CRÍTICA: OVERLOUD – LOUD MACHINE

 

OVERLOUD

(Loud Machine)

8´5/10

 

 

 

Están aquí para marcar el presente del hard rock, de escuela más tradicional, pero hecho en el presente al fin y al cabo. Overloud llevan ya unos cuantos años de constancia en el trabajo, presentando tres discos que les hacen verse cada vez más fuertes en este estilo que ellos han cogido como una antorcha que portar por los escenarios en los que puedan subirse y que reflejar en unos trabajos donde quede la constancia de su creatividad puesta al servicio de esta música.

Si con su anterior “Altered Ego” pegaban un golpe sobre la mesa importante tras un debut más que prometedor como fue “Past Has Gone… Today Is Done·”, la ratificación absoluta de su nivel como banda llega con “Loud Machine”. Un discazo lo mires por donde lo mires. Más conciso que el anterior, que contó con la inusual cifra en este estilo de 14 temas, pero no por ello menos degustable y valorable.

Y es que los 10 temas que encontramos en “Loud Machine” responden a las exigencias de cualquiera que añore la escuela angelina del estilo. Eso sí, con suficiente personalidad y con el impacto de un sonido actual muy cuidado.

El disco es de lo más variado, con temas como “Loud Machine” abriendo el disco de la manera más completa. Riff muy hard rockero, estribillo con fuerza, pegada y buenas guitarra solistas. “Brand New Flame” emana macarrerría, siendo un tema que levantará al público en directo. Y mucha fuerza con unos coros que demuestran que con algo creíble y sencillo de llevar al directo se puede conseguir un impacto bestial es lo que refleja un ochentero “The Way Of Sorrow”.

Nos adentramos en el disco con un tema más a medio tiempo, con una gran elaboración guitarrera muy destacable y con pegada como en “Time”. Muy destacable el solo de guitarra que nos ofrece, “Falling Star” o “Bad Dog” son temas muy directos, explosivos, con unas guitarras más acedecianas, pero cuidando algunos retazos melódicos.

“Hell Of A Day” es otro tema de garra y actitud que da paso a una balada diferente, acústica, pero con muchos toques de color. Hablo de “Wherever You Are”. La canción es un tema lento, pero que emana vida. Llega a tener cierto tono country, del que parece que se contagia, aunque en una tesitura completamente eléctrica y ruda “Living Dead”, preludio del festivo final “Wet”.

Gran disco, recomendable para todos los seguidores del rock en general, y de los que añoren la rama macarra angelina. Actitud para emularla al más alto nivel no le falta a Overloud, ni elegancia tampoco. Además, sabemos de buena tinta que son un grupo que se crece en directo. Así que si ya son capaces de plasmar discos que turban de esta manera la tranquilidad de nuestra casa, poco más se me ocurre que pedirle a una de las bandas jóvenes de más arrollador y consolidado presente.

ANTONIO REFOYO (antonio@lamiradanegra.es)

INFORMACIÓN ADICIONAL:

Sello: Rock CD Records