CRÍTICA: INGRAVITA – TEMPUS FUGIT

 

INGRAVITA

(Tempus Fugit)

5´5/10

 

 

 

Con un EP debuta esta banda de Barcelona nacida en 2017 de la evolución del grupo Leaves, del que se mantienen 4 componentes con la suma del experimentado cantante Sergio Morata. La banda evoluciona estilistamente y cambia el idioma del inglés al castellano para fraguar un metal alternativo, colindante con el pop en cuanto a melodías y estribillos accesibles. Tan solo son 4 temas los que nos ofrecen para hacernos una idea de por dónde puede ir el futuro de la banda. 4 temas grabados en los Plygrnd estudios bajo la producción y arreglos de Marco Papiz y la propia banda. Unos temas positivistas donde nos muestran el afán de superación y la ilusión por el futuro, algo que puede ser autobiográfico para una banda que arranca, pero es fácilmente extrapolable a la vida de cualquier persona. Ahí está el ejemplo de “Mi Momento”, donde siembran las bases de un estilo donde la potencia en riffs y base rítmica contrasta con una voz limpia y melódica. Un estilo que se consolida con el siguiente “Dormido” y que si bien resulta bien facturado y tampoco encaja de lleno con la profundidad tan trillada de unos Sôber, lo cierto es que se hace bastante previsible y en ocasiones falto de garra. No es que los siguientes “Zona Fría” y el homónimo “Tempus Fugit” sorprendan con respecto a lo que parece una línea muy marcada, al menos con tan solo 4 temas de muestra. Hay que reconocer que es un estilo elegantemente confeccionado, pero personalmente agradecería mayor garra y que se salieran un poco más de una línea que parece muy marcada y que les puede hacer caer en la linealidad.

ANTONIO REFOYO (antonio@lamiradanegra.es)

INFORMACIÓN ADICIONAL:

Fecha de edición: 31/10/2018