CRÓNICA: OST + FEROSZ

 

OST + FEROSZ

5 – 01 – 18

Portugalete (Groove)

 

 

Triste es siempre que un grupo decide dar por finalizada una trayectoria y más cuando este es un grupo que nos ha dejado grandes trabajos prácticamente a lo largo de un cuarto de siglo. La buena noticia es que este tipo de anuncios suelen venir acompañados de noches de lo más especiales, de conciertos de despedida que adquieren un tinte mucho más mágico que los convencionales. Y así fue en el caso de Ost, que por fortuna tras haber anunciado ya alguna fecha previa para poner fin a su carrera nos brindaron una oportunidad más en la sala Grove de Portugalete en esta noche de Reyes, algo que nos alegró a muchos que nos habíamos quedado con el simple frio que te deja una noticia de estas características.

FEROSZ
FEROSZ

Que en el cartel les acompañaran Ferosz fue una grata sorpresa. Lo que no lo fue tanto fue que en el mismo concierto nos anunciaran la marcha de Jon, que daba esta noche el último concierto con la banda. Esto convirtió la actuación de Ferosz también en algo especialmente emotivo.

FEROSZ
FEROSZ

Y eso que emoción pone la banda de sobra en cada aparición en directo, con Fitti siempre desempeñando una entregada labor como vocalista y frontman, explicando por dónde va el significado de sus temas, algo a lo que le dan mucha importancia, y dejándose llevar por las sensaciones mostrando un estado vocal pletórico. Rugió como un coloso.

FEROSZ
FEROSZ

El mensaje en sus letras queda patente en cada canción, aunque suelen recalcar de manera muy especial el dedicado a las antiguas civilizaciones masacradas y extinguidas, como es “Ancient Civilizations”. Lógicamente siguen tirando de los temas de su primera y única obra “Lost Faith”. Temas que siguen pareciéndome excelentes demostraciones de personal, original y técnico thrash metal y que con el tiempo esperemos que le den a la banda la relevancia que merecen. Temas como el homónimo, “Alone” o “Traitor” dejan buena constancia de ello.

FEROSZ
FEROSZ

Se ha retrasado la edición de su nuevo disco, porque somos muy exigentes, como nos explicó el vocalista, pero nos presentaron dos nuevas piezas, con pequeño desbarajuste en el arranque de “Thuo Shalt Not Steal” continuado por “Don´t Take My Name In Vain”. Su siguiente obra tratará sobre los 10 mandamientos.

FEROSZ
FEROSZ

Ioritz entraría en el primero de estos un tanto a contrapié, reiniciándolo hasta pillar el pulso de nuevo. Por cierto, que pese a este detalle el nuevo guitarrista de la banda hace una labor de destacar en guitarra y coros. Recordemos que entró hace no mucho tiempo en la banda, con lo que Ferosz sufrirá un doble cambio de guitarrista en un breve plazo, algo que estamos seguros superara encontrando ahora el remplazo adecuado para Jon.

FEROSZ
FEROSZ

A este le dedicaron “Looking Back” entre abrazos de sus compañeros en lo que parecía un apoteósico final, con varios miembros de la banda abandonando el escenario y Fitti terminando de rodillas. Otra imagen habitual de sus conciertos que termina por ganarse al personal. Pero aun nos brindaron a modo de final definitivo “Fear Drowning Silence”, terminando por echar abajo el escenario de la Groove con una actuación técnica y emocionalmente brutal ejecutando un estilo de metal extremo al que su originalidad le debería dar la recompensa de acarrear la atención del personal, de forma general muy conservador ante las bandas que se salen de una línea marcada.

FEROSZ
FEROSZ

Porque si a Ost algo le ha podido pasar factura ha podido ser precisamente el hecho de salirse de los derroteros más clásicos, ya que no le veo ningún otro debe a un grupo que vengo siguiendo desde su retorno con “Ostinato”, que puso fin a un primer periodo de parón en la banda con 9 años sin lanzamiento discográfico. Así que con esos antecedentes  no se debe negar la posibilidad de un segundo regreso.

OST
OST

Y más cuando se cierra el ciclo con las mejores sensaciones, recibiendo todo el cariño por parte de público y amigos, algunos de los cuales se subirían al escenario a lo largo de la descarga, y facturando una actuación magistral de potente metal. He de decir, que esto ha ocurrido cada vez que he visto a la banda sobre un escenario, solo que esta ocasión venía rodeada de unas circunstancias muy especiales que realzaban la emotividad del evento.

OST
OST

Para ser fieles a la historia de un grupo al que nunca le ha acompañado la fortuna, comenzaron rompiendo el bajo de Joni, teniendo que parar el concierto tras arrancar con el potente “Nahi Dute”. Una espera que se hizo eterna y que creaba una incómoda incertidumbre. Pese a la ayuda de Ferosz, que les dejarían el bajo, Joni no pareció estar cómodo en toda la noche. Al menos a mi modo de ver, no estuvo tan expresivo como en otras ocasiones, aunque no se le puede poner tacha alguna en la ejecución de unos temas donde el peso del bajo junto a las aplastantes guitarras es tan clave como la propia pegada de batería o la rabiosa voz que culmina esta sólida apisonadora.

