CRÓNICA: TIERRA SANTA

 

TIERRA SANTA

16 – 02 – 18

Bilbao (Kafe Antzokia)

 

 

La última vez que les vi presentando en esta misma sala entonces su último disco “Mi Nombre Será Leyenda”, salí con la sensación de que era la mejor actuación de las muchas que yo había visto de Tierra Santa. Aun con ese recuerdo en la mente acudí a la cita con los riojanos. Cita que en los últimos años no es tan habitual como antaño, cuando prácticamente a disco por año pasaban por Bilbao con su correspondiente gira, así que hay que aprovechar estas oportunidades de ver a uno de los grupos que siguen siendo referencia del heavy metal cantado en castellano.

Más de media entrada y bastante buen ambiente el que se encontraron en el Kafe Antzokia, con un público que no dejaría de jalear el nombre de la banda a lo largo de la descarga. Se lo ganarían Tierra Santa con un repertorio en el que esta vez sí apostaron más por temas de su último disco que en su última visita a esta sala, pero sin dejar de lado un buen puñado de clásicos que todo el personal agradeció. Sin embargo, puede que en algún caso se reconociera más la validez de sus nuevas canciones una vez disfrutadas en directo, donde la banda supo defenderlas.

“Quinto Elemento” y “Caín” presentarían su nuevo disco, de homónimo título al tema de apertura de la descarga. Enseguida apreciamos que Dan Diez a la guitarra coge un gran protagonismo en los solos. Y esto no es algo exclusivo de las nuevas canciones, sino que también ocurre con los viejos temas, desahogando muchísimo a un Ángel San Juan al cual se le pudo ver más cómodo que nunca en el escenario, con constantes gestos hacia el público. En su día había quien decía de él que era bastante estático en escena. A pesar de que para mí siempre ha sido un hombre que me ha transmitido la nobleza que reflejan sus canciones, considero que a día de hoy a todas luces es un hombre que interactúa más con el público incluso en detrimento de una ejecución perfecta, sobre todo a raíz de contar con ese apoyo en los solos de guitarra.

No tardarían en llegar los clásicos que serían de los grandes, como el caso de “Nerón” y “Juana De Arco”, pero si cabe aun coge un aroma más añejo ese “Tierras De Leyenda” homónimo de una tercera obra donde la banda despuntó definitivamente. Bien es cierto que “Legendario” es un disco que les abrió puertas, pero esta continuación les haría hacerse aun más grandes y les llevaría a ser una banda con reconocimiento incluso fuera de nuestras fronteras.

El potente “Donde Moran Los Malditos” nos traería de nuevo hasta su último disco,  cabe destacar que los temas de ese nuevo disco, del que cayeron hasta 6 representaciones, me convencen bastante más con el tiempo y sobre todo en un directo donde la banda muestra una fe total en ellos. Este fue un buen ejemplo, aunque dejarían esa nueva obra descansar para una fase posterior, enlazando de forma consecutiva en el tramo central de la descarga una cantidad de clásicos que harían las delicias de sus incondicionales.

Ese fue el caso del siempre efectivo en directo “Indomable”, seguido por “El Azote De Dios” y uno de esos temas que encantan a todos sus seguidores como es “Pegaso.” A estas alturas la gente ya estaba en el bolsillo, con vítores constantes para Ángel y compañía, y con la banda a su vez respondiendo a ese calor, siempre con un Roberto en el bajo que no deja de expresarse muchísimo en escena, con David Carrica siendo toda una locomotora en la batería, haciendo girar de vez en cuando sus baquetas, y Juanan San Martin dando un plus de elegancia a ese sonido de un tiempo a esta parte más melódico de la banda.

“Sangre De Reyes” y “La Sombra De La Bestia” son otras canciones para las que a estas alturas sobran las palabras. Grandes canciones para los directos de la banda, perteneciente a su cuarto lanzamiento. Y para que no decayera la intensidad llegaba el turno de “Apocalipsis” y “La Leyenda Del Holandés Errante”.

“Otelo” se puede decir que rebajaba un poco esa intensidad, aunque me parece un gran tema personalmente me quedo con otros de aquel “Mejor Morir En Pie” puede que nunca del todo comprendido por sus seguidores. Luego “Alas De Fuego” volvería a poner aquello patas arriba. Y “La Momia” es un tema que sigue sobreviviendo en sus repertorios, pese a que no lo considere un gran tema. Pero hay que ver en directo cómo lo corea el público para convertirlo siempre en un gran momento.

Curioso que el tramo final del concierto antes de los bises se lo dedicaran a su nuevo disco con “Revolución” que quedó condicionado por el problema con el inalámbrico de la guitarra de Ángel. Pero posteriormente tras abandonar por un momento el escenario la banda regresaría con más fuerza con un temazo de ese nuevo disco como es “Fuego En El Paraíso” y una candidata a permanecer en ese repertorio a tenor de las sensaciones transmitidas en directo como es “Moby Dick”. Con ella abandonarían las tablas.

Regresarían con tres bises de los que todo fan del grupo agradeció. “El Bastón Del Diablo”, “Legendario” y, cómo no, “La Canción Del Pirata”, cierre a una actuación donde Tierra Santa defendieron toda una trayectoria de grandes canciones, 20 años después de la primera vez que tocaron en Bilbao, como nos recordaría el propio Ángel agradeciendo que el público lo haya hecho posible.

Siempre se puede echar de menos alguna de nuestras favoritas, como “Una juventud Perdida” tachada del set list.  Pero después de 22 temas poder decir eso debe ser todo un halago para una banda que sigue haciendo camino con la misma honestidad de siempre. Y el heavy metal de habla hispana se lo agradece inmensamente.

ANTONIO REFOYO (antonio@lamiradanegra.es)