CRÓNICA: DYING FETUS + INGESTED

DYING FETUS

 

DYING FETUS + INGESTED

Martes 21 de junio de 2022 – Sala Stage Live – Bilbao

 

 

En esta época del año, a la saturación de conciertos, hay que añadirle que la gente está más por asistir a festivales y conciertos al aire libre que a conciertos en salas. Al menos es algo que en parte pueda explicar que se estén dando tantas suspensiones de citas en vivo y que algunas, como la de Dying Fetus en Bilbao, debiera pasar de la sala Santana 27 a una de más reducidas dimensiones. Porque la visita de los de Maryland debería ser suficiente reclamo para todos los apasionados de la mayor visceralidad imaginable en la música. Son uno de los combos más absolutamente brutales, en todos los aspectos, que te puedas echar en cara. Lo digo aun con el impacto de su actuación resonando en mi dolorido cuerpo.

INGESTED

Los Ingested salieron a escena entre tinieblas, que les acompañaron durante toda su actuación. Tomaron posiciones y comenzaron una correcta actuación que creo duró 40 minutos. Era la primera vez que les veíamos en directo y la verdad les tenía ganas, no es un combo que se deje ver mucho por estas tierras, así que estuvimos bien atentos a su descarga. Están por sacar ‘Rebirth’ su próximo álbum, que saldrá este año a través de Metal Blade Records y cuyos dos adelantos son brutales.

El sonido no era malo, pero tampoco es que sonaran como en el disco, repito que para mí era la primera vez que les veía y no puedo valorar si esto es algo puntual o si solo fue el típico sonido de telonero. Liderados por el vocalista Jason Evans, intentó desde el inicio conectar con el frío público que venía a lo que venía, pero que poco a poco fue entrando en su ofrecimiento.

INGESTED
INGESTED

Comenzaron con «The List», sin bajista, dos guitarras, voz y batería, todos muy entregados. Su death metal tiene un punto deathcore o slam, que creo alguna vez ellos mismos han negado. Como decía en penumbras actuaron, pero con ráfagas de luces estroboscópicas, ofreciendo temas como «No Half Measures», «Rebirth» y «Better Off Dead». Jason incitando al mosh pit, al slam, antes de continuar con «Impending Dominace», otro de sus temas destacados, que sonó bruto. Con la estelar percusión a cargo de Lyn Jeffs, con rostro impasible, inyectando ritmos cadenciosos, mientras cae el muro guitarrero de Sean Hynes y su compañero de tándem, que no sé quién era, ni me enteré. Las últimas dos que tocaron fueron «Invidious», un temazo letal, puede que su mejor canción hasta la fecha; y si mal no recuerdo «Dead Sepharic Forms» fue con la que cerraron.

INGESTED

Un buen concierto. Eso sí, me quedé con ganas de escuchar alguno de los nuevos singles.

INGESTED

Llegábamos a una media entrada a apenas unos instantes de la hora prevista para que Dying Fetus se dispusieran a demoler Bilbao. Suficiente buen ambiente para que la sala cogiera el calor necesario para que se nos olvidara que aun quedaba semana por delante. Pero desde que este fabuloso trio apareció en escena allí ya solo se irían sucediendo pogos y circle pits al ritmo imposible de canciones que rozan lo sobrehumano.

DYING FETUS
DYING FETUS

Aparte de la brutalidad sonora que desprende el grupo, es tanto o más brutal el nivel técnico de tres músicos fuera de serie. Hay que verlo para creer lo que son capaces de hilvanar como tocados por algún tipo de entidad sobrenatural, con esa conjunción vocal que hace de lo gutural una virtud a la que sacar enormes matices.

DYING FETUS

No habría piedad por parte de Jhon Gallagher, Sean Beasley y Trey Williams desde la guitarra, bajo y batería, respectivamente, poniendo a prueba nuestros tímpanos desde que “Schematics” habría las hostilidades. Como en un combate de lucha libre en el que vuelan hostias a diestro y siniestro, en un caos ejecutado con maestría por unos auténticos colosos capaces de explotar los límites de lo extremo.

DYING FETUS

La banda brindaría sin tregua un completo repaso a toda su discografía, ya arrancando con un tema de su trabajo de 2003 “Stop At Nothing”, seguido de “Subjecting To A Beating” e “In The Trenches”, ambos de “Reign Supreme”.

DYING FETUS
DYING FETUS

Poco a poco el personal se iría revolcando de manera menos tímida en ese pogo que acabaría siendo como un pozo cada vez más enfangado en el que revolcarse como un feliz cochinillo que a base de temas como “One Shot, One Kill”, “From Womb To Waste” o “Atrocius By Nature” iba humedeciendo más el terreno a  base de retozar.

DYING FETUS

La felicidad iría en aumento cuando el clásico “Skull Fucked”, de su debut “Purification Through Violence” marcaría un punto de inflexión. Allí ya se sucederían circle pits abarcando cada vez más espacio mientras se enlazaban temas como “Epidemic Of Hate”, “Grotesque Impaled” u “Homcidal Retribution”. Cervicales a prueba.

DYING FETUS

“Your Treachery Will Die With You” no dejaría que hubiera un momento de relax, aunque la banda se permitía presentar el homónimo tema de su más reciente obra completa de estudio con el homónimo “Wrong One To Fuck With”, previo al clásico “Kill Your Mother/Rape Your Dog”, último empujón para acabar de pulverizar el último ladrillo que pudiera quedar colocado en su sitio.

DYING FETUS
DYING FETUS

Una auténtica apisonadora. Parece mentira lo que los tres tipos que hoy por hoy conforman Dying Fetus son capaces de hacer, viscerales para llevar al extremo su nivel de violencia y de técnica. Una formación básica pero imponente. Como si una manada de bisontes nos hubiera pasado por encima.

Antonio Refoyo (antonio@lamiradanegra.es)

Texto y fotos de Ingested: Juan Raúl Fernández Salabarria (www.madeinmetal.es)