GOTTHARD + ATLAS

GOTTHARD + ATLAS

30 – 10 – 09

Barakaldo (Rock Star Live)

GOTTHARD

En pocos años les hemos visto en multitud de ocasiones por estas tierras, pero Gotthard es uno de los grupos que nunca te cansas de ver. Desde que impactaran en todo el mundo con “Lipservice”, los suizos no han bajado el nivel de forma. Sus discos han seguido manteniendo el fuelle y nunca defraudan en directo. La última referencia del Metalway zaragozano fue tal vez la que más había aflojado, pero en esta ocasión una gira propia y el refuerzo de un nuevo trabajo que presentar eran alicientes importantes tanto para músicos como público. Por ello no es de extrañar que la Rock Star Live acogiera una entrada de cita importante en un día en el que Epica también actuaban en Bilbao. En Madrid la competencia la tuvieron con Over The Rainbow (que aquí los tendríamos al día siguiente) y de buena tinta se que también salieron victoriosos. A Gotthard todo le va rodado fruto del trabajo de todos sus años de carrera, llegando a ser a día de hoy uno de los grupos más grandes de nuestra música. En otros tiempos seguro que estarían tocando en grandes estadios.

ATLAS

Es un escenario propicio para cualquier grupo que tenga la suerte de telonearles, pero también con la responsabilidad de estar a la altura de las circunstancias. Y no estaba nada mal pensada la opción de Atlas, con la garantía de la experiencia de Manolo Arias, Angel Arias y Jose Martos, con Ignacio Prieto a la voz. La raíz de Niagara y mucha esencia del clásico heavy rock estatal que estos músicos pueden llevar a cabo con todas las credenciales.

ATLAS

He de admitir para ser sincero que en mi opinión el grupo cae en demasiados clichés tanto en el aspecto musical como en las letras de temas que dicen casi todo con sus títulos “Somos La Revolución” o “Generación” parece que los hubieran escrito ya muchos otros antes, hasta ellos mismos. Tampoco la balada “Demasiado Bueno Para Durar” nos saca de lo mismo de siempre, un amor fugaz al que añoramos; y aunque la banda nos la presentó como una de sus canciones más queridas, creo que por encima estuvo “No Necesito A Nadie”, que en esta descarga me pareció lo mejor.

ATLAS

La actuación gustó a un público que respondió entusiasmado a una banda a la que es agradable ver disfrutar. Después de su reciente periplo en Barón Rojo es una alegría ver musicalmente vivos a Jose Martos y a Angel Arias. De este último es del que más se acuerda la gente como demostró el estruendo del público al ser presentado. A ellos se les ve a gusto y muy contentos con este nuevo retoño de su carrera. Manolo Arias sigue con esos movimientos hard rockeros un tanto sensuales con una sonrisa constante, mientras que Ignacio Prieto es un frontman de facultades. Aún así, me quedo con su actuación de hace unos años con Eden Lost teloneando entonces a TNT en el Kafe Antzokia de Bilbao. Entonces le vi con bastante más chispa, aunque el tío no para y ya en los primeros temas estuvo rodando por el suelo. En algunos temas fuerza demasiado los agudos y su voz melódica la considero más aprovechable en terrenos hard rockeros.

ATLAS

La banda se encontraba agradecida de corazón con un público que había respondido ante todas las peticiones de acompañamiento. Esas ovaciones seguro que se las guardan de recuerdo, como el hecho de que hubiera bastante gente que se supiera las canciones. Evidentemente no son unos novatos, pero no siempre se apresura tanto el público a conocer estos proyectos. “2040” fue el tema con el que la banda se despidió de nosotros entre largos aplausos. Nos presentaron esta nueva andadura para ellos sin mirar atrás. Seguro que muy pocos pensaron que podría caer algún clásico de otros proyectos afines a estos músicos, una posibilidad que rehuyeron.

ATLAS

La buena sensación impresa en el ambiente tras Atlas fue abordada sin piedad por Gotthard, que desde muy pronto demostró que con ellos no existen dudas. Son fiables en directo como muy pocos grupos. Tanto que hasta demostraron que la sala Rock Star Live, a la que se le critica mucho la acústica, puede sonar como los ángeles. Podíamos apreciar nítidamente las guitarras, el bajo, la batería, el teclado y la voz de Steve Lee, además de un gran cantante un artista que solo con mostrar esa educada y segura media sonrisa ya enamora. Y encima seguimos sin encontrar ni una fisura en una de sus actuaciones. Si él ejerce de figura visible de la banda, no hay que dejar de destacar a ninguno de los miembros de Gotthard. La estabilidad de una formación da estos frutos que podemos vivir en sus conciertos. Eso lleva a que Freddy Scherer le dispute más solos a Leo Leoni en los temas del último trabajo.

