CRÍTICA: CRISIX – THE MENACE

CRISIX

(The Menace)

6/10

 

 

Este resurgir del thrash que estamos viviendo en estos días tiene en Crisix uno de sus exponentes más jóvenes. La banda catalana ganó el concurso del Wacken alemán por el cual obtuvieron como premio la participación en el festival alemán y la grabación de un primer trabajo con la compañía Wacken Records. Finalmente esta segunda opción no se completó y después de estar trabajando con Waldemar Sorychta tuvieron que terminar de grabar en su propia casa, aunque las mezclas y la masterización se harían en Stage One Studio de Alemania por Andy Classen. El resultado es “The Menace”, un primer disco que les ha puesto en boca de todos. A ello hay que añadir los tiempos que corren. ¿Quién no lleva la palabra crisis en mente en estos días? Lástima que los informativos no se refieran exactamente a ellos, aunque todos sabemos que la publicidad subliminal funciona. El caso es que podemos considerar a Crisix como una banda de las pocas que llegan y besan el santo, porque todo lo que les está llegando con tan solo un primer disco muy pocos lo pueden contar. Por supuesto que esto es fruto de su trabajo, de su capacidad para cogerse la furgoneta y hacerse kilómetros. Y es que, habiendo visto al grupo sobre un escenario, no cabe duda de que gran parte de su eclosión se debe a su directo.

Con esto no quiero decir que “The Menace” no esté a la altura, ya que es un trabajo de lo más recomendable, pero si que aprecio mejoras posibles que podrían hacer que se igualara más a las sensaciones que la banda transmite encima de un escenario. Los temas tienden a una duración muy larga, en torno a 6 minutos, pero por otro lado cuenta con riffs muy directos. En directo esto apenas lo aprecias, pero al recogerlo en una grabación sí que se echa de menos algo más intenso, ya que tampoco es que sean temas muy elaborados y en ocasiones se pueden hacer algo reiterativos. También creo que, contando con un buen sonido, esto podría haber transmitido una mayor sensación de mala ostia. El sonido chirriante de guitarras en consonancia con la peculiar voz de Juli, podría haberse acompañado con algo mas de grosor. Son aspectos que se podrían madurar a mi modo de ver, pero no olvidemos que estamos hablando solo del debut de una banda con una media de edad que no llega a los 25 años.

Y, por supuesto, en el disco hay muy buenos temas. Tras una intro nos meten con su lema “Ultra Thrash” en un sonido muy cortante que no cesa en su afilado reparto de estopa. Por ese lado comienzan “Internal Polution” y “Flesh-Collector”, sin dar tregua en galopadas como “Dead By The Fisful Of Violence”, con el toque humorístico de “Brutal Cudget” y el salvajismo de “The Last Monkey”. Si entre todos tuviera que decantarme por el más completo ese sería “Electric Possession”. Aquí sí que el grupo se permite con decoro ser un poco más trabajado, comenzando desde una parte lenta a un tema más duro y pesado. En otros casos los temas se puedan hacer demasiado largos para un thrasher de vieja escuela, como podemos comprobar de nuevo con el bonus track retomando “Ultra Thrash”, aunque esta vez tienen la escusa de las colaboraciones de David G. Alvarez de Angelus Apatrida y Lg Valeta de ´77, a las que le sacan partido unos solos de guitarra fantásticos, mientras que en la voz colabora Guillermo Izquierdo, también de Angelus Apatrida.

Son 66 minutos de trabajo repartido en 13 cortes de los cuales uno es una intro. Un trabajo que se puede hacer un tanto largo en este estilo tan tradicional donde solo debes degustar riffs excelentemente fabricados y la agresividad de una banda que sabe transmitir lo que pretende. Pero me queda la sensación de que recortando en parte podrían haber alcanzado una mayor intensidad que se hubiera agradecido. En cualquier caso, “The Menace” es un disco que demuestra sobradamente de lo que es capaz esta banda y que seguro tendrá continuidad en el futuro con una madurez musical que les vendrá excelentemente para continuar con el buen pie del inicio de su carrera.

ANTONIO REFOYO (antonio@lamiradanegra.es)

INFORMACIÓN ADICIONAL:

Sello: Kaiowas Records