraron de algunas versiones como “It´s So Easy” de Guns N´Roses o “Sin City” de AC/DC.  Dos bandas que ejemplifican muy bien los derroteros que lleva el grupo, con el aroma de esas bandas angelinas en su música, pero con unas guitarras que en ocasiones traen a la cabeza a los australianos. Siempre teniendo en cuenta que se expresan en castellano, lo que también aporta un  toque distinto a su clásico estilo. En temas como “Cuestión De Fe”, el homónimo “Angeles” (para mi el mejor de su descarga) o “Corazones Solitarios” demostraron las tablas de gente que ha mamado ya escenario con otras aventuras. Consiguieron la aprobación del público con sus constates peticiones de palmas en cada tema e intentaron que la sala cobrara un aire festivo antes que la estrella saliera al escenario. Si no consiguieron que un público que no les conocía se desatara del todo, cuando menos dejaron una gran imagen y se mostraron como una banda hecha para un futuro inminente.

ANGELES

Finalmente nos tuvimos que conformar con una media entrada en el Antzoki. Vivimos tiempos complicados para rascarse el bolsillo, como demuestra que en este día de elecciones veníamos a la sala directamente de la concentración protesta de la plaza del Arriaga. Puede que esa coyuntura haga que los casi 30 euros de la entrada suponga un desembolso excesivo para la mayoría, pero esta figura internacional merecería haber reventado el recinto. Lo hizo de igual manera, porque su repertorio supuso un estallido de rock macarra a más no poder, con una sala que no se quedó fría, ni mucho menos. Si tienes ante ti a Michael Monroe te ves obligado a reaccionar. Nunca le había visto en directo y me encontré a una bestia del escenario de una talla difícilmente equiparable con nadie.

ANGELES
ANGELES

Además vino escoltado por una sensacional banda en la que encontramos al genial guitarrista en estas lides del rock más sucio Steve Conte (New York Dolls entre otros)  o a Sami Yaffa, también compañero del propio Michael Monroe en Hanoi Rocks. Mucha autenticidad, por tanto, en esta banda, también en el toque visual acorde con el rubio vocalista y así responder a las expectativas musicales que requieren estos temas. Se hicieron de rogar en esta cita con sus fans más de la cuenta, ya que desde que terminó la actuación de Angeles pasaron tres cuartos de hora largos, provocando ya los silbidos de insistencia por parte del personal. Su cabello no se puede ocultar en la oscuridad, por lo que aún con todos los focos apagados la gente intuyó su presencia tras la batería, lo que provocó un estallido de júbilo. Ningún reproche a la espera y si el agradecimiento a uno de los pipas que tuvo el detalle de repartir agua entre los asistentes antes del inicio de actuación.

MICHAEL MONROE
MICHAEL MONROE

La banda sale en tromba con “Trick Of The Wrist”, ataviados con unas curiosas gafas que no tardarían en quitarse, para que en seguida aparezca el protagonista de la noche con su saxo en mano, este a cara descubierta. Es de los pocos músicos que pueden resultar tan macarras con un instrumento en principio no ligado de lleno al rock duro. Pero es que este tío es una fiera indomable que te hace esperar a lo largo de todo el concierto cualquier cosa por su parte. Desprovisto del instrumento de viento “Got Blodd?” es todavía más agresiva. Una muestra de lo sediento que venía Michael a Bilbao por saborear nuestra sangre. Termina el tema abriéndose de piernas con la misma habilidad que una gimnasta olímpica, demostrando que a sus cerca de 50 años está en una forma impresionante. Ni que decir que esa entrega y su cercanía constante con las primeras filas hizo que el público se volcara con el grupo como pocas bandas pueden conseguir. Así quedó patente en “Modern Day Miracle” en el que el público ayudó muchísimo a levantar aún más una descarga que comenzó y terminó por los aires.

MICHAEL MONROE
MICHAEL MONROE

Si ya habíamos entrado en calor, comenzamos a hervir con la versión de Hanoi Rocks de “Motorvatin´”, aunque su recuerdo a otra de sus bandas tuvo más repercusión entre la gente. Temas de Demoliton 23 como “Hammersmith Palais” y “Nothin´s Alright” fueron impresionantes con una banda portentosa y un vocalista que puede hacer pequeño todo escenario y poner patas arriba cualquier recinto. La primera una pieza de hard rock gamberro sublime y la segunda un trallazo punk rockero que parece acorde para los días que vivimos con muchísima gente reclamando en las calles que esto debe mejorar.

MICHAEL MONROE
MICHAEL MONROE

No bajó el listón de intensidad tampoco en sus temas propios, caso de “Not Fukin It” (como cantó el público) o “Superpowered Superfly”, pero el techo lo tocó con el recuerdo a sus antiguas bandas o con versiones aplastantes y salvajes como la de “Love Song” de The Damned, acelerada hasta el extremo por parte de una banda tan aplastante como el propio líder, al cual le eches lo que le eches lo devora. Michael Monroe se comió esta noche de un bocado el Kafe Antzokia de Bilbao.

MICHAEL MONROE
MICHAEL MONROE

Quedaban más temas de Hanoi Rocks, celebrados por los asistentes que se apretaban en torno al escenario pese a contar la sala con espacio suficiente. Pero todos querían recibir un guiño del vocalista, que en todo momento se acercó a su público y se entregó en sus brazos. De esos míticos Hanoi Rocks tuvimos “Back To Mystery City” y “Malibu Beach Nightmare”, donde volvimos a ver a Michael haciéndose cargo del saxo dejando en nuestra mente un memorable y rockero solo. El final simulado lo llevó a cabo un cantado “Dead, Jail Or Rock´n´Roll” que nos dejaba atónitos ante el despliegue que pudimos presenciar en esta banda y en esa figura principal inagotable a lo largo de toda la descarga.

MICHAEL MONROE
MICHAEL MONROE

Todavía quedaba más, ya que la banda regresó con la versión de Johnny Thunders, utilizada por Michael Monroe para presentar a su excepcional grupo. Y no lo hizo de cualquier manera. Se subió por el pasamanos de las escaleras del recinto para darle emoción, mientras que el grupo introducía detalles con retazos de temas tan conocidos como “Eye Of The Tiger” de Survivor y “Smoke On The Water” de Deep Purple. Todo ello desembocó en un sucio (haciendo honor a su nombre) “Life Gets You Dirty” y un “I Feel Alright” de The Stooges que viene a ser la sensación que se le puede quedar a este tipo llamado Michael Monroe después de dar una lección de actitud sin igual. La guinda al pastel y el fin de fiesta curioso por todo lo alto lo puso la versión de Ramones de “Blitzkrieg Bop” con Michael Monroe sacudiendo la batería y Ginger cantando al unísono con el público. La gente se subía al escenario para saludar a los héroes de esta noche en Bilbao con Michael Monroe a la cabeza. Un hombre capaz de provocar una revolución sobre cualquier escenario, impredecible, demostrando lo que es un auténtico frontman. Todo un carácter que impone su carisma en cada instante que permanece sobre el escenario.

Texto: ANTONIO REFOYO (antonio@lamiradanegra.es)

Fotos: MARI JOSE MARTIN (mari@lamiradanegra.es)