CRÍTICA: SLAVEDOWN – THE ENEMY INSIDE

 

SLAVEDOWN

(The Enemy Inside)

9´5/10

 

 

Pienso que no se valoró como se merecía el homónimo debut de estos catalanes editado en 2018, algo que denota el poco caso que se le hace a la buena música en este país. Una banda que surge con componentes veteranos y curtidos en muchas batallas, habiendo pasado por nombres tan míticos como Santgraït, Aspid o Rockzilla, como ocurre en el caso de su vocalista Marc Corso; bien merecería ya de por sí ser tenido en consideración. Además la banda se conforma con otros tremendos músicos como el batería Big Villano, el guitarrista Andreu Runo y el bajista y productor Sue Gere. Un cuarteto donde confluyen diferentes generaciones, pero donde el denominador común es el nivel de calidad y la experiencia.

Pues si ese primer disco no se valoró lo suficiente que no se haga con este segundo “The Enemy Inisde” ya sería sangrante para nuestra música, porque no me cabe duda de que estamos ante uno de los mejores discos editados en los últimos tiempos. Un trabajo difícil de calificar, aunque marcado por el grosor de su sonido, lo cual le puede dar un toque muy stoner con mucho grove, marcado a su vez por el thrash crudo de los 90 y bastante raíz del hard rock de los 70.

Cabe destacar lo aguerrido e impactante del sonido sacado de los estudios Hybrid Recordings con el propio Sue Gere como productor. El resultado es un trabajo impactante que conjuga a la perfección la naturalidad de las clásicas producciones con el impacto del metal más moderno, conformando un estilo suficientemente libre y personal. Es por ello que los 8 temas del disco no dejan de sorprendernos, con una ferocidad que se convierte en marca de la casa, pero jugando con ritmos e intensidades que denota la madurez de unos músicos en pleno control de este desarrollo emocional.

Sí que es verdad que hay tendencia a los ambientes densos, con los riffs de bajos y guitarra muy acoplados a la propia voz de Marc, como bien se refleja desde que entra “S.I.R. (Slave I Remain). Gran entrada que da paso a uno de los mas representativos y redondos cortes como “Come And See The Mosnter Rise”. Un claro ejemplo de la forma en la que el grupo es capaz de construir canciones en constante ebullición, que no dejan de mostrar inspiración en cada nuevo pasaje.

“Not To Fall Back Again” tiene unos destellos más cercanos al rock industrial. Y es que partiendo de las raíces del hard rock Slavedown toca de lleno el metal más contemporáneo. Y continuamos sin descanso en cuanto a la imaginación expuesta en el disco con “You Can´t Have It Anymore”, un tema envuelto por el protagonismo del bajo, que hace las veces de apertura y cierre con mucho contenido entremedias.

“Poison As Cure” es de las mas trepidantes de la obra, más machacante y próxima al thrash de los 80, con mas nervio y con menos pausa, enlazando con “Deliver Us From Evil” antes de caer en la profundidad de un tremendo  “Sharing The Cross”, muy marcado por el sonido de Black Sabath, con cierto deje sicodélico y pasando por muy diferentes capas. La calma aparente se acaba rompiendo por unos riffs que harán temblar tus tímpanos. Tras ello el punto y final a un gran trabajo no podía menos que seguir siendo presidido por esos riffs inmensos, mezcla de adrenalina y profundidad, de “Forgiveness”. A ellos se acopla como un guante una corrosiva voz capaz de adherirse a todo tipo de superficie y una batería explosiva. Simplemente magistral en todos los aspectos.

ANTONIO REFOYO (antonio@lamiradanegra.es)

INFORMACIÓN ADICIONAL:

Sello: La Familia Revolución