CRÍTICA: SANDFORD MUSIC FACTORY – AWEN

 

SANDFORD MUSIC FACTORY

(Awen)

8/10

 

 

Sandford Music Factory es en lo que ha desembocado Sweet Oblivion Band tras tener que cambiar el nombre por razones de copyright. Por lo tanto esta primera obra bajo esta denominación sería la segunda si contamos la edición bajo el sello DFX de “Melted To Oblivion” en 2008. No entraré en comparaciones, ya que mi descubrimiento y mi grata sorpresa llegan con esta obra que ahora mismo nos ocupa. Con nueva compañía y nueva denominación, esta banda gallega da todo un recital de libertad sonora que muy pocos grupos consiguen a día de hoy. En un panorama cada vez más encorsetado por etiquetas y por esquemas mentales que cuesta abrir, aquí tenemos una banda que desde la raíz más clásica del rock es capaz de romper moldes. No hace falta que te tachen de moderno para resultar rupturista, aunque una personalidad no encadenada a nada siempre saque una parte alternativa. Eso le ocurre a Sandford Music Factory, que te puede recordar a bandas desde The Beatles, sobre todo en algunas voces y estribillos limpios, pasando por grupos como Led Zeppelin, los The Who más salvajes y llegando ese guiño grunge a bandas como Pearl Jam. Unas simples referencias como guía para hacerte una idea de lo que aquí se recoge, aunque estamos ante un disco que si no lo escuchas por ti mismo es difícil que te lo llegues a imaginar.

Es uno de esos trabajos de los que nunca puedes dar por hecho cual será el siguiente paso. Temas como “Nowhere” o “The Spiral” son un recibimiento roquero con guitarras que pegan fuerte. Sin embargo, la sensibilidad que luego nos ofrecen en “Marionettes”, “There And Then” y “Show Me The Rain” ofrece una cara distinta, con variedad y originalidad que nos hace ver muy distintos estilos, épocas y sensaciones dentro del ámbito del rock, con un ligero toque de folk en algunos casos, en otros un ligero aroma de rock sureño… Si aprecias la imaginación seguro que no te aburres de buscar los rincones que exploran estos temas. No te hagas una idea de ellos como una banda demasiado intimista porque son capaces de dar ese toque relajado, casi susurrante en algunos momentos, pero también te pueden sacar un rock furioso como “Save Me”. Y para dejarte con la más completa sensación, los dos últimos temas son de los que mayor despliegue ofrecen. “Marbles” es un perfecto desarrollo de todo el potencial del grupo, con una parte relajada y otra que estalla al estilo del mismísimo Pete Townshend. El final es el extenso “The Keys Of Horizon”, dividido en tres partes, con un toque acústico y folk que recuerda mucho a los 70, aunque recalco que no quiero limitar a una época concreta la influencia de esta banda.

Si no se han puesto ellos límites, si esta es una verdadera expansión de imaginación hasta donde ese término se pueda extender, no seré yo quien ponga las fronteras. El título del disco hace referencia a un símbolo celta que significa inspiración, síntoma de lo que sentían estos músicos al facturar esta obra diferente, arriesgada, original y libre, que partiendo de una raíz muy clásica es capaz de evolucionar sin ponerse freno. El oyente se puede poner como reto saber hasta dónde puede apreciar. Siempre será más aprovechable con una mente abierta, porque es amplio el terreno que SMF es capaz de abarcar. Un sensacional disco que entierra todo ápice de monotonía.

ANTONIO REFOYO (antonio@lamiradanegra.es)

INFORMACIÓN ADICIONAL:

Sello: Shiroten Records

Fecha de salida: 18 de octubre 2011

http://www.myspace.com/sandfordmusicfactory http://www.facebook.com/sandfordmusicfactory