AZKENA ROCK FESTIVAL

AZKENA ROCK FESTIVAL

(Vitoria – Gasteiz)

24, 25 y 26 de junio 

Nuevo récord de asistencia (más de 44.000 personas) y nuevo triunfo de uno de los festivales de Rock más importantes no solo de la península sino de Europa.

Una vez más se ha apostado por el eclecticismo, reuniendo en un mismo escenario a bandas que, a priori, poco o nada tienen que ver entre ellas, pero que una vez vivida su actuación podemos ver hasta qué punto el Rock es una música capaz de sintetizar diferentes estilos y convertirlos en algo con identidad propia. 

KISS

JUEVES 

THE JIM JONES REVUE

Después de Baskery y su intento de “música de raíces americana” (lo siento, pero creo que lo de esta banda no es creíble) y The Legendary Shack Shakers (tienen calidad, pero igual no era el momento), salieron Jim Jones Revue para demostrarnos que no nos habíamos confundido de lugar y que aquello no era un festival de folk.

Rock’N’Roll de toda la vida, de ese que parece que lo haya hecho Little Richard, pero con una serie de características que lo convierten en algo que si bien no es novedoso, sí que aportan frescura en la propuesta.

La voz rota del vocalista (casi, casi de Tom Waits), el piano omnipresente en cada canción (con un ritmo frenético) y un sonido sucio y distorsionado pero lleno de melodía, se convirtieron en la primera sorpresa de la tarde, dejándonos a todos los presentes con ganas de ver lo que puede ser capaz de hacer esta banda en una sala.

JIM JONES REVUE KITTY, DAISY & LEWISSí que es cierto que se nota que les faltan tablas, y que girar con sus padres como músicos de acompañamiento seguro que no les deja libertad para soltarse, pero que a día de hoy tres chavales de 20 años se interesen por los grandes clásicos del Blues, el Swing y el Rockabilly y sepan jugar con los sonidos de una manera espectacular para recrear una época en la que los discos de pizarra de 78 revoluciones eran la única manera de escuchar música, ya es todo un triunfo.Capaces de tocar cualquier instrumento que se os pase por la cabeza, nos regalaron una hora de sonido “vintage” que si bien no fue acertado en la forma, de contenido estuvo lleno.KATY, DAISY AND LEWIS
KATY, DAISY AND LEWIS

 GOV’T MULE

Warren Haynes no pertenece a este mundo. Lleva unos cuantos años ya paseándose por ese lugar inalcanzable para el resto de los mortales donde sólo llegan los más grandes, demostrando con cada acorde que “la Mula” es “mucha Mula” y que por algo tiene la reputación que tiene dentro del negocio.

Sabedores de que el material de su último disco está a la altura de sus grandes clásicos, empezaron directamente con dos de las mejores canciones de este último álbum: la zeppeliana “Railroad Boy” y “Broken Down on the Brazos” supliendo el solo que hace Billy Gibbons con auténtica maestría, pasando posteriormente a un “Blind Man in the Dark” que nos sumergió por completo en el concierto. Su faceta más “jam band” se dejó ver a partir de este momento: “Bad Little Doggie”, “Game Face”, “Banks Of The Deep End” fueron salpicadas con improvisaciones maravillosas que dejan ver que la calidad y la creatividad de esta banda no conoce límites. De hecho, durante “Mule” Haynes se soltó y sonó “Whole Lotta Love” de sus queridos Led Zeppelin.

Para los bises se guardaron “Sunshine”, una de esas canciones que te hacen dar gracias al Hacedor por no haber perdido los oidos y permitirte escuchar semejante maravilla.

GOV´T MULE

 AIRBOURNE

Que el sonido “eisidisiano” está de moda es algo innegable después de comprobar la aceptactión que tuvo Airbourne en la primera noche del festival.

Hay que reconocer que entraron con una fuerza demoledora, levantando a todos aquellos que se encontraban un poco descolocados entre tanta banda “no festiva” (que no eran pocos a juzgar por la edad media del asistente) y fueron capaces de provocar el mayor “mar de cuernos” que un servidor haya visto en el Azkena.

Su propuesta copia descaradamente todos los clichés del hard-rock y musicalmente no creo que vayan a pasar a la historia por su originalidad, pero también es verdad que la entrega de la que hacen gala en cada segundo de su actuación convence desde el principio y son capaces de hacerte pasar un rato realmente divertido.

