CRÍTICA: H.E.A.T. – II

 

H.E.A.T

(II)

9´5/10

 

 

Para nada me decepcionaron sus anteriores trabajos más experimentales porque he de reconocer que aunque me gustaran los primeros discos de H.E.A.T tampoco me acababan de convencer. Siempre me había faltado ese  toque de personalidad, aunque la banda siempre ha sonado de cine. Pues resulta que me llega este “II”, que en realidad es el sexto álbum de los suecos, su mejor disco hasta la fecha para quien suscribe. Un disco que desde que entra suena a algo grande con un “Rock Your Body” que se convierte en un clásico moderno del hard rock. Tiene una potencia que la banda probablemente nunca haya llevado hasta ese nivel, unos teclados sublimes unos riffs que te aplastan, un estribillo que se te clava a fuego y una voz que sobrevuela con la potencia que el corte requiere. Un fuerte inicio que entronca con un “Dangerous Ground” que mantiene esa pegada. Se trata de un corte de hard rock que puede llegar a gustar a los más duros del lugar, otro himno con unos coros memorables. Más propio del hard rock melódico con el que asimilamos a la banda es “Come Clean”, un tema con una nitidez sonora que deja completamente al descubierto la calidad del grupo. Con los teclados ocupando un lugar importante se abre paso “Victory”, que se acerca al power, para dar paso dentro de su propio estilo a otro corte que aporta variedad a un disco que crece cada vez que la banda aporta un nuevo tema que no deja de ofrecer alicientes. Así el hard rock de marca ochentera, aunque de esencia actual “We Are Gods” es un nuevo espaldarazo para que la escucha siga haciéndose no solo amena, sino emocionante.

Me parece un poco más previsible “Adrenaline”, aunque a muchos gustará lo pegadiza  que es. “One By One” es otro tema que engancha, con una melodía en el estribillo que entra como la seda, con un vocalista absolutamente enorme. “Nothing To Say” es un tema melódico que aporta un nuevo viraje para que la escucha no caiga en la repetición en ningún momento, algo de lo que otros grupos de este estilo suelen pecar, continuando con esa tónica con el medio tiempo emocionante “Heaven Must Have Won An Angel”. “Under The Gun” retoma el pulso del hard rock potente más identificativo de la banda y cierran con un “Rise” cargado de matices para que una escucha de por sí tan completa tenga un final a la altura de una obra muy grande para los amantes del hard rock.

H.E.A.T debe aumentar con este disco un prestigio que de por sí ya tenían suficientemente ganado.

ANTONIO REFOYO (antonio@lamiradanegra.es)

INFORMACIÓN ADICIONAL:

Sello: Ear Music