CRÍTICA: HILOTZ – ASKE

 

HILOTZ

(Aske)

8/10

 

 

Tras algunos cambios de formación Hilotz nos sorprendieron evolucionando del trhash algo más tradicional de su primera demo a un estilo matizado por el black y con unos tintes más extremos en su debut “Giza Ankerkeria” de 2016. Y ahora, cuatro años después, afianzan esa evolución con un disco donde más allá del metal extremo tampoco se le debe poner una etiqueta concreta, puesto que lo mismo te aplasta con riffs thrash, que te hiela la sangre con el desgarrador registro vocal tan black metalero, como te acuna con algunas melodías muy propias del metal sueco.

El disco gira en torno al concepto de la libertad, comenzando con el propio tema homónimo de larga duración, con un tinte muy atmosférico y muy representativo del estilo que Hilotz viene fraguando. La agresividad se dispara en “Pertsona Terrorista”, con un registro muy desgarrador. Dentro de ese caos son capaces de meter guitarras llenas de armonía, con solos que encajan en medio de la tormenta sonora que estos chicos crean.

“Sinisten Dut” es uno de los mejores ejemplos de unión entre melodía y agresividad, con algunos arreglos de teclado que pueden adornar en un momento dado semejante rabia. “Ahuen” deja bien a las claras la variedad que el disco nos va a ofrecer, con tempos muy variables y sin necesidad de pisar constantemente el acelerador. Incluso la banda puede sorprender en algunos momentos con acústicas que nos hacen asomar un poco la cabeza por encima del infierno que ellos crean. Es solo un reposo. Porque “Hiltegira Bidean”, tiene ritmo frenético y es de los que más hará despeinarse a sus seguidores, sobre todo en los conciertos donde me lo imagino espectacular.

En “Izua Su” o “Zurrunbiloa” nos dejan en el aspecto instrumental guiños más del heavy metal tradicional, aunque la voz sigue con ese desgarro habitual, siempre tendente a ese tono agudo y desquiciante. También se atreven con algunos guiños algo más progresivos en temas como “Diktadore Zintzoa”. Por otro lado “Ezin Du” es pura intensidad condensada para ser expulsada con la mayor fuerza posible, enlazando con el demoledor “Betirako Atsedena” y dejando como colofón el instrumental “Agur”, con un guiño al aurresku que a forma de despedida da otro punto autóctono muy especial al margen del idioma.

Un disco muy recomendable si os gusta el death melódico, con agresivos riffs thrash y una voz desquiciante que le da un punto black. En conjunto un trabajo conceptual excelentemente hilvanado y que remarca la evolución y la personalidad de Hilotz en nuestro panorama metalero actual.

ANTONIO REFOYO (antonio@lamiradanegra.es)

INFORMACIÓN ADICIONAL:

Sello: Maldito Records