CRÍTICA: INJECTOR – HUNT OF THE ROWHEAD

 

INJECTOR

(Hunt Of The Rowhead)

8/10

 

 

Si esta banda cartagenera ya venía desde tiempo atrás haciendo ruido con discos como “Black Genesis” o “Stone Prevails”, con este tercero consolidan un estilo suficientemente propio como para dejar de lado algunas comparativas con alguna otra banda. Es decir, que a mi modo de ver este disco les hace ser una referencia del presente del metal. La clave está en haber conseguido unir con diferente alternancia el thrash metal del que provenían con un heavy metal más estándar, aunque sin rechazar algunos elementos más modernos ni rehuir de un rock más básico y visceral. Y es que el disco tiene un instinto muy macarra, pero eso no les impide tener una elaboración que les hace contar con temas bastante extensos y con diferentes matices, de gran elaboración, pero sin perder frescura.

Ese instinto asesino queda patente en el aplastante “March To Kill” con el que abren el disco. Un corte muy thrash, aunque con mucho más que un encasillamiento en un estilo. Mas metal contundente tenemos en “Unborn Legions”, antes de pasar a un corte de tesitura ya un poco diferente como “Into The Black”, con un estribillo más limpio y menos agresivo, jugando con derroteros de un metal más actual. “Dreadnought Race” tiene un entrada muy a lo Manowar, rescatando un espíritu de metal más puro, siempre con una agresividad muy thrash, ritmos cambiantes y unas guitarras que se acoplan a la base rítmica para poner a prueba tus cervicales. “Rhythm Of War” es un paso hacia terrenos más elaborados y casi progresivos. Un tema extenso con demasiados elementos como para utilizar una sola etiqueta. “Arcane Soul” encara la segunda parte del disco incrementando la carga de agresividad, aunque con una cantidad de matices que dejan a las claras lo pulido y elaborado de todo el disco. Además el sonido hace que se aprecie perfectamente cada elemento de la obra. “Feed The Monster” es uno de los cortes más directos del disco, dando paso a un sofisticado instrumental que nos lleva con maestría por diferentes tesituras. Y cierran con “Boundbreaker” un tema que puede resumir todo lo que es Injector a lo largo de este disco. Un grupo que encuentra un estilo cohesionado en diferentes puntos entre el espacio que une o separa (según se mire) el thrash y el heavy metal. Todo ello sin ningún tipo de reparos a la hora de elaborar unas canciones con mucha agilidad rítmica, pero tremendamente robustos.

Los pilares del estilo propio de Injector se expanden a la vez que asientan en este tercer largo, ofreciendo un trabajo sólido con mucho que decir en el presente de nuestra música y abriendo un futuro muy interesante para la banda.

ANTONIO REFOYO (antonio@lamiradanegra.es)

INFORMACIÓN ADICIONAL:

Sello: Art Gates Records

MIEMBROS

Daniel “MVN” – Voz & Guitarras

José Angel“Mafi” – Voz & Bajos

Danny B – Guitarras
Anibal – Batería

Fecha de edición: 18 de diciembre de 2020