CRÓNICA: OUTER HEAVEN + PERVY PERKIN

 

OUTER HEAVEN + PERVY PERKIN

3 – 12 – 16

Bilbao (Azkena)

 

 

Oportunidades como la de esta noche valen su peso en oro. Juventud, calidad y talento por partida doble concentrada en la sala Azkena de Bilbao era la propuesta para esta primera noche de diciembre en la que Bilbao era un hervidero de gente apostada en los bares tras las primeras compras de navidad, o previamente a las primeras cenas de empresa. Más allá del consumismo, las modas o los compromisos, muy pocos se enterarían de que bajo el anuncio de fiesta de rock progresivo los vizcaínos Outer Heaven y los madrileños Pervy Perkin demostrarían esta noche el presente y futuro tan brillante que podemos seguir teniendo para la buena música, si el público se digna a prestar un poco de atención y levantar un poco de inquietud en su interior por algo más que el dejarse llevar por lo más sencillo y ramplón de la existencia. Pero claro, este tipo de propuestas hay que buscarlas, y ante tanta saturación de actividades diarias es evidente que eso puede costar. No culpo a nadie, pero allá cada cual con lo que se conforma.

PERVY PERKIN
PERVY PERKIN

Por eso yo doy las gracias a Outer Heaven por hacerme llegar su propuesta pocos días antes de este concierto, puesto que si bien conocía a sus acompañantes del cartel de hoy, ellos me eran completamente desconocidos, resultándome así más asombroso el descubrimiento de su opera prima “Weather The Storm”. Un fluido trabajo de rock progresivo de una calidad incuestionable, que aun sorprende más ante la juventud de la banda y ante un nombre que aún no resulta conocido para muchos. Presiento que eso irá cambiando poco a poco a partir de la constancia, discos como el que ya tienen entre manos y conciertos como el de esta noche.

PERVY PERKIN
PERVY PERKIN

Desde Madrid, aunque la banda se formara en Murcia hace unos años, llegarían Pervy Perkin. La también joven formación tiene dos discos en su haber que ha levantado múltiples opiniones, generalmente para bien, entre la prensa. Pocos son los que se atreven a debutar como ellos con un disco doble, como fue “Ink” en 2014. No son amigos de los estereotipos, ni de la etiquetas, aunque la de rock progresivo nos sirva de comodín. Y para dejarlo aun más claro su segunda y más reciente obra de título “Totem” vuelva a atentar contra la ortodoxia del oído medio o incluso alguno que se crea más avezado.

PERVY PERKIN
PERVY PERKIN

Tras la instrumental inicial, la banda daba paso a la presentación de su segundo “Totem”, con un tema de la fluidez de “I Believe”. Aunque parezca imposible, uno de los temas más asequibles de la banda. Y es que el grupo tendría tiempo de indagar en otros terrenos como el de “KountryKuntKub”, antes del cual Pablo desde el bajo se encargaría de dar tiempo a que sus compañeros se caracterizaran de idéntica manera a la del videoclip que han registrado de este tema con un “Pea” de Red Hot Chili Peppers que amenizó la espera. Increíble que encapuchados de esa guisa los músicos no fallaran ni una nota.

PERVY PERKIN
PERVY PERKIN

Destacable la banda en general, pero el aspecto vocal creo que es lo que este grupo ha exprimido como nadie y lo que les da una originalidad que va mucho más allá de los tópicos del rock progresivo. Alejandro es el principal en este aspecto, pero con una importante contribución también en el teclado. Además, consigue conectar con el personal. No son una banda de eruditos tocando y centrados en su instrumento, sino que trasmiten muy buen rollo y visualmente son entretenidos. Y ese juego de voces de cuatro de sus componentes también al oído le resulta de lo más divertida.

