CRÓNICA: ACCEPT + STEELWING

 

ACCEPT + STEELWING

22 – 01 – 11

Barakaldo (RockStar Live)

ACCEPT

Seguimos el nuevo año con otro lleno a reventar en la segunda visita de un grande a nuestra tierra. Este mes los nombres de Helloween, Accept y Thin Lizzy son verdaderos reclamos para los heavies tradicionales, aunque no esperaba que la respuesta fuera tal en cada una de las citas. Reventón con Helloween una semana atrás, idéntico a lo ocurrido esta noche y similar a lo que se espera para la semana siguiente con la banda británica del malogrado Phil Lynott. Estos grupos de nombre siempre suelen responder a las expectativas, pero es evidente que el género en su vertiente más tradicional inicia este 2011 recuperando sensaciones de tiempos dorados que, esperemos, repercuta también en el interés por bandas incipientes. Esta misma noche tuvimos que elegir entre la maquinaria alemana y el rock de Castellón de uno de esos grupos de interés con todo el futuro por delante, que actuaban en la sala Edaska de Barakaldo. Hablo de FullResistance. En un gesto que no nos honra nos vinimos a la sala RockStar Live con una mayoría de más de 2000 almas, pero es que el reclamo de una banda como Accept, que apenas 7 meses atrás en este mismo recinto había dado un concierto de los de hacer hervir la sangre y recordar para siempre, icono auténtico del heavy metal, nos hizo sucumbir a la tentación, no sin dejar de sentir la pena de no poder desdoblarnos y ver también a FullResistance.

STEELWING
STEELWING

Ya podían haber sido ellos los encargados de abrir esta noche para Accept, porque sin duda hubieran sido mucho más interesantes que Steelwing. Un grupo muy joven al que le falta buscar su propio camino y dejar de jugar a ser sus propios ídolos. La banda escandinava intenta en demasía emular a unos Iron Maiden con los que guardan parecido incluso en la imagen. Así es imposible sorprender a nadie, aunque si eres seguidor de los acérrimos al metal más tradicional puedes encontrar encanto en esta puesta en escena y en estas sonoridades. La limpia voz de su vocalista se queda demasiado aguda y falta de potencia, mientras que en el plano instrumental no demuestran nada del otro mundo. Tal vez esta fuera una oportunidad demasiado temprana para ellos de mostrarse ante tanta gente y debieran forjar un poco más su estilo. No digo que no me gustasen por facturar heavy metal tradicional, todo lo contrario, pero de seguir por este vertiente deberán de mostrar canciones con más cuerpo que estas. Entre sus melódicos y heavies temas estuvieron “The Illusion”, algo que si demostraron de forma muy ligada a su juventud, “Headhunter” o ese potente final en el que colaboró el público como fue “Roadkill (… Or Be Killed)”, lo más destacado de una actuación tan purista que hasta los propios Accept me sonaron modernos.

STEELWING
STEELWING
STEELWING

Ese es un detalle que distingue a los grupos grandes del resto. Mientras que bandas como Accept siguen sonando hoy en día con la misma frescura y originalidad que si estuvieran ahora mismo despuntando, fortaleciendo todos sus temas más si cabe con el paso de los años, una banda que nada aporta de momento a lo hecho por otros se diluye y se olvida fácilmente. Lo más sorpresivo y a la vez noticioso es que la histórica banda alemana no solo ha encontrado un vocalista que nos hace olvidar la leyenda de Udo al frente del grupo, aunque suena casi osado. Así lo demostró cuando se presentaron aquí en el mes de mayo de 2010 dejando a todos atónitos. Pero es que además ahora tienen un disco nuevo bajo el brazo equiparable en cuanto a sensaciones a lo que sus míticas obras nos produjeron en nuestra adolescencia. Que bandas tan importantes como esta estén en forma sobre las tablas y también en el trabajo de estudio revitaliza la escena de una manera alucinante. Y no es el único caso de banda veterana que brinda un disco de un nivel solo alcanzable por los Dioses, bandas que recientemente nos visitaban como Helloween o W.A.S.P. pueden decir lo mismo. Beneficio para el estilo y los seguidores, que tampoco debemos dejar de echar un vistazo a las nuevas propuestas que así lo merecen para asegurar el futuro.

ACCEPT
ACCEPT

La voz de su anterior paso presentando al nuevo vocalista se había corrido, ya que entonces no llegamos al aforo total como en esta ocasión. A esa gente que se perdió aquel concierto de hace unos meses, en el que ya aseguramos en la crónica de esta web que el grupo prometía volver en breve, les digo sin ninguna acritud que se perdieron una noche irrepetible. Por muy buen sabor de boca que dejó el grupo esta noche va a ser difícil encontrar una ocasión tan especial como aquella, con un repertorio en el que ningún clásico se echó de menos. Esta vez la banda ya venía a presentarnos un disco que se merece todos los respetos y no hubo lugar para temas como “Living For Tonite”, “Midnight Mover” o “I´m A Rebel”, que yo no puedo menos que desear cada vez que veo al grupo en vivo.

