CRÓNICA: PRAYING MANTIS + OXIDO

PRAYING MANTIS

 

PRAYING MANTIS + OXIDO

Domingo 29 de Mayo de 2022 – Sala Groove – Portugalete, Bizkaia

 

 

Es recomendable no desaprovechar las oportunidades que nos da la vida de ver a grupos míticos. Más si cabe cuando estos han quedado recluidos a un segundo o tercer plano de popularidad, lo que suele hacer más complicado que giren por aquí de forma asidua, a pesar de que para los más acérrimos seguidores del heavy metal seguro que son un grupo tanto o más representativo que los que han conseguido transcender más allá de un mero estilo o de un tipo de público.

OXIDO
OXIDO

Evidentemente, lejos de lo que ocurre con las bandas que llenan estadios, en la sala Groove de Portugalete se dieron cita auténticos seguidores del heavy metal para ver a uno de los grupos referentes de la NWOBHM. Sí, en aquellos años en los que se cocía aquel movimiento del que bandas como Iron Maiden o Judas Piet han quedado como dos de sus mayores estandartes hubo bandas que no le tienen por qué ir a la zaga en cuanto a calidad y que en un principio partían del mismo lugar. Y un ejemplo es Praying Mantis.

OXIDO
OXIDO

Para mayor regocijo de los amantes de los sonidos de los 80 los navarros Oxido harían las veces de teloneros. Y vaya si aprovecharon el tiempo que tuvieron sobre las tablas, aunque debieran dejar fuera muchos de los temas que tenían en su repertorio. Sus tres trabajos editados en una década han dado buenos frutos, como quedó plasmado en su actuación.

OXIDO
OXIDO

La banda defendió sobre todos temas de sus dos últimas obras, “Soñarás” de 2019 y “Soy La Tormenta” de 2021 con un arranque incluso 10 minutos antes de la hora prevista con temas como “Cicatrizaré”, “Caen Los Cuervos”, “Soy La Tormeta”, “Solamente Fuego” o “Te Quieren Muerto”. La esencia de heavy rock de los 80 queda patente en todos ellos. De hecho, si nos dijeran que son un grupo que llevan en activo desde entonces nos lo podríamos creer. Respiran aquella esencia por los cuatro costados, pero estamos ante una banda surgida en 2012, aunque con componentes veteranos procedentes de otras formaciones.

OXIDO
OXIDO

Con muy buena conexión con una concurrencia entre la que se encontraba un buen número de seguidores conocedores de su trayectoria la banda continuó con temas como “Mal Vino”, “Que Duela” o “Gris”, reservándose para el final su himno “Oxidados”, destinada a esos rockeros por los que va pasando el tiempo. Pero ya sabemos que lejos de oxidarse hay cosas que ganan sabor con el tiempo, y aunque no hablemos de unos clásicos si hablamos de un grupo que tiene todo ese sabor que en pleno siglo XXI adquiere un gran valor para los más fieles a la tradición cuando se practica con esta pasión y autenticidad.

OXIDO
OXIDO

Praying Mantis venían a Portugalete con un nuevo trabajo discográfico de título “Katharsis” bajo el brazo. Un nuevo disco que se edita bajo el sello Frontiers, lo cual denota la derivación más cercana al hard rock melódico que la banda ha venido teniendo en los últimos años, con el buen resultado que se ha plasmado en ese nuevo trabajo que quedaría representado en este directo únicamente por el tema de apertura «Cry For The Nations».

PRAYING MANTIS
PRAYING MANTIS

Porque la banda dejó patente desde el principio con el clásico “Praying Mantis” que no iban a faltar temas por los que han pasado ya hasta cuatro décadas, como en este caso, o el del siguiente “Panic In The Street” de su debut de 1981 “Time Tell  No Lies”. El tiempo no miente y nos dejó patente con el buen sonido con el que contó la banda, que hoy estábamos ante uno de los tesoros un tanto escondidos del heavy metal.

PRAYING MANTIS
PRAYING MANTIS

Por su parte, el público supo responder a la buena labor de una banda que si bien viene comandada por los hermanos Tino y Chris Troy en guitarra y bajo, respectivamente;  en el escenario contó con un vocalista que supo liderar la actuación. Espectacular la voz de Jhon Cuijpers, como pudimos apreciar en un “Highway” que nos trajo a una época más reciente.

PRAYING MANTIS
PRAYING MANTIS

Entre temas clásicos cabe destacar el brillo de “Keep It Alive”, homónimo de su disco de 2019, con un trabajo de coros espectacular por parte de todos los componentes  de la banda, arropando a su protagonista vocalista, que sería especialmente ensalzado por sus propios compañeros en la balada “Dream On”.

PRAYING MANTIS
PRAYING MANTIS

En ese momento ya intuíamos que la actuación no iba a ser excesivamente larga, aunque sí que veríamos a una banda tremendamente brillante. Y es que hay que reconocer que los años no pasan en balde y hay veces que podemos excusar que una banda que quiere permanecer días y días en la carretera se reserve con conciertos algo más reducidos de tiempo. De lo contrario, todo puede pasar factura.

PRAYING MANTIS
PRAYING MANTIS

En cualquier caso el repertorio tuvo de todo, representando viejos, no tan viejos y nuevos temas, con espacio para balada como la anterior o temas tan enérgicos como “Time Sleepping Away”, que inició un momento de la actuación muy intenso al que se unieron los clásicos “Captured City” y “Lettig Go”.

PRAYING MANTIS
PRAYING MANTIS

Aparentemente hubiera sido el momento de marcharse del escenario y volver a subir, pero una vez más vimos a una banda ahorrándose el trámite para seguidamente brindarnos una versión emocionante de “Simple Man” de Lynyrd Skynyrd” a la que unieron de una manera diría que casi improvisada tras un gesto afirmativo del vocalista el “Don´t Believe A World” de Thin Lizzy.

PRAYING MANTIS
PRAYING MANTIS

Con la sala admirando la voz de Jhon Cuijpers y la categoría del grupo que pudimos disfrutar esta noche Praying Mantis nos ofreció el gran himno “Children Of The Earth”, coreado por todos. Colofón de oro a un concierto donde la banda dio sobradas muestras de un gran talento en su actual formación, capturando la esencia de una carrera de 45 años en un comprimido espacio de tiempo que se pudo hacer corto, pero con un brillo que nos supo a gloria.

Texto: Antonio Refoyo (antonio@lamiradanegra.es)