CRÍTICA: WALTER TROUT – COMMON GROUND

 

WALTER TROUT

“Common Ground”

8´5/10

Disco en solitario de un guitarrista de leyenda como pocos. A un hombre que ha estado al lado de figuras como John Lee Hooker o John Mayall y en bandas como Canned Heat en una larga andadura, pocas más medallas hay que otorgarle. Es uno de los músicos ante los que solo queda escuchar un disco y esperar a que la calidad haga efecto en nosotros por si sola. No nos equivocamos, aunque la apertura con “My Be A Fool” sea bastante básica y evidente. Un tema que ya nos abre un camino al rock más clásico en su más excitante vertiente.

Fundamentalmente este es un disco de blues, con el propio Walter Trout fundiendo en sentimiento voz y guitarra como un gran maestro. Dejándose llevar por el fluir de una música de raíz negra, pero sin buscar registros exagerados que impidan ver que aquí tenemos un hombre blanco. La naturalidad es seña de todas las canciones, dejándose intuir en muchos casos ciertas improvisaciones en estudio en esos imparables solos de guitarra. Si te gusta la guitarra del añejo sabor a rock, “Common Ground”debería ser de obligada escucha, porque esa es su linea, en su más pura y alta definición.

Tras la sencilla toma de contacto nos metemos en temas donde Walter y su indisoluble guitarra entran en constantes diálogos. Temas como “Open Book”, “Her Other Man” o el homónimo encadenan estrofas cantadas y fraseos de la guitarra en un toma y daca titánico. De entre toda esa colección de sensibilidad guitarrera, con el toque personal de un músico que no puede evitar ofrecerse como un grande en estas lides, destaco la marcha y el ritmo del blues rock con la ayuda de los teclados de “Loaded Gun”. Uno de los más crujientes temas de un disco que embelesa en sus medios tiempos o en la fragilidad, delicadeza y sensibilidad de un sentimiento a flor de piel y de una irresistible declaración de amor hacia la guitarra llamada “Song For My Guitar”, otro de los destacados.

De vez en cuando con derivaciones hacia una tonalidad más country, con la sugerencia de temas como “No Regrets”, el disco lleva una linea totalmente clara de la que no se sale. Guitarra bluesera con la fuerza del rock con el que un músico tan solo portando su pasión es capaz de remover todo nuestro interior, entrando deliciosamente por nuestros oídos. Pura esencia del rock en su más sencilla expresión con una ejecución tal libre como intachable.

ANTONIO REFOYO (antonio@lamiradanegra.es)

INFORMACIÓN ADICIONAL:

Sello: Mascot Records