 

AIRBOURNE

 

VIERNES

EL VEZ

El “Elvis mexicano” nos sirvió bien para empezar la tarde con una sonrisa en los labios. El guitarrista de los míticos Zeros nos dejó bien claro que es un apasionado de la música y que a su vez estaba encantado de compartir escenario con bandas que ha adorado desde niño, como Kiss o The Damned.

Una versión impagable de “In the Ghetto” (retitulada “En el Barrio”), “Rudie Can’t Fail” de The Clash mezclado con el “Eres Tú” de Mocedades (!!!) o una soberbia medley de unos cuantos temas setenteros de Kiss fueron los mayores alicientes de la actuación de Robert López, en la que también destacaron las guapas Elvettes que le acompañaron.

ELVEZ
ELVEZ

IMELDA MAY

Esta mujer derrocha clase. En un mundo como el de la música Rockabilly, que habitualmente está “dominado” por los hombres, ella está tratando a base de trabajar duro de abrirse un hueco en la escena, y con conciertos como el que ofreció en el Azkena, estoy seguro de que lo conseguirá.

Con un sonido anclado en algún lugar de los 50’s, la irlandesa nos deleitó a todos con lo mejor de lo que hasta ahora es su corta discografía (sobre todo del “Love Tattoo”) y sorprendió a aquellos que no la conocían con una voz impecable y potente capaz de hacer los más increíbles juegos vocales.

“Johnny Got A Boom-Boom” y la versión de “Tainted Love” (esta ya después de que le dijesen que tenía que abandonar el escenario porque había consumido todo su tiempo), de lo mejor de su concierto.

IMELDA MAY

 SLASH

Soy de los que creen que el nuevo disco de Slash ha levantado tanta expectación por las colaboraciones de lujo que tiene, y que si dejamos a un lado este hecho, se queda en muy poca cosa, sin ni siquiera poder arrimarse a lo que hizo con sus Slash’s Snakepit hace ya unos cuantos años, pero he de reconocer que en el Azkena dio un concierto en toda regla.

La banda que lleva es efectiva (sobre todo el cantante Myles Kennedy) y responde a las necesidades que requiere el guitarrista para su lucimiento, porque no nos olvidemos que aquí la gran estrella es él: su carisma escénico y su sonido siguen permaneciendo intactos tras tantos años de giras y excesos, y eso es lo importante.

El tiempo que estuvo en el escenario lo invirtió en presentar temas de su disco actual (“Starlight” sonó impecable) intercalados con canciones de su etapa en Velvet Revolver (“Slither”, “Sucker Train Blues”), aunque por supuesto donde el concierto ganó enteros fue cuando afrontó los temas clásicos de Guns’N’Roses (allí sonaron “Nightrain”, “Civil War”, “Sweet Child O’Mine”, “Rocket Queen” y “Paradise City”, que se convirtió en un pogo brutal en las primeras filas)

SLASH - STUART MCDONALD

 KISS

Kiss llevan casi 40 años haciendo lo que mejor saben hacer: recordarnos cada noche qué es el Rock’N’Roll.

Si al show que ofrecieron en el Azkena le quitásemos las pinturas, los fuegos artificiales, el confetti y todos los gimmicks escénicos que llevan utilizando tantos años, nos quedaría un concierto de Rock igual de potente y veríamos a una banda “desnuda” con más ilusión y ganas que muchas de las que supuestamente “hacen mejor música”.

KISS

No obstante, el espectáculo que llevan Simmons y compañía engrandece aún más si cabe la experiencia y ver a “The Demon” volar después de escupir sangre para acometer un enorme “I Love It Loud” o a “The Starchild” dirigirse a la plataforma situada entre el público para cantar “I Was Made for Loving You” es algo absolutamente asombroso.

KISS

Las canciones del nuevo álbum no desentonan entre los clásicos y así pasamos de una inicial “Modern Day Delilah” a “Cold Gin” o “Firehouse” sin ningún problema, o de “Crazy Nights” y “Lick It Up” a “Say Yeah”, con la colaboración del público.

KISS

Para terminar, como no, un “Rock and Roll All Nite” que nos bañó literalmente en confetti para dar paso a una traca final de fuegos artificiales que aún seguían sonando cuando el concierto había terminado.

KISS

Mención especial para Tommy Thayer y Eric Singer: son el complemento perfecto para Simmons y Stanley y han sabido aceptar sus papeles de manera correcta, ejecutando las canciones con calidad y pasión.

