CRÍTICA: STATUS QUO – BACKBONE

 

STATUS QUO

(Backbone)

7/10

 

 

 

No soy uno de esos puristas que piensan que una banda deba poner fin a sus días cuando van despareciendo miembros claves en la formación. De ser así, la gran mayoría de bandas serán flor de un día cuando todo un trayecto vital acaba siendo una sucesión de épocas. Épocas que acaban marcando la vida de una persona hasta el final de sus días, aunque en una empresa o en un grupo esto se pueda alargar mucho más allá. Así que no diré que ahora que Francis Rossi se ha quedado solo como miembro original de Status Quo este disco no tenga sentido, tal vez todo lo contrario. Es el derecho legítimo a seguir con un legado que alcanza ya la cifra de 33 discos de toda una leyenda del rock, de las que han creado escuela y de las que se pueden permitir ser ellos mismos una y otra vez, sin necesidad de reinventarse.

Y  precisamente este disco ofrece a sus seguidores un puñado de temas de rock and roll de inconfundible sello que te ponen a moverte sin que puedas remediarlo desde que entra el rítmico “Waiting For A Woman”, con un marcado sonido de bajo que se te clava muy adentro y con unos acordes que hacen de la sencillez virtud. Como toda la vida. Por supuesto que se echa de menos el hueco dejado por Rick Parfitt, pero lo cierto es que Rossi sigue manteniendo ese inconfundible talento que le hace acreedor a mantener viva la leyenda. Lo hace en temas con mayor poso guitarrero como “Cut Me Some Slack”, el tremendamente adictivo “Backbone”, con estribillo marca de la casa, o en el ligeramente sureño “Better Take Care”.

El disco en general es simple y llanamente un disco de Status Quo como el que hubiera demandado cualquier seguidor de la banda. Cierto que en este aspecto no sorprende, que muchos ya tienen el cupo cubierto con los clásicos de toda la vida y que habrá quien piense que sin Parfitt esto ya no tiene sentido. Eso entra dentro de la subjetividad de cada uno, no se trata de tener más razón que nadie independientemente del punto de vista desde el que lo ves; aunque si tienes un hueco para más temas marca de la casa estos no te van a pesar. Eso sí, su valor histórico radica más en el hecho de ser un primer disco de una nueva época que en lo que pueda impactar a día de hoy tanto en su trayectoria como en el espectro musical en general… pero se disfruta.

ANTONIO REFOYO (antonio@lamiradanegra.es)

INFORMACIÓN AIDCIONAL:

Sello: Top Artist Promotion (www.topartistpromotion.com)

Fecha de lanzamiento: 6 de Septiembre de 2019