CRÍTICA: THE NAME – IDENTIDEM

 

THE NAME

(Identidem)

9/10

 

 

Para los que hemos seguido de cerca la andadura de esta fenomenal banda son ya todo unos veteranos. Pero lo cierto es que “Identidem” es el primer disco largo de The Name. El trabajo puesto en sus dos obras anteriores, más modestas, se deja notar en que este es un disco de una banda que pareciera llevar años editando discos. Aquí se percibe mucha experiencia y mucho nivel musical, dando como resultado el trabajo de una banda curtida con un presente muy importante. Me refiero a que el hecho de estar ante un primer disco no les coloca el cartel de promesa. Escuchando “Identidem” uno se da cuenta perfectamente que a día de hoy el grupo está en plenas facultades para ofrecer una joya como la que ahora nos ocupa. Si alguno de los que leéis estas lineas estuvisteis al tanto de lo hecho por el grupo en su anterior paso discográfico, de título “As We Are…”, seguro que no os sorprenderá. Ese trabajo ya fue alabado por la prensa que se hizo eco de que aquí había una banda con posibilidades. Este “Identidem” solo es la confirmación de que no nos equivocábamos.

Pero nada se consigue sin sudor y esfuerzo. Desde esa última obra la banda ha cambiado a todos sus componentes salvo a Guillermo (guitarra y voz). Sin embargo, los cambios han insuflado nueva fuerza, algún matiz distinto en su estilo… pero la personalidad de The Name sigue intacta y aquí se muestran como una banda muy sólida. El grupo ha evolucionado desde sus comienzos de una forma muy natural. Mantienen ese oscuridad misteriosa, muy afín en cualquier caso al heavy metal tradicional del que ellos han bebido, pero no se hacen en general una banda tan densa como en su primera maqueta. Lo que muestran es heavy metal melódico, fiel al estilo clásico, pero con ese carácter contemporáneo que les hace colarse a la cabeza de lo que se esta haciendo en estos tiempos dentro del género sin resultar trasnochados.

La profundidad en textos que venían mostrando antes de este definitivo disco se mantiene, sin embargo, llama la atención el contenido crítico que muestran en alguna canciones. Comenzando por “Si No Hay Perdón”, tema que abre el disco y que es un cañonazo de heavy metal directo a la boca del estómago. Un riff contundente, un ritmo trepidante y una voz hiriente en un registro alto y personal nos da la bienvenida. En el plano más crítico también tenemos esa falta de escrúpulos para captar imágenes aterradoras que nos suelen mostrar en los telediarios a la hora de la comida y la cena. De eso trata “Mi Realidad”, que nos mete en ese ambiente bélico y que para mi es la pieza principal de todo el disco. Tiene unas guitarras impresionantes. Claro que “Identidem” cuenta con más de un destacado, sin dejar de lado ninguno de los cortes. También adquiere mucho peso en el disco el medio tiempo “Contemplándote”. Esta vez sí, es un plano más personal el que se trata, pone el bello de punta. Un tema bastante progresivo que comienza con un sentir acústico que pasa a eléctricas y que no deja de crecer hasta el final. Para progresivo tenemos otro de los temas que no pasan inadvertidos como es el extenso “Jack”. Este más denso, oscuro, muy Sabbath por momentos y estremecedor. Y es que la banda tiene esa capacidad para llegar muy adentro y hacernos sentir lo que exponen en temas como el cruel (y muy real) “Injusto Final” o la unión que evoca “Aquella Vez”, que lo tomamos como un homenaje propio a The Name y todo lo que supone. Así, todos los temas del disco se vuelven especiales por algo. “Te Fuiste Y Fin” es la balada, muy penetrante; “Rezar Por Ti” es otro de los cañonazos, “En Ese Lugar” es un profundo medio tiempo que plantea interrogantes sobre lo que hay detrás de la muerte y “Almas Que Se Van” es un inquietante final que hace reflexionar sobre lo que vivimos hoy y lo que podría ocurrir mañana.

Un debut que no nos los tomamos como tal, puesto que aquí se refleja un grupo totalmente hecho, con una capacidad compositiva y de transmisión que van de la mano para que “Identidem” sea un disco de los que te cala hasta los huesos. Yo estoy seguro que será de los que me acompañen toda mi vida, porque aparte del nivel innegable del grupo es importante que una banda tenga esos destellos de personalidad que hagan de sus obras algo místico y especial.

ANTONIO REFOYO (antonio@lamiradanegra.es)

INFORMACIÓN ADICIONAL:

www.thenameweb.com