CRÍTICA: JUAN SAURÍN – SUPREMACY

 

JUAN SAURÍN

(Supremacy)

9/10

 

 

Poco a poco este chico se debe abrir paso en el mundo de la música de una manera brutal. Su calidad no pasa desapercibida. Y no me refiero a que vaya siendo un tipo respetado que trabaje con otros artistas, algo que ya hace, sino a que se reconozca su carrera en solitario que con este “Supremacy” ya cuenta con tres discos de órdago para cualquier amante de la guitarra.

Este en concreto es un disco enteramente instrumental, prescindiendo de las colaboraciones que tuvo en sus anteriores trabajos, pero pese a no contar con textos estamos ante una obra conceptual que con notas musicales trata la falsa supremacía del ser humano. Tras una intro cautivadora como es “Ex Nihilo” el disco se abre fuerte con un tema tan progresivo como “Greed And Fear”. Tanto a nivel compositivo como en cuanto a transmisión de emociones se ponen las cartas sobre la mesa. Juan Saurín es un virtuoso que no esconde ese virtuosismo, pero no hace un disco para músicos, sino un trabajo que te toca el alma. Su guitarra es capaz de transmitirte en cada pasaje lo que pretende.

“Change Nothing” es un tema duro, con algún filo prácticamente thrash, pero el guitarrista no se encaja en un terreno más allá del heavy metal con todas la letras. Pero entendiendo esto desde un punto de vista muy abierto, que lo mismo toca la fibra sensible de “Weak And Tired” que nos da paso a otra fase del disco, con la emoción a flor de piel en “Carpe Dying”, donde se respira algo de melancolía. Tan agónico como pretende el músico es “The Last Call”, mientras que “Pure Love” es una balada que no necesita letra para decir todo lo que dice. No es por ser hortera, pero una balada que hace honor a la fama de las baladas clásicas del heavy metal, solo que llevada a cabo por un guitarrista con una personalidad propia que se adapta a los actuales tiempos perfectamente. Por lo que he leído por ahí habla del amor incondicional de los animales, aunque la podrás llevar al terreno que te lleva la imaginación.

La caña vuelve a la palestra con “Reality Check”, que nos va llevando por diferentes pasadizos con una guía magistral como es la guitarra del murciano. La obra se termina con el halo de luz que supone “…Nihil Fit”. Pero aun nos deja dos bonus tracks Juan Saurín en este trabajo que nos muestra otra de sus facetas como es la sinfónica, con los temas recogidos en directo con la banda sinfónica Asociación de Amigos de la Música de Yecla, aparecidos ya en formato digital, como fueron los recogidos originalmente en su anterior disco de estudio “Human”, “Mar” y Éxodo”. Huelga decir que la adaptación es espectacular.

En definitiva, un disco instrumental con la guitarra como protagonista que no creo que tenga que envidiar nada en este aspecto a nada que se edite en esta misma línea venga de donde venga y venga de quien venga. Puede que en esto este ya todo inventado, pero Juan Saurín aporta su propia personalidad con su guitarra. Técnica tiene para hacer todo lo que quiera, sin olvidar jamás de ponerlo al servicio de la transmisión de unas emociones e incluso siendo capaz de narrar una obra conceptual sin palabras, pero diciendo mucho más de lo que dicen estas.

ANTONIO REFOYO (antonio@lamiradanegra.es)

INFORMACIÓN ADICIONAL:

Sello: Maldito Records