CRÍTICA: DARK MOOR – ORIGINS

 

DARK MOOR

(Origins)

8/10

 

 

 

Que una banda que lleva once discos sea capaz de seguir reinventándose y ofreciendo nuevas cosas sin perder su espíritu y con un gran nivel de calidad es algo muy digno de valorar. Es verdad que no todos los trabajos de Dark Moor han sido igual de comprendidos y que siempre habrá quien añore los años de Elisa en la formación, pero no se le puede negar a la banda ni la constancia ni una carrera discográfica brillante que deja discos de los que se revalorizan con el tiempo.

En este caso se han inspirado en la cultura celta, incorporando para ello algunos sonidos folk con violines o flautas, pero sin abandonar el hard rock. Y digo hard rock, porque es la línea que veo en este disco. La banda se aleja un tanto del power metal de los comienzos, pero sin perder esos puntos de personalidad que les hará reconocibles por parte de sus seguidores.

Por ejemplo, la voz de Alfred Romero sigue siendo un baluarte espectacular. Sin ir más lejos el single “Birth Of The Sun”, que abre la obra, es un claro ejemplo. Tema muy bien ornamentado por diferentes sonoridades folk, con un estribillo de los que se te quedan y una melodía que atrapa de inicio. Y la obra ofrece a partir de ahí alicientes y variedad como para no desconectar en absoluto. “The Spectres Dance” es un festivo tema que puede funcionar muy bien en sus directos y algo más desprovisto de adornos aparece el hard rockero “Crossing Throuh Your Heart”

Para aire celta la versión de un tema popular como “Raggle Taggle Gypsy”, que ambienta muchísimo un disco como este, al que le siguen sin faltar temas de puro hard rock como “In The Middle Of The Night”, con un riff muy cercano a Whitesnake.

“And Forever” es un medio tiempo que marca el ecuador del disco. Un tema más relajado pero no menos detallista. Te obliga a mantener plena atención para captar todo lo que esconde. “Druidic Creed” es uno de los que mejor representa lo que es este trabajo, aunando perfectamente folk y rock duro, con mucho dinamismo. “Iseult” sigue por esos mismos derroteros, llegando a un tema más rápido como “Mazy”, que ayuda a que el disco gane aun más variedad.

“Holy Geometry” es otro tema que se acerca muy de lleno al hard rock tradicional. En este caso me recuerda a Rainbow. Y rompiendo con todo lo anterior cierran con el delicado “Green Lullaby”, un carpetazo de los que dejan un regusto muy agradable después de todo lo escuchado.

Y es que es un disco muy bien trazado en todos los aspectos. Desde su espectacular portada ya entra muy bien, obra de Medusa DoollMaker, y el sonido sacado por Luigi Stafanini en los New Sin Studios es impecable. Y luego lo más importante, hay un puñado de canciones donde Dark Moor ha derramado mucho talento y calidad. Creo que dejarse llevar por prejuicios con una banda como ellos es un error, ya que cualquiera que abra su mente a lo expuesto en esta obra, respetando la dirección que el grupo ha querido darle, podrá valorar su excelencia.

ANTONIO REFOYO (antonio@lamiradanegra.es)

INFORMACIÓN ADICIONAL:

Sello: Maldito Records