CRÍTICA: DORMANTH – COMPLETE DOWNFALL

 

DORMANTH

(Complete Downfall)

8/10

 

 

Tiene mucho mérito que tras prácticamente 20 años de silencio Dormanth haya regresado con tal fuerza que a día de hoy supera con creces lo que pudieron hacer a mediados de los 90. Una banda que mantiene una carrera paralela con In Thousand Lakes, que también regresaron prácticamente a la par y con los que ahora mismo comparten tres miembros. El caso es que ambos grupos, afines también en estilo, vienen ofreciendo trabajos impecables de manera bastante constante. Algo de lo que podemos felicitarnos, porque además estamos ante músicos que podemos considerar pioneros del death melódico por suelo estatal y que es un lujo volver  tener en activo facturando trabajos por partida doble para felicidad de los amantes del estilo.

Lo que ahora nos ocupa es “Complete Downfall” de Dormanth. Un notable trabajo con una marca sueca muy clara que apreciamos desde que arranca la obra con “Dreamcatcher”. Amon Amarth se me vienen a la cabeza inmediatamente. El sonido sacado de los Chromaticity Studios con Medro J Monge es brutal. Un trabajo que tiene ya buena mimbre con la que trabajar con composiciones bordadas donde la guitarra no deja de crear capas sobre la que la cavernosa voz de Oscar del Val ruge de manera inhumana. Esa guitarra es la que también tiende interesantes puentes para hacer avanzar piezas como la siguiente “Fire”, con solo del propio productor. El tono melódico enmarca toda la obra, con temas más penetrantes y de tempo más pausado como “Tragicomic Day”, aproximándose al doom.

Temas como “Beyond The Gates” u “Odyssey In Time” son ejemplo a nivel instrumental de que el grupo puede atraer a un público del heavy metal más tradicional, aunque la voz sea puramente death en todo momento. “The Origin” es un tanto más elaborada. Y es que no dejan que la obra caiga en la monotonía, aportando nuevos virajes en “Dark Times For The God´s Creation” o en un sorprendente instrumental “-273º K” que enlaza con un “Brainstorm” donde  los contrastes de registros son protagonistas. La obra se va cerrando con temas que siguen ofreciendo algo diferente, como la entrada de “Crystal Bane” antes del último “Bloody Scars” que es un ejemplo de apertura dentro de su concepción de los sonidos extremos. Unos sonido extremos que como apreciamos pueden estar muy cerca del heavy metal de toda la vida sobre todo en guitarras.

No contentos con el galardón innegable de pioneros del death melódico por nuestra tierra Dormanth sigue aumentado en esta segunda etapa de su carrera tanto su legado como el nivel de calidad que nos ofrece disco a disco.

ANTONIO REFOYO (antonio@lamiradanegra.es)

INFORMACIÓN ADICIONAL:

Sello: Xtreem Music (www.xtreemmusic.com)