CRÍTICA: VHÄLDEMAR – AGAINST ALL KINGS

 

VHÄLDEMAR

(Against All Kings)

9/10

 

 

 

Vhäldemar se han ganado la total confianza y seguridad cada vez que se disponen a editar un nuevo disco. Son prácticamente 20 años de carrera y cinco discos en los que no han fallado, sumándole a eso unos directos de los que un metalero solo puede salir satisfecho. En esta ocasión la apuesta era si cabe más firme y segura con la edición hace unos meses del EP de adelanto “Old King Visions”, donde ya se recogían algunos temas que integrarían este nuevo disco que dejaban bien a la claras que la banda vizcaína venía fuerte, como siempre. Pero con algún cambio, con la entrada en la banda del teclista Jonkol (Orion Child, Incursed)

Definitivamente esa nueva pieza se deja notar en un juego diferente por parte de la guitarra de un Pedro J. Monje siempre espectacular, pero en este caso batiéndose en duelo o entrelazándose con un músico también de un nivel considerable. Habíamos visto a la banda con una segunda guitarra (rítmica), pero nunca había tenido Pedro a otro virtuoso de este calibre a su lado. Y, sin dejar de ser fieles a la tradición del heavy metal más puro que siempre han representado, eso se nota en este disco.

De hecho la banda comienza con un “Metalizer” que deja bien a las claras que el heavy metal es la ley. Y si esta la aplica Vhäldemar yo no la incumpliría. Un tema aplastante con un riff muy pesado y un toque muy Accept. Es normal que una banda que bebe de esas fuentes tradicionales deje traslucir ramalazos de los grandes del género, pero puede que este sea el disco de influencias más diversas en este aspecto.

Ya conocíamos el arrasador “1366 Old King Visions Part V”. Tema veloz, trepidante y con un estribillo sublime. Un tema que te envuelve y te arrastra con él. “Against All Kings” lleva una línea más oscura y pesada, cuenta con la colaboración de Alberto Rionda (Avalanch). Es otro de los aspectos donde la banda ha ofrecido algo diferente a otros discos, ya que no han sido muy dados a las colaboraciones y aquí hay algunas aportaciones que dejan su toque de color en el resultado final.

Por ejemplo en el puñetazo directo “Eye For An Eye” colabora Roma de Evil Seeds en la voz. El tema más tajante y contundente, sin florituras pero efectivo. Puede que el que más recuerda a la primera obra de la banda. “I Will Stand Forever” tienen un arranque muy Judas, otro tema que se hace muy directo, pero con buenas figuras guitarreras. “Vulcano” es un interludio de teclado que da paso al épico “Howling At The Moon”, con Ruben Miranda (ex Inner Destiny, Krait) aportando su portentosa voz, ideal para un tema tan power metalero como este.

“The Last To Die” mantiene ese tono épico, casi heroico, con una intro y outro que nos meten de lleno en la historia. “Walking In The Rain” es uno de los temas que ofrecen destellos más arriesgados, con el teclado y la guitarra haciendo un trabajo conjunto espectacular. No sé si es demasiado decir que coquetean con el progresivo, porque no deja de ser un tema muy rápido, pero ofrece unos dibujos diferentes a lo habitual en una banda normalmente muy contundente y directa.

“Rebel Mind” sorprende por su melodía. La colaboración de Iñaki Lazcano (ex Airless, Coffeinne) es ideal para sacarle mucho brillo. Y la obra se cierra con un instrumental lleno de sutileza en la unión de la guitara y el teclado como es “Titans In D Minor”.

Resulta difícil superarse cuando el listón siempre lo han puesto en lo más alto. Por eso, no diré el tópico de que este es el mejor disco de su carrera, puesto que cualquiera de los trabajos con su firma resulta recomendable para cualquier fan del heavy metal con todas las letras. Simplemente cabe destacar el mérito que tienen estos tipos para apuntalar con cada trabajo el nombre de Vhäldemar como una banda a la altura de los mejores haciendo este estilo a día de hoy, independientemente de su nombre y procedencia.

ANTONIO REFOYO (antonio@lamiradanegra.es)

INFORMACIÓN ADICIONAL:

Sello: Fighter Records (www.fighter-records.com)