CRÓNICA: LION HEART

 

LION HEART

19 – 05 – 18

Bilbao (Stage Live)

 

 

Sería una pena que una noche como esta pasara solo a la historia por el hecho de haberse batido un record. Y es que entre los recuerdos que muchos se llevaron para casa no estará solo el hecho de que un cronómetro marcara la cuenta atrás necesaria de cuatro horas para alcanzar la meta de ser el concierto estatal de heavy metal más largo. Porque de lo primero que uno se percató es del rencuentro que se vivió esa noche entre mucho viejo rockero de la escena vizcaína. Gente que desde arriba o desde abajo del escenario vivió aquellos años 80 y 90, tan diferentes a los de ahora a la hora de vivir la música. Y en muchos sentidos allí se respiraba un aire rejuvenecedor por parte de todos. Porque, no en vano, encima del escenario esta noche teníamos a varios músicos de los que deben ser tenidos en gran consideración si hay que hablar de heavy metal en Bizkaia. Diría que imprescindibles.

Lion Heart está conformado por músicos de gran trayectoria, aunque tiempo atrás esta fuera más difícil de dejar plasmada en un disco físico sin apoyo de sello discográfico, si bien merecerían ser reconocidos en algunos casos como unos pioneros de todo esto por nuestra zona, en aquella época en la que el heavy metal eclosionaba a nivel mundial. El más joven del grupo es Axel Unamuno, pero su paso por bandas como Reborn y Krait bien merece ser recordado. Se alternaría en labores vocales con Luis Lavado de Debares y Moonshine Whiskey en una dupla muy bien avenida para abarcar los registros de los diferentes cantantes en cuyos papeles se tuvieron que meter, mientras que teníamos al bajo a un músico tan mítico como Iñaki Susunaga de Talión y As De Espadas y que por fortuna se ha embarcado en un nuevo grupo con otras viejas glorias llamado Alma Culter, de los cuales ya hemos hablado por aquí. Y  lo hace junto a su compañero en la guitarra Arbi, ex miembro de Éxodo, que siguen siendo un emblema para el heavy  metal tradicional en Bizkaia. Por su parte, en la batería Edu Martínez (Humano, Anarko, Vhäldemar) haría todo un alarde de resistencia física al aguantar las 4 horas sin pausa en el puesto más exigente en este aspecto. Además no creáis que hubo tiempo para pausas excesivas.

Si a ello añadimos los invitados que irían pasando por el escenario teníamos a un puñado de ilustres de lujo entre los que se pudo sentir una camaradería muy especial. Por fortuna los tiempos actuales están trayendo la posibilidad de recuperar algunas de aquellas bandas, con ediciones y reediciones de trabajos que no merecen caer en el olvido. Porque aunque esta noche estuviéramos ante un concierto de banda de versiones, hay que destacar que aparte de tributar a los grandes, estos músicos también han dejado su granito de arena con temas propios y mientras sigan en activo con otros proyectos lo podrán seguir haciendo.

Pero no voy a entrar demasiado en el debate tan candente sobre las bandas tributo. Lo cierto es que allí nos reunimos más de 200 personas (calculo) que vivimos una verdadera fiesta con temas de clásico heavy metal excelentemente ejecutados por la banda. Y con Osar de Lujuria, también presentador del programa Rockcinante, como testigo del record conseguido, como maestro de ceremonias y como colaborador que posteriormente se marcaría junto a Lion Heart un tema de su propia banda, tan ideal para esta noche como es “Corazón De Heavy Metal” algo que llegaría mediado el concierto después de haber presentado a la banda y haber animado el cotarro de vez en cuando a su manera.

El repertorio fue de lo más extenso, cercano a las 50 canciones, todas ellas de los 70 y 80 fundamentalmente, donde casi cualquier gran clásico que se te pueda pasar por la cabeza quedaría representado. Pero es que encima se permitieron el lujo de marcarse varios medleys. Vamos que hasta les sobran canciones a estos tipos que si se estiraran podrían batir no un récord sino varios de una tacada. Que tiemblen los Manowar porque lo siguiente es quitarles el record internacional

Todas las colaboraciones de la noche fueron entrañables y brillantes, con Marian Barredo, ex vocalista de Talión apareciendo en primer lugar con una sonrisa de oreja a oreja y esgrimiendo una gran voz. Pena que por otro compromiso me perdí en la recta final apariciones estelares de las que me informó y dejará testimonio gráfico en esta crónica nuestro amigo y compañero Sergio Martínez (Rock-Bidea), con una institución como Kike Villegas, guitarrista y pilar fundamental de Éxodo o Adrian Basilio de Ready Aim Fire y ex Etorkizun Beltza con su afilado registro, Carlos Creator, para el que sobra cualquier tipo de presentación como músico o productor; Alain Concepción que nos brindaría su elegante voz y Marilu de Halley y Alma Culter, que es una suerte tenerla en activo en la actualidad y un privilegio poderla ver sobre un escenario tras años de inactividad.

Algunos no pudieron estar porque por desgracia nos han dejado. Y para ellos, gente como Miguel y Seni de Éxodo, hubo un minuto de ruido de lo mas especial a lo largo de una noche que tuvo muchos alicientes y en la que se pudo ver aparte de más de 250 minutos de música por parte de una sola banda, más sonrisas y ojos brillantes por metro cuadrado que en el común de los conciertos. A fin y al cabo, tener presente estas canciones que sonaron esta noche supone homenajear a los forjadores del estilo de música que todos llevamos dentro, con algunas bandas fetiche prácticamente que, preferencias aparte, unen al personal en un cúmulo de emociones compartidas. Batir un record solo fue la excusa.

Texto y fotos: ANTONIO REFOYO (antonio@lamiradanegra.es)

Fotos en la segunda parte: SERGIO MARTÍNEZ