CRÍTICA: BLACKHEARTH – THE WRATH OF GOD

 

BLACKHEARTH

(The Wrath Of God)

9/10

 

 

Después de un debut que fue algo más que prometedor Blackhearth nos ofrecen su segunda referencia bajo el título de “The Wrath Of God”, donde se deja notar que tomaron buena cuenta de lo que querían apuntalar con respecto a su debut, ofreciendo un redondo disco de heavy metal tradicional con una producción actual. Tambien han avanzado en cuanto a las influencias que reflejan en su sonido. Si bien siguen presentes grupos como los Black Sabbath, sobre todo de la época de Tony Martin, o King Diamond. Este disco refleja influencias más modernas que los hacen más actuales y que los emparenta con bandas como Nevermore o Iced Earth. Influencias que en su debut pasaban más desapercibidas.

Contar para el disco con Tim “Ripper” Owens también es un reflejo de esas influencias, Me vienen también a la mente escuchando el homónimo tema del disco en el que colabora el ex de Iced Earth o Judas Priest bandas como Sanctuary. Un tema puramente metalero, afilado y potente que nos saca de la mayor densidad y oscuridad que tenían de forma general los temas de su debut. Por cierto, que si bien menciono la colaboración de relumbrón no hay que dejar de lado un solo destello de calidad expuesta por todos los músicos en este disco. Alain Concepción ha encontrando el punto que a mi modo de ver no acabó de encontrar en el debut. Aquí creo que hay un equilibro perfecto entre sus registros más limpios y rasgados, con una forma mucho más envolvente de ejecutar su función y que, entiendo, se acopla de lleno a lo que requiere Blackhearth.

Y tampoco hay que dejar de lado a Jorge Sánchez en el bajo, que encuentra un papel muy protagonista entre las guitarras de Endika Ortega y Alex Hernández. Empastadísimo y versátil trabajo el de los tres. Con Asier Larrea marcando el tempo dispar de unos temas que reflejan mucha más variedad que su trabajo de debut. El empuje y la fuerza que le da a cada tema es brutal. Mérito también de una producción de lujo por parte de Pedro J. Monge, que ha colaborado con un solo en el inicial “Betrayal”, uno de los cortes donde también Julio Veiga con el teclado entra más en el plano solista en contestación al solo del guitarrista de Vhäldemar. Hay algún tema mas donde el teclado destaca en esa faceta, demostrando la tremenda calidad del teclista de Blakhearth, que de forma general cumple una función también fundamental en la creación de la atmósfera oscura que caracteriza al grupo y también con ciertos arreglos que hacen que el disco adquiera elementos para ir descubriendo con sucesivas escuchas.

Este tema de inicio con el siguiente “Into The Unknown” son dos buenos ejemplos del corte metalero más actual que llevan los temas de la banda. Algo que se mantiene en otros temas como “Rotten To The Core”. Sin embargo, el grupo  no pierde su esencia con la oscuridad de “My Bornless Child” o “Nothing But Dust”, más atmosféricos. En un medio camino se encuentra “This World”. Un tema contundente y penetrante a la vez, con una parte incluso susurrante a lo largo del solo que crea un misticismo muy especial.

Temas como “The Belief” o “Reaching The Shore” son un puente perfecto entre la evolución de su anterior obra y este nuevo disco, que se cierra con un tema más progresivo como “Banished Forever”, muy currada a nivel de composición y dejando poso para acabar la escucha con una gran sensación. La que se labra un disco de heavy metal con muchos lazos hacia el pasado, pero también con mucha personalidad propia y una pegada muy actual. Un disco en el que considero que Blackhearth dan un salto enorme con respecto a un debut que ya era completamente recomendable. Ahora mismo ya diría que si te gusta el heavy metal, con todas las letras, al menos deberías conocerles y no dejar de darle la oportunidad a este “The Wrath Of God”. No creo que te arrepientas.

ANTONIO REFOYO (antonio@lamiradanegra.es)

Sello: Rock CD Records