CRÍTICA: GÁNDARA – GÁNDARA

 

GÁNDARA

(Gándara)

7/10

 

 

Tras la separación de Celsius tuvimos oportunidad de ver en directo un proyecto llamado Kunashir que tenía bastante buena pinta. Sin embargo, parece que aquel grupo se quedó ahí, siendo ahora este que nace llevando el apellido del que fuera guitarrista y vocalista de Celsius, un segundo intento de dar vida a una nueva banda donde parte de lo que fue aquello se reconvierte ahora en algo más personal donde David Gándara comanda una nave en la que encontramos otros nombres que le acompañaron en Kunashir como Ibon Jordan o Jagoba Ormaetxea.

El grupo nos ofrece 6 temas de puro AOR donde sobresale la personalidad en la voz de un Gándara que nos recuerda irremisiblemente a su antigua banda. Y es que su registro personal lleva marca propia, pero la diferencia es que en ese caso se ha decantado por temas con una dirección más accesible, sin que Celsius fuera una banda de tendencia excesivamente dura. Pero si de lo que se trata es de hablar de calidad en estas canciones la hay, como también hay un sentimiento que te erizará el bello en algunos momentos.

Sin ir más lejos el arranque con “Génesis” tiene un riff muy sencillo y un ritmo muy constate y que te atrapa, pero juega con unas melodías vocales excelentemente desarrolladas  y un texto que tal vez sea autobiográfico que podrás adaptar a una situación personal sin dificultad. Más envolvente resulta un emocionante “Creer”, con un estribillo remarcado con un gran trabajo de coros. Aun más intimista puede resultar “102”, tema de pura sensibilidad AOR. Prima la voz y las melodías, pero hay detalles en arreglos muy enriquecedores. Así por ejemplo “El Tiempo Se Acabará” lleva un trabajo de estudio importante, con un sonido muy sintetizado acompañando todo el tema. Algo de ello se queda en “Una Imagen Que Borrar”, pero compaginado con una base más orgánica. Cerramos este círculo de 6 temas con “A Ciegas”, que hace honor a la sencillez con la que ha arrancado este proyecto donde Gándara plasma un puñado de sensaciones de una manera muy sincera, con una elegancia natural que convierte este trabajo en una delicia para los amantes de un AOR apasionado y con nivel en cada nota que acompaña a su voz.

ANTONIO REFOYO (antonio@lamiradanegra.es)