 SÁBADO

MAGGOT BRAIN

Ojiplático me dejó esta banda. Apenas conocía nada suyo (aunque sabía su conexión con Jim Wilson de Mother Superior) y dejaron claro que poco tienen que envidiar a los otros nombres de los grupos que pasaron por el escenario pequeño del festival. Su música es difícil de encasillar, (aunque ellos mismos se calificaron como “pearljameros” y hasta hicieron una versión de “Alive”) donde tiene cabida desde el blues hasta el garaje; un “todo vale” que te sumerge nada más pasar el primer minuto y consigue que estés atento a su próximo movimiento durante toda la actuación.

De lo mejor del festival, sin duda.

MAGGOT BRAIN
MAGGOT BRAIN

 BOB DYLAN

Poco se puede decir de esta vaca sagrada, y no seré yo el que os vaya a descubrir nada nuevo sobre este hombre.

Hay fans que dedican toda una vida a analizar la obra del señor Zimmerman, así que me imagino que para ellos será normal que no se dirija al público ni una sola vez y que cambie continuamente las canciones hasta el punto de hacerlas prácticamente irreconocibles (¡había gente anotando en su libreta los cambios efectuados!), pero para los que venimos de una vertiente más potente del Rock, su actuación nos dejó bastante fríos. Eso sí, musicalmente tanto la banda como él estuvieron impecables. Sólo faltaría…

 

BOB DYLAN
BOB DYLAN

CHRIS ISAAK

Ni la aparición de la lluvia enturbió la actuación del creador de “Forever Blue”. Gran entertainer y mejor cantante, Isaak se mueve por el escenario con total soltura y tan pronto toca una delicada “Blue Hotel” o un “Wicked Game” de otro mundo, como sale a pasear entre el público cantando “Love Me Tender” de su querido Elvis Presley.

La banda que lleva no sólo ejerce de excelente apoyo musical, sino que también da pie a todo tipo de bromas y contribuyen a la dinamización del show: el momento doo-woop con los músicos ejerciendo de coro fue impagable.

Escuchar “Pretty Woman” de Roy Orbison con su traje de espejos mientras la lluvia no daba tregua es una de las imágenes que más recordaremos de este festival.

CHRIS ISAAK
CHRIS ISAAK

 THE HIVES

Gran poder de congregación para los penúltimos salvadores del punk, y por lo visto, no sin motivo. Los suecos no son plato de gusto para el que esto os escribe y sus álbumes no tienen ni un solo tema salvable para mí, pero son capaces de mover al público y su fuerza en directo es arrolladora.

Con una puesta en escena bastante sobria pero efectiva (las cinco letras de su nombre llenaron el escenario y se iluminaban o apagaban a conveniencia) y un frontman que no descansa ni para tomar aire (cada vez que se ponía a hablar y la gente se callaba para escucharle, nos increpaba al poco tiempo gritando que “¡¡no hay silencio en los conciertos de The Hives!!”) consiguieron crear un show potente y dejar un buen sabor de boca incluso a los más incrédulos.

THE HIVES

BAD RELIGION

Sigo sin entender que Bad Religion tuviesen que actuar a las dos y media de la mañana, cerrando el cartel, cuando su puesto hubiese sido como mínimo, a la hora de The Hives.

Su hardcore-punk ha influido a la mitad de las bandas que se dedican a esto (la otra mitad parece no haberse enterado de nada) y viéndoles en un escenario uno se da cuenta de porqué llevan 30 años sin que nadie les pueda hacer sombra.

Tocaron 26 canciones, pero podían haber tocado el doble y seguirían faltando clásicos: “Los Angeles is Burning”, “Recipe For Hate”, “Generator”, “American Jesus”, “A Walk”… ¡Tremendo repertorio el que tiene esta gente!

A mi alrededor se montó un pogo old-school que hizo regresar a más de uno a sus 16 años mientras Graffin atacaba cada sílaba con fuerza y sentimiento.

Grandes entre los grandes.

 

BAD RELIGION
BAD RELIGION

El año que viene nos han prometido algo especial para celebrar el décimo aniversario… Esperemos que sea como mínimo, igual de bueno que lo que nos ha deparado las nueve ediciones anteriores.

Texto: FER y Antonio (antonio@lamiradanegra.es)

Fotos: Carlos Gemelo

www.insonoro.com

Foto Slash: Stuart McDonald

http://www.azkenarockfestival.com/arf/