CRÍTICA: PHOENIX RISING – ACTA EST FABULA

 

PHOENIX RISING

(Acta Est Fabula)

7´5/10

 

 

Se ha hecho de rogar, pero 7 años después aquí tenemos el nuevo disco de Phoenix Rising. Una banda ya con larga trayectoria si nos remontamos a la época en la que se denominaban Quinta Enmienda. Tras el cambio de denominación este es el tercer trabajo de Phoenix Rising. Un grupo que pese no haber coincidido en el tiempo con aquellos años de finales de los 90 en los que resurgía el power metal sinfónico, se ve en la actualidad dentro de ese estilo como una formación con peso específico para mantener vigente todo lo que el power metal conlleva. Es decir aquí hay épica dentro de una obra conceptual, velocidad, melodía y aspectos sinfónicos perfectamente acoplados al espíritu heavy del grupo.

La ampulosidad de la apertura del disco con “El Portal De Thalogrim” nos conduce hacia ese mundo creado por la banda para este disco que definitivamente se muestra ante nosotros con “Acta Est Fabula”. La voz aguda y afilada se funde con unas guitarras que van abriendo camino de la manera más cortante y los ritmos trepidantes nos preparan para que no haya demasiada tregua a lo largo de la obra.

Y no la habrá con temas como “Luna Se Sangre” que continúan igual de ávidos creando estribillos memorables y muy redondos. Pero no pienses que el disco se va  a hacer repetitivo, porque temas como “El Último Aliento” ya indagan por estructuras más cambiantes y con matices variados, al igual que un elaborado “El Doblón De La Muerte”, que ofrece diferentes contrastes, con un inicio más relajado que acaba por pasar a derroteros mas explosivos.

“Deriva Esperanza” es clara muestra de que la segunda parte del disco no va a bajar la intensidad, con un ampuloso trabajo de teclados, dando paso a la velocidad trepidante de “El Temor De Un Hombre Sabio”, contrastando con el elaborado “Actherhuis” al que le da un puntazo tremendo la aportación de la voz femenina de Elena Aznar de Time Symmetry.

No falta a la cita un gran estribillo en “Ira Ciega”, cerrando con un tema que engloba buena parte de las características de toda la obra como es “El Caminante”, con excelente elaboración y resaltando todos los detalles. A ello contribuye en toda la obra el gran sonido sacado de los NewLife Studios con la producción de José Garrido y Daniel Sabugal.

Un trabajo de power metal en castellano como mandan los cánones. Pero que el idioma no limite la verdadera visión de una banda que suena muy europea y que ha hecho un gran trabajo para que los textos se acoplen a excelentes melodías.

ANTONIO REFOYO (antonio@lamiradanegra.es)