CRÓNICA: LUTER + IMPULSO

 

LUTER + IMPULSO

01 – 04 – 11

Bilbao (La Draga)

LUTER

Dos bandas madrileñas para una de las primeras noches calurosas del año. No solo ese cambio de clima que ya se intuye de paso a la primavera dio un ambiente distinto a este 1 de abril. También la sala que acogía el evento se nos hacía especial, ya que hacía mucho tiempo que La Draga no se abría para conciertos. No es el recinto más apropiado, con una columna frontal demasiado cerca del escenario, entre otras cosas; pero, sin embargo, el recinto resultó adecuado para crear un cálido ambiente de cercanía y de entrega que no esperábamos minutos antes del comienzo de las actuaciones, cuando apenas se veían personas interesadas en el concierto en las puertas del garito.

IMPULSO
IMPULSO

Con Impulso costó que la gente entrara en el concierto, sin duda había más ganas de ver a Luter que contaría con más tiempo. Impulso tuvieron que amoldarse a unos 40 minutos sobre las tablas en los que entre temas de su primera y única referencia hasta la fecha, “Maneras De Clavar Un Alfiler”, también colaron un par de versiones que fueron el acicate para que la noche comenzara a tomar tintes festivos. Fundamentalmente con “Esa Chica Tan Cara” de Platero, rindiendo homenaje también a la tierra que pisaban esta noche, que fue acogida con entusiasmo. Las palmas del inicio del tema marcaron un punto de inflexión con respecto a la toma de contacto, algo más comedida, de “Declaración De Principios” y “Partirse El Pecho”. La banda sembró buen rollo con su rock and roll, muy deudor precisamente de la banda bilbaina. Para que quedara más clara la influencia, tras corear “Tiembla La Voz” ante el agradecimiento del grupo, que nos dio un aprobado con nota, el blues de “Vestida De Azul” es cantada en un tono que recuerda mucho a Fito Cabrales. Un tema además donde apreciamos el desarrollo guitarrero del grupo, que mezcla solos y melodías con mucho mérito. Obligados a recortar repertorio nos descargaron un rápido “Soy”, dando paso a la versión de Loquillo “Feo, Fuerte Y Formal”, que caldeó más el ambiente para el final de “Sinvegüenza”. Rockearon y engancharon a la peña de principio fin, con más predisposición del público en la parte final de la descarga una vez quitada la timidez.

IMPULSO
IMPULSO

Se notaban ganas de disfrutar de Luter por parte de un público que en su practica totalidad se sabía todas las letras de las canciones integrantes de los dos discos editados por el grupo hasta la fecha. Así las cosas, Luter ya pisó sobre terreno abonado cuando “Desvario” entró con la misma facilidad con la que arranca en su nuevo trabajo “Ignora”. Junto al siguiente “A Granel” fue tocado con la guitarra algo desafinada, no por ello una mala manera de entrar en un concierto. Sobre todo si el público recibe a la banda cantando como en esta ocasión. Bien es cierto que en este inicio la guitarra no se escuchó a la altura que debiera, según mi apreciación. Pero el trío se mostraba compenetrado y a gusto con un público que les adora. Una banda que se muestra ideal para estas distancias cortas de un reducido espacio donde el contacto con su gente es literal.

LUTER
LUTER

Tras dedicar las primeras palabras de la noche (y, ahora sí, afinar las seis cuerdas) no hubo espacio para demasiada cháchara y la banda comenzó a repartir el feeling de sus temas de forma consecutiva, provocando cada vez una mayor respuesta en la concurrencia. Seguimos con la presentación de “Ignora”, sin olvidar para nada los temas más directos de su primera obra “Añicos”. “Pequeños Detalles” es un tema que ejemplifica muy bien la onda de su último disco. Pudimos comprobar que contando, precisamente, con más detalles que los de su predecesor, son temas que funcionan perfectamente en directo. Un ejemplo es “Progreso”, que a pesar de su sutil musicalidad levantó al público más si cabe que temas como “La Cola” o “Cero A Cero”, que son más directos.

LUTER

El nombre de Luter se coreó llegados al ecuador del concierto y miraras a quien miraras llevaba una sonrisa en la boca para seguir disfrutando con temas como “Barata Mi Filosofía”, “El Tiovivo” o “Vuelva Usted Mañana”, cambiando el tinte más eléctrico por ese funky bailón. “Quitabien (Asustaviejas)” marcó otro punto álgido de la actuación. Para hacer olvidar la colaboración de Rosendo, el público se implicó a tope. Probablemente fue el tema que más alto sonó en la sala esta noche con el apoyo de todo el mundo.

LUTER
LUTER

Se permitieron retirarse por un momento para ofrecernos unos bises donde Luter esta vez sí soltó un pequeño discurso para arreglar el mundo desde el utópico lugar en que se convierte el recinto donde vive el rock & roll de corazón. “Thecnicolor” volvió a engancharnos, como lo hizo “En Un Zarzal” con uno de los estribillos más pegadizos. Tampoco se quedó atrás “Objetos” que terminó una descarga entrañable en la que el grupo no se dejó nada para sí. Al igual que en el redondo, son muchos los pequeños detalles que apreciar en un directo de Luter. No es solo un decir que en la vida las cosas sencillas terminan siendo las más importantes y las que guardamos con más cariño en el recuerdo.

Texto: ANTONIO REFOYO (antonio@lamiradanegra.es)

Fotos: MARI JOSE MARTIN (mari@lamiradanegra.es)