CRÍTICA: MARILLION – LIVE FROM CADOGAN HALL

 

MARILLION

(Live From Cadogan Hall)

8/10

 

 

Menudo marrón que tiene delante uno que, sin ser seguidor habitual de la banda, tiene el reto de criticar uno de los discos de Marillion. El caso es que, aunque empieces diciendo que no los aguantas y que sus últimas obras son ideales para dormir la siesta, estos clásicos británicos son, tras más de 30 años de carrera, un grupo que sigue arriesgando. Si después de escuchar “Less Is More”, un trabajo de calidad contrastada pero con una dificultad para el oyente más tradicional (incluso de Marillion) me hubieran dicho que editarían un disco en directo con toda esa obra completa no le hubiera dado el mínimo crédito. Pues he aquí que tengo en mis mano este “Live From Cadogan Hall” en el que el grupo no solo interpreta ese relajado e íntimo hasta lo más profundo “Less Is More”, sino que además versiona algunos de sus temas del pasado en formato acústico. No os voy a negar que dos horas en esta tesitura pensé que me iban a pasar factura, pero puse en riesgo mi integridad psíquica para poder escribir una crítica lo más fiel posible. Puede que esa integridad física haya sido dañada, que ha coincidido esta escucha con el momento psicológico adecuado o que simplemente le haya empezado a pillar el punto a esta etapa de la banda, pero le he sacado mucho jugo a algo tan simple y tan rico como esto. Lo de menos es más queda aquí justificado. El partido que se le saca en un trabajo de Marillión a cada acorde o cada arreglo de teclado es mucho más del que el común de los músicos pudieran conseguir, por muy lento que te parezca que se desarrolla todo o porque cuando consigues que tu corazón lata más despacio te permite apreciar todo con total claridad en esa desnudez.

No voy a negar que el primer CD, con “Less Is More” interpretado de principio a fin, es un tramo muy complicado si no entras en el universo paralelo de Marillion. Íntimo hasta límites en los que muchos dirán basta. Sin embargo, al igual que reconocí en la critica del disco, la genialidad es tal, la calidad de cada uno de los segundos de música es tan alta, que no queda menos que reconocerlo. Luego depende del momento que te pille puede que prefieras algo distinto a esto, pero te aseguro que en el día más estresante de tu vida llegas a casa, pinchas el disco y seguro que encuentras la paz. Además la espiritualidad que gana en vivo le da el toque exacto que tal vez en estudio le faltaba. Apenas si se oye el público en temas más destinados a escuchar en silencio y cerrando los ojos, pero se percibe y se siente ese susurro de calor que da aún más naturalidad a esta música. Temas como “Go!”, “Interior Lulu” o “Quartz” poseen una musicalidad mágica que demuestran la gran cantidad de matices que se puede sacar en este formato de una acústica y un teclado unidos.

El segundo CD cuenta con otros temas que en lo musical son insuperables. Desde “No One Can”, donde volvemos a comprobar cómo esos acordes no dejan de emanar con una claridad digna del manantial de agua más limpia. A partir de ahí se anima un tanto el trabajo con temas como “Beautiful”, donde empezamos a apreciar más de lleno que el público sigue hipnotizado a estos músicos indudablemente geniales. “You´re Go”, “80 Days” o “Gazpacho” suben un tanto el ritmo, porque la intensidad de Marillion, por muy profunda que sea, es igual de principio a fin. Hay que dejar que esto entre en ti sin ponerle obstáculos para apreciar todas la sensaciones que nos ofrecen. Terminan con un retazo eléctrico en “Three Minute Boy” con un solo de guitarra largo de un nivel de emotividad al alcance de los grandes maestros. 

Siempre han sido un grupo complicado, lo que a su vez les ha dado el reconocimiento de toda la crítica, pero en esta última época se están volviendo casi inalcanzables hasta para los que les han acogido desde sus primeros años. Puede que un argumento de esos seguidores de siempre valgan más que los que aquí expone un critico valorando con la objetividad que puede algo que entiendo verdaderamente difícil de coger. De hecho, no es un trabajo que recomiende a todo el mundo, ya que alguno me lo recriminaría, simplemente os digo que aquí hay una genialidad que demuestra la grandeza de un grupo que se escapa a las etiquetas, a los gustos predeterminados, al negocio de la música e incluso a ellos mismos; que luego cada uno asimile a su personalidad y a sus gustos personales una obra que huye de lo políticamente correcto con una pulcritud escandalosa. Para que entendáis mejor lo que digo este es el trabajo por el que una compañía discográfica en busca de pasta nunca apostaría. Grabar un directo con una obra reciente al completo, no excesivamente asimilada por los seguidores del grupo, no es el paso más lógico. Por suerte o por desgracia Marillion es una de las bandas más ilógicas sobre la Tierra y tienen el poder de hacer lo que quieran con su música. Qué importante es ser libre y qué pocos pueden considerarse como tal.

ANTONIO REFOYO (antonio@lamiradanegra.es)

INFORMACIÓN ADICIONAL:

Sello: EarMUSIC

Fecha lanzamiento: 18/02/2011 

www.marillion.com

http://es.wikipedia.org/wiki/Marillion

http://marillion.ter-steege.com/