CRÓNICA: URIAH HEEP + ALMA CULTER

 

URIAH HEEP + ALMA CULTER

27 – 01 – 19

Bilbao (Santana 27)

 

 

Pocos se acuerdan de los segundos y terceros puestos, y puede que haya que reconocer que a Uriah Heep le ha tocado ocupar en la historia del rock ese rol de una banda muy brillante, pero que nunca ha alcanzado la fama de algunos de los grupos que en los 70 quedaron para la posteridad como gestadores del hard rock y del heavy metal, aunque lo merecieran. Puede que eso explique que, pese a no ser un grupo que se deje ver demasiado en directo, sobre todo en sala, no hubiera esta noche más de una media entrada en la sala Santana 27 de Bilbao.

ALMA CULTER
ALMA CULTER

Aún así sus discos clásicos ocuparon altos puestos de las listas de ventas y a día de hoy siguen siendo joyas de la historia del rock. Así que tiene mérito que tras 5 décadas de historia hayan editado un disco como “Living The Dream”, que les brinda un puñado de temas nuevos que se pueden codear en sus conciertos con sus clásicos sin que ningún seguidor de la banda pueda salir defraudado del envite. Es más, les honra y mucho que apuesten por hacer canciones nuevas de este nivel y que no se resignen a vivir de rentas.

ALMA CULTER
ALMA CULTER

Les acompañaron esta noche Alma Culter, banda nueva pero formada por viejas glorias del heavy metal en Bizkaia. Gente que lleva desde los 80 pasando por bandas como Neurosis, Talion, Halley, Exodo, Airless o Robert Rodrigo Band. La banda viene desde hace un tiempo componiendo canciones, algunas de las cuales se pueden ver en Youtube, mostrándoles como adecuados portadores del estandarte del heavy metal más tradicional. Escuela que ellos absorbieron en el momento de más apogeo del estilo.

ALMA CULTER
ALMA CULTER

Marilu recordaba cómo hace 30 años iba a tener la oportunidad de telonear en La Casilla a Uriah Heep con Neurosis en un concierto que se suspendió, viendo finalmente el sueño cumplido. Y vaya si lo disfrutó la vocalista junto a su banda. Esta chica se come el escenario, no para de moverse y se desgañita lo que haga falta para trasmitir en canciones con mensajes muy intencionados, como el contestatario “Un  Error En El Sistema”, ese “Rompiendo La Ley” en el que la vocalista declaró su pasión por los Judas Priest, un “No Es No” que canta con una tremenda rabia y cuya letra hace referencia a algo tan en boga como es la violencia de género, un tema como “Esclavos” tratando sobre la posibilidad de que seamos una raza de esclavos para aquellos que vinieron del espacio, una balada que no puede faltar en una banda de heavy metal, y un himno como “Nada Es Eterno” que te invita a disfrutar del momento y con el que terminaron la descarga, quedándose con ganas de tocar alguna más. De hecho, hubo incertidumbre, pero no se les concedió ese tiempo.

ALMA CULTER
ALMA CULTER

En cualquier caso, ya habían demostrado sus credenciales para seguir agradando a todo amante del heavy metal tradicional. Contaron con un sonido un tanto mejorable. Sobre todo eché en falta algo más de volumen en la guitarra, pero no fue óbice para brindarnos una arrolladora descarga donde no cesaron en su empeño de caldear el ambiente, transmitiendo un entusiasmo del que ya quisieran presumir algunos adolescentes.

ALMA CULTER
ALMA CULTER

Uriah Heep tampoco se quedaron cortos en cuanto al entusiasmo puesto sobre el escenario. Resulta alucinante que una banda con tanta trayectoria se suba a las tablas y parezca que aun tienen que ganarse al personal, pero es que con esa motivación vimos a los británicos. Si a ello añadimos el propio nivel del grupo, la leyenda que pesa sobre algunos de sus clásicos y el gran trabajo reflejado en su último disco la noche para el recuerdo estaba servida. Será difícil que en todo lo que queda de año, y es prácticamente todo, alguna banda deje unas sensaciones tan pletóricas como las que nos dejaron ellos.

URIAH HEEP
URIAH HEEP

Venir con un trabajo nuevo que defender como es “Living The Dream”, del que se pueden mostrar más que orgullosos, es un acicate para presentarse ante el público con muchos más argumentos que el de ser unos clásicos resignados a seguir siéndolo, que no sería poco. Pero es también una banda que sigue aportando grandes canciones a una carrera en la que parecía ya imposible incrustar temas a la altura de toda una leyenda como la suya.

URIAH HEEP
URIAH HEEP

Quedó patente en la primera parte del concierto que la banda puede colocar a la par viejas y nuevas canciones. Comenzaron con “Grazed By Heaven”, con Mick Box portando una elegancia y una chulería que a sus 71 años es digna de admirar. El guitarrista no destaca tanto por lo que toca, sino por cómo lo toca. Cada acorde es mágico en sus manos y además no deja de jugar con ademanes hacia el público, al que se metió en el bolsillo. El único miembro original de la formación está rodeado de una banda de músicos ante la que solo queda rendirse.

URIAH HEEP
URIAH HEEP

Bernie Shaw en su labor vocal y como frontman es puro carisma y calidad. No vimos flaquear su garganta en ningún momento, ni en clásicos como “Return To Fantasy” o “Too Scared To Run”, ni en los nuevos temas como fueron el homónimo “Living The Dream” o un “Take Away My Soul” que si no conociéramos a la banda podríamos confundir con uno de sus clásicos. Y es que creo que fue de los que momentos en los que el grupo brilló con mayor plenitud, siendo un tema del último disco el mejor reflejo del nivel de creatividad y de química que atesora en la actualidad.

URIAH HEEP
URIAH HEEP

“Knocking At My Door” constató la firme apuesta por su nueva obra, dando paso a un imperecedero “Rainbow Demon”, colocado entre medias de más nuevos temas como “Waters Flowin´”, que haciendo honor a su título fluyó creando un aura mística previamente a continuar con nuevas apuestas como “Rocks In The Road”, contrastando con el anterior por la fuerza hard rockera que transmite.

URIAH HEEP
URIAH HEEP

A partir de este momento sí que los clásicos alcanzaron protagonismo absoluto, comenzando por un “Gypsy” recibido con algarabía, seguido por un “Look At Yourself” que dio título a uno de sus álbumes más emblemáticos y donde la banda dio rienda suelta a los duelos solistas. Hubo un momento en el que se quedó en solitario el batería Rusell Gillbrook, entrando de nuevo uno a uno sus compañeros, con el bajista Davey Rimmer en primer lugar secundando a su compañero, luego Phil Lanzon con el teclado y finalmente Mick Box con la guitarra, terminando por entrar en duelo con la voz de Bernie Shaw que aceptaba el reto de emular los agudos sonidos de las seis cuerdas.

URIAH HEEP
URIAH HEEP

“July Morning” nos predispuso con su sensibilidad para el desenlace antes de los bises con “Lady In Black”, con guitarra y voz arrancando en solitario con ese íntimo acústico, pero con la sala convertida en un clamor en ese sencillo tarareo al que luego se fueron uniendo el resto de componentes.

URIAH HEEP
URIAH HEEP

Así se despedían, sin hacerse esperar lo gritos de beste bat. La ofrenda final para los presentes serían “Sunrise” y ese tema equiparable en su trayectoria a un “Highway To Hell” o “Smoke On The Water”, hablo de “Easy Livn´”, que marcaría el final de un concierto donde estos veteranos nos dieron una lección magistral inolvidable de pionero hard rock.

ANTONIO REFOYO (antonio@lamiradanegra.es)