CRÍTICA: JOLLY JOKER – NEVER SAY FOREVER

 

JOLLY JOKER

(Never Say Forever)

7´5/10

 

 

 

Los valencianos Jolly Joker siguen por la misma senda por la que ya nos acostumbraron con sus dos primeras obras. Tanto “Sex, Booze & Tattoos” como “Here Comes The Joker” dejaron claro el afán de estos chicos por acaparar para sí la esencia hard rockera de cuna angelina, algo llevado a los escenarios con un mayor impacto si cabe que en sus trabajos de estudio. Pues en este intenso “Naver Say Forever” volvemos a encontrar la misma adrenalínica fórmula de los chicos malos, tan peligrosa como apasionante. Una invitación a vivir el momento sin pensar en el futuro. Y ese momento se condensa en 8 temas que apenas llegan a la media hora de duración.

A la banda se ha incorporado Alex en la batería, empujando a base de bien este vehículo que corre a toda velocidad por la carretera con la música a tope, donde seguimos contando con Lazy Lane en la voz, Yannick en las guitarras y Luke en el bajo. Entre los cuatro nos vuelven a dejar unas canciones que uno se imagina arrolladoras en directo, sin que esto quiera decir que a buen volumen en tu propio cuarto no te vayan a impactar.

De hecho, el sonido es crudo y me gustan mucho los matices de pura macarrería que secan de la voz más rota en “Anywhere”. Ese sonido sucio y callejero se acrecienta en “Nasty Habits”, dejando paso a un “Believe” algo más melódico, demostrando que Lazy Lane es capaz de abarcar muchos más terrenos con su voz.

En “I´am Rock ´N´ Roll” no hay que buscarle tres pies al gato. Pura actitud en un tema de estructura simple pero efectiva, con un gran estribillo y un excelente solo de guitarra. Estos no son de los que buscan análisis intelectuales, simplemente te proponen la fiesta de “Hey Babe”, algo que de buen grado acogerás si una vez fuera de tus obligaciones diarias buscas la pura desinhibición. “Stay Behind” nos devuelve a una mayor crudeza, continuando con un ardiente “Set My Soul On Fire” y cerrando el disco con un “I Wanna Go” que rezuma unas tremendas ganas de comerse el mundo.

Al menos actitud para ello no les falta, ni tampoco calidad. Aunque se encorseten muchísimo en un estilo de hard rock macarra de tinte americano que tanto nos recuerda a Guns´N Roses o Mötley Crüe, no les faltan condiciones para ser uno de los grupos a destacar en estos sonidos en el presente. De hecho, vienen sumando con sus anteriores pasos discográficos y este es solo un nuevo escalón en su ascenso que, de buen seguro, revalorizarán con los directos incendiarios e incontestables que ya les conocemos.

ANTONIO REFOYO (antonio@lamiradanegra.es)

INFORMACIÓN ADICIONAL:

Sello: The Fish Factory (www.thefishfactory.es)