CRÍTICA: THE FAITHLESS – FIGHTING THE SHADOWS

 

THE FAITHLESS

(Fighting The Shadows)

9/10

 

 

 

Con los ecos de su impecable debut aun resonando en nuestros oídos nos llega la segunda obra de los gasteiztarras The Faithless. La banda se puso el listón muy alto con “To The End”, pero al menos considero que este “Fighting The Shadows” es capaz de seguir esa estela que inyecta una inercia muy positiva para el futuro de este nuevo grupo compuesto por veteranos de la escena alavesa. A esa experiencia en otros grupos de diversos estilos han sabido sumarle la experiencia de su anterior obra para asentar un estilo que se hace propio y reconocible. No es una típica banda de metal moderno que pasas las influencias noventera u ochenteras por el tamiz de los encorsetados sonidos actuales. Es un grupo capaz de acoger en su seno todo eso y plasmar una personalidad tremendamente propia en la que juega un papel fundamental la voz de Abel García. La variedad de registros que esgrime le viene como anillo al dedo a los pasajes que crea una banda con una base rítmica segura y tremendamente versátil compuesta por Manolo González en el bajo y Fer Heras en la batería, mientras que Iñaki Noguera ya demostró su nivel como guitarrista, ampliando su posibilidades si cabe en este nuevo redondo.

Un trabajo que nuevamente se vuelve a digerir de manera muy rápida pese a la cantidad de matices que posee. Y es que pese al trabajo de detalles que encontramos la banda resulta cruda y directa. Y el arranque del disco es rompedor. Es un disco en líneas generales más cañero. En la primera parte encontramos canciones con riffs muy cercanos al thrash metal, o que ciertamente lo tocan. Es lo que apreciamos en temas como “Give It Back” o “Stand Up” tras la declaración de intenciones “Won´t Stop Rockin´”. Un inicio demoledor.

“Make Me Mad” es otro cañonazo con un plus de agresividad con la colaboración de Iñi de Childrain, contrastando con la balada “I Want” que rompe el disco en dos partes. En este sentido muy de los años 80. Y es que la segunda parte del disco me parece diferente. Tal vez se respira un poco más de calma y aparezcan las influencias más noventeras y alternativas en el caso de “The Same Thing”, “We´re All To Blame”, “Violemt Lios” o “Run”. Detallazo en el cierre del disco con “I Want” en acústico, adquiriendo un aura muy especial con inclusión de teclados para cerrar otra gran obra por parte de este tremendo grupo.

Un cuarteto que suena rotundo repitiendo trabajo en los Cynic Studios de su propia ciudad y con la masterización de Iker Bengoa. Pero más allá de eso hay que destacar el estilo propio que poseen, al que hay que sumar un nivel de talla internacional que ya nos han expuesto en dos obras de metal alternativo contemporáneo, pero que mantiene en su ADN la esencia de estilos clásicos como el thrash, el hard rock o incluso el stoner. Y todo de forma compacta y ordenada para dejar el resultado más pulido posible. Sin tacha.

ANTONIO REFOYO (antonio@lamiradanegra.es)

INFORMACIÓN ADICIONAL:

www.facebook.com/TheFaithlessRockMetal