CRÍTICA: AMAHIRU – AMAHIRU

 

AMAHIRU

(Amahiru)

8´5/10

 

 

El exbajista de Dragonforce debió conocer a la guitarrista nipona Saki en una gira con la que entonces era su banda hará cosa de cinco años. Probablemente sin saberlo entonces surgía el germen de los que a la postre será Amahiru. Un curioso nombre que Frederic Leclerqc explica que viene de un sueño en el que firmaba un contrato con una banda que se llamaba Amahiru, cuyo significado desconocía, sabiendo después que hamahiru es trece en euskera, número que se repetía constantemente en su sueño. Por estrambótica que sea la historia el caso es que aquí encontramos una sorpresa para amantes del heavy metal melódico, con tinte desde el power hasta el thrash mental o el hard rock. Incluso podemos encontrar otro tipo de pinceladas en un trabajo muy versátil y colorista que no te vas a aburrir de escuchar.

Nos descubre a una guitarrista solista sensacional. Y es que el despliegue en este aspecto de Saki junto a Leclercq, que se hace cargo también del bajo, a lo largo del disco es espectacular, contando en la filas del grupo con otros músicos contrastados como Coen Janssen de Epica en los teclados y Mike Heller de Fear Factory o Raven en la batería, siendo más desconocido el cantante Archie Wilson, que en cualquier caso desarrolla un excelente papel amoldándose a registros más o menos agresivos a lo largo de la obra.

El disco cuenta con temas que pueden recordar a la época de Dragonforce como “Vanguard”, o canciones que llevan una línea más moderna, con los marcados ritmos de “WTTP”, mientas que hay cortes más contundentes y agresivos como “Hours”. Le da una riqueza tremenda al disco un tema como el instrumental “Ninja No Tamashi”. No es el único instrumental de la obra, ya que también tenemos “Waves”, pero concretamente el primero tiene un guiño también folk para que al disco no le falte de nada. Y también es completamente destacable la colaboración de Elyz Ryd de Amaranthe en el melódico y progresivo “Lucky Star” y la doble versión que hay de otro tema tan completo como “Bringing Me Down”, contando en la segunda de ella con la colaboración de Sean Reinert. El bonus track de “Zombie” es un tema en el que juegan de nuevo con tesituras más modernas y experimentales, aunque con lo abierto que es el estilo que aquí nos proponen dejan abierta la puerta a hacer prácticamente lo que quieran.

El caso es que es un trabajo que gustará a los amantes de las guitarras tradicionales y heavies, solo que amoldándose a terrenos diferentes en cada corte. Amahiru nace como un grupo con mucha libertad, pero a su vez hay un hilo que lo une todo y nos recuerda al pasado de sus integrantes en otras formaciones, solo que con una tormenta de ideas que aportar al presente y al futuro del heavy metal.

ANTONIO REFOYO (antonio@lamiradanegra.es)

INFORMACIÓN ADICIONAL:

Sello: Ear Music / Edel Family Member