CRÍTICA: DARK TRANQUILLITY – MOMENT

 

DARK TRANQUILLITY

(Moment)

8/10

 

 

Una banda en constante evolución como Dark Tranquillity da pie a diferentes opiniones de cada uno de sus discos. “Moment” ha sido editado en un momento delicado para la formación con la salida del grupo de sus guitarristas Martin Henriksson y especialmente Niklas Sundin (miembro fundador de la banda), entrando en su lugar dos músicos contrastados que ya habían colaborado con la banda en directo como Christopher Ammot (exArch Enemy, ex Armageddon) y Johan Reinholz (Andromeda, Nonexist, Skyfire). Cierto es que probablemente ellos no hayan aportado demasiado a la composición del disco, pero más allá de cambios bruscos el grupo acostumbra a continuas evoluciones que no suelen dejar indiferente. Y este “Moment” no ha sido una excepción.

Estamos ante un disco con un sonido de lujo, desgarrador en los momentos más death, con riffs aplastantes, pero con un sentimiento más atmosférico y gótico de lo que tal vez muchos acérrimos desearan. No obstante, es una continuación lógica de “Atoma”. De hecho, la banda conjuga las melodías vocales limpias con la agresividad en diferente proporción a lo largo de los temas.

A mi modo de ver si escuchas el trabajo sin prejuicios o si estás entre los seguidores cuya mente ya ha sido trabajada por parte de un grupo que cada vez busca una mayor apertura estilística sin perder la esencia del death melódico del que siguen siendo abanderados y que de manera inteligente no abandonan, aunque disten mucho de anclarse en él, no solo no te defraudará, sino que podrás comprobar que es un gran disco al que no le faltan ramalazos de death metal melódico algo más puro como los “Phantom Days”, aunque en cortes mucho más oscuros y atmosféricos como “The Dark Unbroken” iremos comprendiendo el derrotero que va a ir tomando la obra, con los teclados muy presentes para acrecentar ese alma cada vez más gótica de la banda.

Otro ejemplo de ello sería “Eyes Of The World”, aunque si bien hay un espíritu que engloba el disco como un todo no deja de haber retazos más furiosos como los de “Ego Deception”, que puede que guste más a los viejos seguidores del grupo si es que no se han desconectado de la actualidad Dark Tranquillity y son capaces de abrir la mente de la misma manera que los suecos van abriendo su propuesta musical. Una propuesta que sigue manteniendo una raíz que les dota de una personalidad propia, pero con una inquietud que les hace seguir aportando novedad en cada disco. Algo que no todos los grupos saben hacer con esta coherencia, pese a que suscite diversidad de opiniones y rechazo entre los que prefieran algo más cercano a un death melódico más primigenio. Sin prejuicios, personalmente me parece un colosal disco intachable en composición y producción.

ANTONIO REFOYO (antonio@lamiradanegra.es)

INFORMACIÓN ADICIONAL:

Sello: Century Media