CRÍTICA: NOVIEMBRE XI – CÁRCEL DE CRISTAL

 

NOVIEMBRE XI

(Cárcel De Cristal)

7´5/10

 

 

 

Tras un debut sorprendente por su estilo consolidado y madurez musical, Noviembre XI da un paso más al frente en su consolidación como un grupo interesante en el cual profundizar si buscas un rock alternativo abierto a influencias tanto del hard rock como del pop. Si bien en este sentido se deja notar la huella de Sôber, con el propio Jorge Escobedo haciéndese cargo de la producción y Alberto Seara de la masterización, Noviembre XI dista mucho de ser una copia de las muchas que han surgido en tormo a esos sonidos. Y es que lo primero que te llama la atención es una abrumadora personalidad, reforzada con respecto a su debut.

Eso sí, la temática de la obra no es que sea muy original, tratando de manera conceptual las emociones producidas por la ruptura de una relación. Pero el mérito real del disco es la capacidad emocional que transmite, siendo capaz de llevarse por ese tortuoso camino como si tú mismo estuvieras viviendo esos sentimientos de rabia, desolación, frustración… No es que sean precisamente sensaciones positivas, por lo que queda como resultado un disco intencionalmente oscuro, casi gótico, aunque no se adscriba a esa etiqueta.

Es por ello que la dualidad de fuerza y sensibilidad se hace patente en temas que transmiten profundidad desde el arranque con “Cárcel De Cristal”, que pese a comenzar a fuego lento te mete irremisiblemente en su ambientación, con un trato de guitarras sutil, arreglos de teclados perfectamente meditados para crear la envoltura necesaria y una voz limpia pero emergida desde las entrañas de un corazón roto. Sin embargo, que no te lleve a engaño el hecho de que la melancolía invada la escucha, porque eso no va reñido con la dureza también en el sonido. Y es que pese a la tendencia a los medios tiempos, temas como “Monasterio De Los Besos” encuentra unas guitarras muy fuertes.  También ocurre en “Mi Asesina” o “Escondido”, un doble filo que guarda en su hundimiento todavía un resquicio de furia que pueda dar algún que otro golpe. Y en cualquier caso, y pese a que la temática de la obra es la que es, siempre se deja un resquicio para que hagas tuyos los textos, que escritos con cierto aspecto metafórico dan pie a adaptarlos a otro tipo de situaciones, como por ejemplo un “Nada Es Real”, que podría tener un punto de vista crítico. Y el final “Despierta!!” resulta un grito desesperado que podría ser el contrapunto a al inicio del disco, como una intención de romper precisamente esa cárcel y salir de la situación.

El disco transmite las emociones que pretende y ante todo nos ofrece a una banda con estilo propio consolidado, para un público rockero, pero con tintes de madurez para no rehuir de las melodías pop.

ANTONIO REFOYO (antonio@lamiradanegra.es)

INFORMACIÓN ADICIONAL:

Sello: Rock Estatal Records

www.facebook.com/NoviembreXI