PERVY PERKIN
PERVY PERKIN

Si es que son capaces de sorprendernos aun más, un “Hypocondría” death metalero puede dejar con una interrogación en la cabeza a los que pensaran que ya sabían de qué iba esto. Pero para más despiste, para la ocasión se curraron una versión de “No Somos Nada” de La Polla que sería de lo último que me podría imaginar en su repertorio. Sin embargo, les dio mucho juego en directo, con más de uno que se apuntó a la fiesta, que había pasado del progresivo al punk más puro. Eso sí, para despedirse eligieron el extenso tema propio “S!urm”, dejando una marca final de su debut.

OUTER HEAVEN
OUTER HEAVEN

Como suele ocurrir en estos casos, resulta todo mucho mas entendible en directo, aunque no son una banda fácil. Sin embargo, la libertad para hacer lo que les place y como les place es digna de aplauidr y de admirar, porque además tienen la capacidad extraterrestre para hacer todo esto. Reconozco que con su eclecticismo hasta a mi mismo me cuesta, pero a base de escuchas y directos con este nivel calarán en cualquiera que tenga la mente abierta. La pena es que en muchas no tendrán el tiempo necesario para desarrollar todo lo posible su estilo. Es contraproducente que la duración de sus discos sea superior a la de sus actuaciones, dejando la sensación de que se puede quedar mucho en el tintero y de que podrían brindar un mayor espectáculo con más posibilidades. Poco a poco tal vez se puedan permitir una gira como cabezas de cartel, algo que por su aportación y nivel musical bien merecerían. Garantizado que desapercibidos no pasarán para nadie en cualquier lugar que visiten.

OUTER HEAVEN
OUTER HEAVEN

En una tesitura donde la fluidez se hace más sencilla de seguir, pero con una calidad de las que embauca sin remisión teníamos a Outer Heaven, un grupo a descubrir por muchos, como fue mi caso en estos días, y de cuyo directo solo puedo lanzar parabienes. La clase de estos chicos es tremenda, destacando en el aspecto individual y colectivo como una banda en la que el virtuosismo, que lo hay, no se superpone al colectivo ni a la capacidad de transmisión de unas canciones de calado y sentimiento, que como ocurre en los casos correctos, también en vivo se acrecienta y cobra una dimensión superior.

OUTER HEAVEN
OUTER HEAVEN

Como es lógico su actuación se centró en la presentación de su disco de debut “Weather The Storm”, donde temas como “October” nos introducen en un viaje musical cargado de sentimiento, con un guía fundamental en la guitarra de Javier Quintana, con un carácter muy clásico, pero lleno de sentimiento y sin dejar de fluir en sus dedos unas notas hipnóticas que nos llevaban a niveles superiores con canciones como “Modern Times”.

OUTER HEAVEN
OUTER HEAVEN

Destacable la labor de cada componente con sutileza y fuerza alternada perfectamente en la base rítmica conformada por Álvaro Gonzalez al bajo e Ibai Velázquez en la batería. Si eso no funciona, el resto no puede salir bien, pero ellos dan ese sustento para que los solos de guitarra brillen y para que Alex en el micro luzca de una manera que pone el bello de punta en temas como “Hollow”, aunque se desenvuelve muy bien tanto en los terrenos más penetrantes como en los que debe elevar su voz, con una escuela que rezuma años 70. Por supuesto, no me voy a dejar el doble papel de Iñigo González en teclado y en guitarras, desdoblándose y también en el plano solista dejando dotes de gran calidad  y maestría

OUTER HEAVEN
OUTER HEAVEN

Ejemplo del desenvolvimiento de la banda lo tenemos en la versión del “Falling In Between” de Toto. Sorprendente que no se decantaran por algún  tema más clásico de los americanos, pero el caso es que este les viene como anillo al dedo para su propio estilo.

OUTER HEAVEN
OUTER HEAVEN

Tras “The Watchmaker”, “Newborn” fue la última muestra de calidad de una banda que se ganó a los presentes. Y no me cabe duda de que con la calidad que poseen conquistarán bastantes almas amantes de la música de calidad, del rock progresivo en estado puro, con cierto aire de los 70, aunque con un aroma completamente vigente en la actualidad. Todo ello lo plasman con una elegancia sublime Outer Heaven.

ANTONIO REFOYO (antonio@lamiradanegra.es)