CRÓNICA: AURITZ

 

AURITZ

18 – 01 – 19

Vitoria-Gasteiz (Jimmy Jazz)

 

 

Que una de las bandas que ha presentado una de las mejores obras de heavy metal en los últimos meses decida brindar conciertos con entrada gratuita es un lujo que debe ser muy valorado. En Gasteiz se daba arranque a esta gira de presentación de “Esa Maravillosa Niebla / Laino Eder Hori” que llevará a la banda por las capitales de las cuatro provincias de Euskal Herria. Cierto que el grupo ya se dejó ver en una abarrotada Santana 27 con Su Ta Gar a finales de 2018, pero este era el primer concierto completo del grupo presentando un disco libro cuya primera edición llegó agotada a esta cita, por suerte ya con una segunda en el puesto de merchan y con una tercera en camino, según nos explicó el propio Mikel Bizar.

La calidad musical que nos brinda este grupo compuesto por músicos de gran trayectoria está a la par del loable mensaje que se manda al personal con la edición de esta obra, cuya intención es comprender y dar visibilidad a las personas diagnosticadas con trastornos del espectro autista. Una forma de cohesionar la labor profesional de algunos de los músicos de la banda, que trabajan con este tipo de situaciones, con su pasión por la música, algo que también el propio vocalista nos explicó, trasluciendo esa emoción que se ha plasmado en un disco y un libro que hacen aflorar fácilmente alguna lágrima.

Pero esta noche los asistentes habían ido a disfrutar de la música en directo, algo que nos garantizó un grupo que nos presentó en buena parte ese nuevo trabajo, cambiando algo el orden de los temas de la obra conceptual e incluyendo algunos temas de proyectos pasados de sus componentes. El caso es que los propios temas de Auritz son un perfecto reflejo de unión entre lo que fue Idi Bihotz y Ost. De hecho, la entrada de Kapi en este proyecto hace que este no se quede en una especie de nueva etapa de los primeros, puesto que la presencia de los hermanos Bizar lleva de manera muy natural el estilo hacia ese lado heavy metalero tradicional cantado en euskera. Sin embargo, Kapi le mete a la banda esa parte moderna y agresiva, tanto en guitarras como en voces. Por cierto que como guitarra solista se sale lo que ofrece en estas canciones. Creo que se nota el rodaje de los últimos años, donde ha tocado de forma asidua con Porco Bravo. Y aunque el estilo no sea comparable, lo cierto es que su destreza como guitarrista parece haber crecido en este tiempo.

“Gmörk” y “Lambroan” abría la noche de idéntica manera al disco, aunque luego nos irían llevando por otras canciones en orden alternativo al del disco, desplegando esa variedad estilística y ese contraste de intensidades que se brinda en temas como “Ni Naiz Gmörk”, “Eguzkilore Beltza” y “Zerurik Gabeko Izarra”.

Con muy buen ritmo y las palabras justas para explicar el significado de su trabajo la banda iba desplegando temas que llevan implícito algún homenaje particular, como es el  caso de “Tillandsia”, dedicada al fallecido Bomber, motivo por el cual cae al final ese guiño a Motörhead. Y es que en la historia también aparecen ciertas personas que la gente del rock y del metal en Bilbao conocemos bien.

Tras “Zin Dagizut” me llevé una gran sorpresa con “Zu Bezala” de Ost, tema que yo tenía como un tanto escondido en “Inorena Ez Den Lurrean”, pero que Kapi junto a la banda interpretó con una fuerza brutal. Así se tomó un respiro Mikel, que sigue conservando un registro muy personal y del que saca cada vez más matices. Parece que los años apartado del heavy metal, ya que Jare fue un proyecto en una línea muy diferente, no han oxidado esa voz melódica que maneja a su antojo para llegar al alma del personal.

“Ilun” y “Eta Hemen Naiz” daban paso a los bises. Puesto que la banda se despedía. Mikel regresaría en solitario con acústica en mano para interpretar “Gernika”, primero de los temas de Idi Bihotz, ambos curiosamente de “Arimaerratu”. Unos samplers de teclado se encargaron de engalanar su interpretación antes de que ya con todo el grupo y en eléctrico nos hicieran recordar los tiempos de Idi Bihotz con todo un clásico como “Amalur”.

“Uren Kanta” nos puso a todos el bello de punta, antes de acabar con la fuerza de “Nahi”, con un grupo muy agradecido a todos los presentes, con Mikel acabando entre el público agradeciendo y abrazando a los presentes. Si es que además de brindarnos una gran obra literario musical a un precio asequible para todos y un gran concierto gratuito de impresionante nivel, nos llevamos el cariño de estos grandes músicos cuya presencia en activo en la actualidad es digna de celebrar.  Un cariño que merece ser devuelto con creces por parte de todos.

ANTONIO REFOYO (antonio@lamiradanegra.es)