OST
OST

Así que “Badaespada” continuó con la descarga, demostrando destreza en esos riffs de corte noventero que siempre han acompañado a una banda que en los 90 facturaban un tipo de metal que los convertía en pioneros por estas tierras. Un metal que salvo en el caso de los nombres internacionalmente reconocidos nunca ha encontrado una gran aceptación por aquí. Las bandas y los gustos del personal han tendido más hacia el metalcore o el death melódico, pero pocos se han quedado en este punto que tanto recuerda a grupos como Pantera o Machine Head, aunque con una personalidad que es marca propia y que reside en buena parte también en un registro vocal de Kapi, que no es el típico de cualquier tipo que se decida a romper su voz. Es totalmente reconocible.

OST
OST

Continuaron con “Habemus” y “Noizbait” dando mucha relevancia a la que para mí es su obra maestra “Inorena Ez Den Lurrean”, sin menospreciar a ninguno de sus 6 trabajos editados, contando el último EP “Hitz Bardinak Hots Barriak” que recuperaba y actualizaba algunas canciones pasadas.

OST
OST

Con “Errespetua” comenzarían a subirse invitados al escenario, como fue el caso de Igor de A.D, que se marcó unos tremendos berridos marca de la casa en este tema, mientras que en la metalizada versión de “Cucarachas” de Leño se marcó unos guitarrazos y paseó por el escenario su plena actitud de rock and roll Sergio de Sinnerdolls y que actualmente es compañero del bajista Joni en una nueva banda de la que esperemos tener noticias.

OST
OST

Los proyectos paralelos han sido uno de los acicates para dejar en stand by a Ost. Y es que recordemos que Joni también es bajista de Sealed Room y Kapi ocupó el puesto de Pulpo en Porco Bravo y actualmente se encuentra implicado con la presentación del primer disco libro de Auritz. La verdad que tras mucho tiempo sin saborear las mieles el éxito con Ost está viviendo grandes experiencias con sus otros proyectos, de manera merecida. Esperemos que eso reporte que también con Ost se vaya haciendo justicia con el tiempo. Porque que desaparezca la banda no significa que no nos quede su legado discográfico.

OST
OST

Las colaboraciones estelares seguían. Y para mí muy especial resultó la de Aitor. Y es que hablar de PiLT es hablar de unos pioneros dentro metal industrial en Euskadi. Se marcó con su entrega habitual al teclado “Salbuespena” y “Denonak”, esta con esa intro hipnótica, muy a lo Pink Floyd, antes de que Ost arremetiera definitivamente con su contundencia habitual. Espectacular ver a Aitor en el escenario, donde siempre se ha transformado en una bestia, y no fue esta una excepción ni mucho menos.

OST
OST

Tras “Leku Berberan” y el himno “Kakatza” arrancado a capela con la voz más rabiosa de Kapi, dando pie a que el público continuara con el estribillo, llegaría la aparición en escena de Gorka de Etorkizun Beltza al que cedería Joni Guarrotxena la batería en “Beldurra”. Joni, que se quedaría a un lado del escenario apoyando en coros, recuperaría su puesto para el espectacular “Ezagutzen Ez Dena”. Se puede echar de menos la colaboración de estudio de Aora Renteria, o el speech de Rafa Rueda, pero es un tema donde la banda pone todo de su parte, teniendo que limpiar su voz Kapi en ese estribillo para ello.

OST
OST

“Barruan” contó con Txema, el pequeño de los hermanos Guarrotxena, miembro de Sealed Room. Se haría cargo de la batería en otro momento pleno de emoción, como lo sería “Zu Bezala” con Gorka Bizar, ahora compañero de Kapi en Auritz, ocupando el puesto de guitarrista dando descanso a Iker. Y este último merece una mención aparte puesto que pese a estar lesionado no se reservó nada en el escenario; apoyó en coros, contribuyó con cada riff a robustecer el sonido del grupo como este necesita para sonar atronador y vivió cada instante de la descarga.

OST
OST

La recta final se atisbaba con su tema festivo “Ilargiarenak”, donde hubo quien se atrevió a hacer mosh en medio de una sala que se ponía patas arriba. Y tras el directo “Gutxiengoa” la banda decidía abandonar el escenario para regresar mientras proyectaban algunas imágenes en una pantalla enorme con seguidores de la banda portando camisetas y discos de Ost. Anunciaban despedida con uno de sus primeros temas “Hipokresia”, el que daba arranque a “Hitzak-Hotsak” de 1996 y que también apareció en su último EP. Tema que abre y que cierra un ciclo de casi 25 años, aunque a modo de despedida todavía se reservaron un aurresku metalizado, que también se disfrutó antes de una despedida de las que uno solo quiere creerse para que el regreso sea acogido con mayor alegría.

OST
OST

Evidentemente no podemos saber lo que pasará en el futuro y bien hacemos en tomar esto como un adiós definitivo de Ost, pero ni las sensaciones que nos dejaron en el cuerpo en noches como esta ni unos discos que seguirán vivos y revalorizándose con el tiempo van a morir jamás. Ellos custodiarán una puerta que se ha cerrado, pero que siempre puede abrirse de nuevo. No negar esa posibilidad real hace menos triste la despedida de un grupo al que tal vez el tiempo le reclame a su favor la justicia que, considero, nunca se le ha hecho.

ANTONIO REFOYO (antonio@lamiradanegra.es)