CRÍTICA: EVIL SEEDS – THEORY OF FEAR

 

EVIL SEEDS

(Theory Of Fear)

8/10

 

 

Aunque hablamos de una joven banda hay que destacar la trayectoria ya larga de esta banda vizcaína formada en 2008. Por el camino nos han dejado un debut en el ya lejano año 2010 de título “At The End Of Ruin” y un EP en 2016 de título “From The Abyss”. En los últimos años se han dejado ver bastante en directo, ganando tablas en cada concierto hasta el punto de ser un punto muy fuerte para la banda donde los seguidores se rinden ante ellos. Acostumbrados a sobreponerse a múltiples cambios de formación su consagración definitiva llega con este cañonazo de heavy metal llamado “Theory Of Fear”. Fraguado en Cromaticity Estudios durante una pandemia cuya huella parece reflejarse de forma accidental, o no, en la portada y en el título de la obra. El sonido sacado junto a Pedro J. Monge es el ideal para un grupo de heavy metal sin edulcorantes, que bebe de las fuentes más clásicas pero que incorpora elementos más duros del thrash y también de un metal más actual. Si bien los agudos de Roma en directo siempre me llevaron a compararlos con los Judas Priest del “Painkilller” o de la época de Tim “Ripper” Owens en la banda, en estudio y con este sonido Nevermore se me antoja una influencia más acertada para ellos.

Más allá de influencias hay un nivel de calidad tremendo para facturar este tipo de metal, donde un vocalista portentoso hace alarde de potencia tanto en los registros más aguerridos como en los agudos que no faltan y donde se siente comodísimo. Pero aparte de eso hay unas guitarras que te aplastan la cabeza con cada riff, saben resultar contundentes o punzantes y afilados como el acero, el bajo es un alarde de agilidad para la banda y la batería da versatilidad y una necesaria potencia al trabajo para que todo vaya compacto. Así que tenemos cañonazos como los que abren la obra “King Of The Ring”, “Stronger”, con espectacular solo de Pedro J. Monge, e “Inside The Viper´s Nest”, que con ese marcado ritmo es una auténtica apisonadora, pero sobre ello la banda crece con elementos que les hacen resultar tan directos como técnicamente interesantes.

Dentro de un heavy metal que no busca tres pies al gato Evil Seeds es capaz de dar mucha variedad en cada tema y nos adentramos en temas ya con una mayor profundidad como el homónimo “Theory Of Fear”, con una mayor duración o “Against All Gods”, con un gran solo de guitarra. Y para profundidad la del oscuro y bastante deudor de Black Sabbath “No Plan B”, que en un disco ajeno a baladas podría ser el tema pausado, pero no deja de resultar duro ya que además acaba por estallar en el segundo tramo. La visceralidad de cortes como “Layers With Blood” y “To Hell With  It All” hacen que el trabajo no decaiga en ningún momento, con un final un poco diferente que le da la guinda definitiva como es el elaborado “Lover Of Death”, que te deja una última impresión de lo más completa. Demostrando que su fidelidad no significa inmovilismo.

No deja de ser heavy metal de toda la vida, pero facturado con entereza por una banda con cualidades para ello, con un sonido demoledor y un tinte actualizado que le da un mayor asentamiento en los tiempos que corren. “Theory Of Fear” ya suena a presente del metal en el sentido más puro del término. A la espera de que las condiciones permitan que Evil Seeds arrase en sus directos y con las puertas del futuro abiertas para seguir detonando en nuestros oídos con la fuerza metalera plasmada en este redondo.

ANTONIO REFOYO (antonio@lamiradanegra.es)