GOTTHARD

La banda puede permitir basarse en el último álbum para encarar un directo sin que se eche demasiado en falta ningún clásico. Alternaron temas antiguos con nuevos y pudimos comprobar que funcionan temas como “Unspoken Words”, con el que explosionaron el escenario a base de sonido y luz. El juego de luces como fondo de escenario surtió efecto. A veces tampoco por la proyección de imágenes muy llamativas, pero sí sugerentes. Por ejemplo, ese rojo tras Leo Leoni en el espectacular solo de guitarra de “Firedance” ya era suficiente para que la Rock Star Live se convirtiera en un volcán en erupción.

GOTTHARD
GOTTHARD

Tampoco dejaron de lado su anterior obra de la que pronto cayó “Gone To Far”. Pero cuando ya nos dimos por bienvenidos al show fue cuando la sala comenzó a botar mientras Steve Lee saludaba de un lado a otro del recinto al ritmo de “Top Of The World”. Desde aquí ya pudimos comprobar que esta noche las gargantas de la gente estaban en plena forma, porque como una bocanada se percibía la llegada hasta los músicos de nuestros perfectos coros. “Need To Believe” demostró su emotividad en un directo antes de dar paso a la armónica de “Sister Moon”, antes de cuya interpretación Leo y Steve hicieron un pequeño juego entre guitarra y voz. El vocalista nos preguntó si nos gustaba el blues y comenzó a hacer sonar esas facilonas y agradables notas que dan paso a uno de los temas más queridos por todos sus clásicos seguidores.

GOTTHARD

Alguno podrá decir que tocar “Hush” ya es algo demasiado trillado para la banda, pero es que viendo la reacción del público si se la ahorraran ya no parecería un concierto de Gotthard. Solo le puede contestar en cuanto a entusiasmo “Lift U Up” colocada como siempre antes de los bises. Entre una y otra medio un trecho por el que el grupo siguió presentando nuevos temas como “Unconditional Faith” o “Right From Wrong”.

GOTTHARD

Lo más curioso fue el set acústico con unos solitarios Leo Leoni y Steve Lee frente al escenario. Un set que fueron eligiendo sus seguidores a petición de los músicos. No hubo dudas para muchos de que queríamos oír “One Life, One Soul” que fue la primera en caer. Esa dulce guitarra y esa voz al descubierto fueron un bonito regalo en mitad de la descarga. Después fueron elegidas “Angel”, “Heaven” y “Lonely People para marcar este momento íntimo del concierto. A Gotthard todo parece salirle perfecto en directo, pero lejos de esos milimétricos shows, estos parecen de lo más naturales. Solo hay que ver al bonachón Leo Leoni, que es uno de los músicos más naturales que puedas ver en escena. Pareciera que siempre está tocando en un pequeño garito para amigos.

GOTTHARD
GOTTHARD

En la fase de aceleración hacia el final hay que destacar un “All We Are” muy nítido a pesar de la velocidad que lleva. Esta noche el sonido no se embarullaría como ocurre en otras ocasiones. Tampoco ocurrió con “Shangri La”, ni con “The Oscar Goes To You” avanzando hacia ese mencionado hit llamado “Lift U Up”, con el que las últimas filas de la sala también saltaron. Podría ser el tema que pusiera fin a las noches con Gotthard, pero ya sabemos que ese papel lo cumple “Anytime Anywhere” que ocupó ese lugar después de otro vistazo a lo nuevo del grupo con “I Know You Know”.

GOTTHARD

Gotthard certificó una vez más lo que ya sabíamos. Y lo hizo con solo pisar las tablas, momento desde el cual no dejó de transmitir emociones a lo largo y ancho de su descarga. Cuando a una banda la has visto tantas veces siempre tiendes a comparar con otros conciertos y quien más quien menos llevaba en mente los conciertos de Santana 27 en Bilbao o de Fantasy Show Bike en Sestao. Cada uno que se quede con el que prefiera, pero seguro que nadie sale pensando que se va a perder la próxima ocasión. Gotthard siguen en la cima del rock contemporáneo y no parecen tener intención de bajar de ahí así como así. Nosotros señalamos en el mapa de Bizkaia otro rincón que ha sido tocado por la magia de los suizos. Cada vez que uno vuelve a verlos siente que está ante una banda capaz de hacernos tocar el cielo con nuestras manos.

Texto: ANTONIO REFOYO (antonio@lamiradanegra.es)

Fotos: MARI JOSE MARTIN (mari@lamiradanegra.es)