CRÍTICA: GRAPESHOT – SUCKCESS

 

GRAPESHOT

(Suckcess)

8/10

 

 

Si ya veía firmeza en el personal estilo de estos madrileños en su debut “The Scene”, algo que se asentó en su siguiente y rotundo “All About To End”, con este “Suckcess” se ratifica la categoría de una banda que funde metal extremo, southern rock y groove metal, entre otros estilos, con una facilidad pasmosa y un frescura que te arrastra desde que comienza a girar una rueda imparable de auténtica macarrería rockera perfectamente dirigida por estos músicos. Esto es como ese amigo que por mucho que beba parece que nunca le hace afecto. Pues esto es un empacho en toda regla de agresivo y desatado rock y metal aguerrido sin límite, hábitat en el que Grapeshot se mueve con la seguridad del animal que sabe que en ese entorno tiene todas las de ganar, tan seguro de su ataque como de su capacidad de huida.

Y estos no son de los que esperan agazapados, así que como en cada disco tenemos un arrasador inicio. En este caso se trata de un frenético “Morning Rally”. Todo un atropello para tus oídos, pero lejos de doler lo que te hace es meterte en una apasionante escapada de la aburrida cotidianeidad para llevarte por un apasionante viaje desenfrenado donde estos tipos saben quemar rueda como nadie. Otro ejemplo es “Cold Hustler”, con riffs vibrantes. Tras ello hay un matiz más limpio y menos extremo en “Out Of My Hands”. Y es que dentro de un estilo cafre Grapeshot saben manejar diferentes registros que hacen de su música algo directo y a la vez variado.

“Right On” es buena muestra de la consistencia sonora de una banda que suena como un bloque sólido, capaz a la vez de mostrar una libertad que nos prepara para la sorpresa en cortes nunca predecibles. Así, por ejemplo, resulta más desatado el siguiente “Walk In Sand”, buen ejemplo de la magistral unión que tenemos entre el thrash y el death, pero con mucha cercanía al hard rock americano. Ese grueso registro vocal stoner y ese compacto sonido de la banda es clave para ello.

También hay una cercanía con el estilo más garagero, como por ejemplo en “We´ll Return”, sin dar tregua en temas como “Beholder” o un aplastante “Parricide”. Y se reservan una sorpresa final en castellano de título “A Hostias”, que probablemente sea el tema más extremo que nos hayan ofrecido en sus tres discos además de ser una prueba con el castellano, que utilizan a tal nivel de agresividad que probablemente no acabes de pillarlo si no te haces con el texto.

Si ya les venías siguiendo desde sus anteriores obras, este “Suckcess” no lo puedes dejar pasar. Es un nuevo paso al frente en su visceral manera de sacudir nuestros oídos. Pero es que si no lo conoces aún deberías de prestar ya atención a un grupo que tanto si te gusta el metal más aplastante como el rock más crudo tiene sobradas cualidades para pasarte por encima como una manada de búfalos en plena estampida. De ti depende si te sientes a gusto en un entorno tan salvaje y a la vez tan laborioso. Y es que la confección de todo este recorrido así como la presentación de la obra y el gran sonido que han conseguido tiene muchos más aspectos que degustar, con no pocas dosis de humor más o menos oscuro o simple curiosidad, como esos detalles de la portada y una presentación que de forma particular hace un guiño a diferentes juegos de mesa. Todo hace que se valore más un contenido musical de por sí de órdago.

ANTONIO REFOYO (antonio@lamiradanegra.es)