ACCEPT
ACCEPT

El funcionamiento en escena del grupo sí que se equiparó al de aquella ocasión, perfectamente acopladas todas las piezas. Es curioso, pero la buena aceptación del vocalista en el grupo, me deja la sensación de que ya en ese concierto salieron más relajados, tal vez algo menos ilusionados ante la falta de esa sorpresa, tal vez algo más cansados después de estar girando para presentar un disco nuevo ya propiamente dicho. Esa sensación de que el grupo tenía un tesoro que enseñarnos ya no estaba ahí; por eso lo especial de su anterior visita. Esto no quita para que ahora mismo Accept estén en un momento pletórico con un nuevo vocalista que demuestra que para la banda hay mucha vida más allá de Udo Dirkschneider. Siguiendo con comparaciones con el ejemplo más reciente, al contrario que sus compatriotas Helloween que en 20 años no han hecho olvidar las ausencias de Hansen y Kiske, en el caso de Accept en solo meses todo el mundo da por bueno el relevo en la voz con un vocalista acorde al estilo del grupo, que promete clavar los temas clásicos y hacer al grupo mirar hacia el futuro en una nueva etapa brillante.

ACCEPT
ACCEPT

La banda no escatimó en presentarnos un buen número de temas de su último “Blood Of The Nations”. Con el simple decorado de un telón de fondo referente a su nueva obra la banda afrontó la actuación con un rodaje perfecto. Varias fueron las ocasiones en que su líder Wolf Hoffmann levantó los dedos haciendo el símbolo de la V de victoria, trayendo a la mente constantemente esa imagen del disco de una mano ensangrentada haciendo idéntico gesto. Siempre ha tenido el heavy metal un genial sentido del simbolismo para expresar en una imagen una parte de la realidad a nivel mundial.

ACCEPT
ACCEPT

“Teutonic Terror” fue el encargado de abrir la descarga. Ese riff de guitarra ya lo llevamos clavado todos los seguidores del grupo desde la primera vez que lo escuchamos. “Bucket Full Of Hate” fue otro puñetazo sobre la mesa demostrando que el grupo es capaz de iniciar de forma arrasadora un concierto con sus temas de nuevo cuño, perfectamente acogidos por todos. En mi opinión hubiera sido idóneo meter de seguido alguno de sus temas más emblemáticos para luego dosificar, pero el grupo se decantó por clásicos que tampoco son de los más impactantes para sus seguidores. No por ello dejan de ser queridos temas como “Starlight”, “Love Child” o “Breaker”, pero fue tras otra interpretación de otro nuevo “New World Comin” cuando “Restless And Wild” provocó de verdad la primera explosión de la noche entre la concurrencia, algo que de haber llegado antes podía haber hecho el concierto más intenso de principio a fin. Ahora bien, el tramo que tuvimos aquí fue de lo más impresionante con “Son Of A Bitch”, pasando al tema título de su nueva obra, perfectamente acoplado entre clásicos, y luego lanzando un “Metal Heart” con la parte instrumental clásica tarareada por todos, y un “Neon Nights” simplemente delicioso. Uno de los temas donde Wolf más nos asombra con una capacidad como guitarrista no del todo reconocida en la historia del heavy metal. Accept es un nombre grande, pero creo que el propio nombre del guitarrista debería de ser más conocido como un verdadero guitar hero. Verle tocar y sacar ese sonido tan demoledor y tan personal es un privilegio.

ACCEPT
ACCEPT

Mark Tornillo y el propio Wolf Hoffmann comienzan en solitario “Bulletproof” en cuyo seno tenemos unos solos de guitarra y bajo en un titánico duelo con Peter Baltes demostrando que en la fuerza del grupo también hay mucho de su alma tras tantos años en la batalla dando cuerda a esta formación. “Loosers And Winners” junto a “Aming High” provocó un punto más rockero antes de un siempre esperado y tremendo “Princess Of The Dawn”, cantada por el público y de nuevo con momento de gloria para Baltes. “Up To The Limit” subía de nuevo la intensidad para encarar un primer y, normalmente, falso adiós con “No Shelter” y un “Burning” que hizo arder la sala al ritmo del rock & roll más clásico que jamas haya facturado el grupo. No tardaron en regresar tras gritos de Accept entre la concurrencia. Era el turno de pasar a la velocidad de “Fast As A Shark”, otro tema intocable en la discografía de la banda, con la gente cantando la famosa intro hasta que se corta y entra la banda como un trueno rompiendo el cielo en mil pedazos. Esta vez los coros de sus compañeros acompañaron mejor a Mark Tornillo, que en esa tesitura más melódica del estribillo sufrió algo más el día que le vimos por primera vez. Para demostrar que el grupo va a muerte con su nueva obra “Pandemic” se ganó un puesto en los bises antes de terminar con el que todos estáis pensando. “Balls To The Wall” es el infalible cierre a un concierto de los alemanes, con la gente sin cansarse de corear tantas veces como haga falta. Todo el mundo se rinde a los pies de una banda que con su solo nombre y los títulos de algunas de sus obras y de sus piezas estremece todo corazón heavy que se precie.

ACCEPT
ACCEPT

Al finalizar el concierto comentaba con los que se perdieron su visita de regreso y presentación del vocalista lo especial de aquella ocasión. Ninguno podía creer que aquel concierto pudiera gustar más, lo que da fe de la altura a la que estuvo la banda esta noche. Lo más positivo es que pasada la reválida del nuevo cantante, ganándose a los más escépticos, el grupo nos presentó una nueva obra que da sentido al presente de la banda y que promete continuidad con todos los enteros en los próximos años. Que se presente el que dijo que este grupo no tenía sentido sin ese pequeño y carismático rubio que ha ejercido de vocalista en la época más dorada. Al nivel que permite el siglo XXI se ha abierto otro periodo de éxito para Accept por el que pocos apostarían. Esperemos que sean muchos los discos como “Blood Of The Nations” que nos de esta unión.

Texto y fotos: ANTONIO REFOYO (antonio@lamiradanegra.es)

MARI JOSE MARTIN (mari@lamiradanegra.es