CRÍTICA: NIGHTFEAR – APOCALYPSE

 

NIGHTFEAR

(Apocalypse)

9´5/10

 

 

Los que seguimos adorando el heavy metal sin edulcorantes damos gracias a que siga habiendo bandas como Nightfear, que sin pretender reinventar el estilo son un auténtico portento de músicos dentro de una maquinaria aplastante de facturar temas de vieja escuela con la fuerza y la producción del nuevo siglo. Tanto “Inception” como “Drums Of War” siguen siendo dos trabajos completamente recomendables a día de hoy, siendo este tercero una consagración definitiva de una realidad apabullante del heavy metal en estos días. Aunque siempre será el púbico el que confirme esto en números, la calidad del trabajo no deja ningún lugar a dudas.

Si el grupo no inventa nada lo cierto es que sabe manejar sus influencias con una destreza que hace el disco de lo más ameno de escuchar. Lo primero que te llega es la fuerza de cada una de sus canciones. El inicio de batería de “We Are Back” va a conllevar que enseguida se te venga a la cabeza “Painkiller” de los Judas, pero ellos mueven muy bien ese tipo de esencia con otras melodías más maidenianas. Además Lorenzo Mutiozabal, cuyas cualidades conocíamos de sobra, creo que ha sabido fluctuar en este disco mejor que nunca entre sus registros más afilados y las melodías más naturales. Esa influencia de los grandes de los 80 la acercan de lleno hacia el power, sabiendo jugar con diferentes velocidades con un denominador común: la potencia.

La influencia de Helloween también está presente no solo en estilo si no en la sensación más optimista y luminosa que transmite la banda. Y es que a pesar del título de “Apocalypse” la primera parte de la obra tiene textos de lo más positivos. Así que en ese sentido pueden romper algún cliché, ya que su destructivo sonido lo fusionan perfectamente con temas que reflejan un futuro esperanzador. De ahí estribillos tan abiertos como los de “Living Your Life” o “A Better World”. Si bien no faltan esos estribillos memorables hay que destacar el trabajo compositivo de una banda que no deja de ofrecer puentes instrumentales que van más allá de un solo cuando corresponde y un riff cuando es el turno. Tanto “Shine” como “The Stranger” son temas llenos de vida.

El instrumental “Psichokiller” marca el ecuador del disco y un punto de inflexión hacia otros derroteros algo más oscuros. Por cierto, un instrumental muy heavy y sin alardes gratuitos, comprensible para todo amante del estilo, pero con ejecución impecable. Y es que el trabajo resulta niquelado en todo momento. Y no da tregua en una segunda parte donde tenemos temas tan completos como “Through The Stars”, donde los cambios de ritmo le dan un dinamismo brutal. “Nuclear Winter” abandona por completo la positividad de la primera parte para dibujar un paisaje más desolador y “The Evil In You” sigue ahondando en esa herida de un escenario cercano a la completa destrucción. Y el cierre del disco es con “Angels Of Apocalypse”, con un inicio narrado muy a lo Manowar, otra de las influencias claras de la banda, y que se desarrolla en tres partes que le dan un aire casi progresivo, aunque la pegada y la contundencia sigue siendo puro heavy metal. Tremendo final para un trabajo sin fisuras.

El disco refleja una dualidad que nos dibuja un futuro que puede ser alentador o definitivamente oscuro. Lo que sí que queda claro es que parecemos estar en ese momento histórico en el que habrá un antes y un después. Y si hablamos de algo definitivo esta obra de Nightfear es la culminación de lo que venían haciendo en sus anteriores discos. Para muchas bandas la tercera obra es la más importante de su carrera y en este caso considero que estamos ante una ratificación de lo que de manera fabulosa venían haciendo Nightfear con sus dos primeras obras, con una consolidación en estilo sonido y composición. Un seguidor apasionado del puro heavy metal ya debería tenerlos en un pedestal entre las bandas de la actualidad.

ANTONIO REFOYO (antonio@lamiradanegra.es)

INFORMACIÓN ADICIONAL:

Sello: Fighter Records (www.fighter-records.com)