CRÓNICA: ACCEPT + NIGHT DEMON

 

ACCEPT + NIGHT DEMON

28 – 01 – 18

Bilbao (Santana 27)

 

 

Lejos de sorprender el lleno que Accept cosechó este domingo a la noche en Bilbao, deberíamos decir que menos mal que unos gigantes como ellos consiguen lo que muy pocas bandas en la actualidad. Generar la expectación merecida. No es sencillo en los tiempos que corren, menos cuando te has dejado ver habitualmente por estos lares y menos cuando tu cantante clásico ya no está en la banda. Cierto que este último punto Accept lo superaron hace ya unos cuantos años. En concreto desde el primer momento en que se dejaron ver con Mark Tornillo sobre los escenarios. Siempre habrá opiniones para todos los gustos, pero objetivamente hablando Accept han sabido recuperarse muy bien de lo que para muchos es una herida insalvable, la marcha de un cantante carismático como pocos que por mucho que haya pasado con un repertorio de la que fue su banda madre en un par de ocasiones jamás podrá saciar a los seguidores de la maquinaria alemana como lo hacen Wolf Hoffmann y sus chicos. Ese sonido lo tienen patentado el guitarrista y el bajista Peter Baltes, acompañados por un impresionante Christopehe Williams en la batería y un Uwe Lulis que no es Herman Frank, al cual sigo echando de menos, pero que se le vio más acoplado en la banda que en la última oportunidad en que pasaron por aquí. No obstante, un tanto tapado por la primera línea de fuego marcada por Hoffmann, Baltes y Tornillo.

NIGHT DEMON
NIGHT DEMON

Antes que ellos Night Demon calentaron el ambiente de formidable manera. La banda californiana es fiel deudora de los sonidos de la NWOBHM, como ya comprobamos en mayo del año pasado a su paso por la sala Sonora de Erandio. En esta oportunidad como teloneros hicieron una actuación bastante similar a aquella, aunque con algo menos de tiempo.

NIGHT DEMON

El trío tocó endiabladamente rápido y sudó para convencer al respetable, o cuando menos, entretener a los seguidores del buen heavy metal. Porque eso es lo que ofrecen Night Demon, heavy metal genuino al que una segunda guitarra no se le echa en falta. Incluso se atreven con buen resultado con el “Wasted Years” de Maiden. A ese colofón hay que sumar un compendio de temas fundamentalmente de sus dos discos editados hasta la fecha.

NIGHT DEMON
NIGHT DEMON

En esos trabajos hay canciones de las que enganchan, en las que el grupo confía con una actitud inquebrantable y muy valorable. Una banda que lo tiene todo para seguir enarbolando la bandera del heavy metal más puro por muchos años y a la que noches como esta le vienen fenomenalmente para seguir sumando adeptos a ese posible relevo de los grandes, para el que ellos toman posiciones.

NIGHT DEMON

Aunque como se muestren los clásicos como lo hacen Accept su relevo deberá esperar aun bastante tiempo. Ya no es flor de un día ese boom del regreso con un Mark Tornillo en la voz que sorprendió y convenció rápidamente. Ya son cuatro discos editados con el “nuevo” vocalista de la leyenda alemana. Cuatro discos que, como ocurre con el último “The Rise Of Chaos”, no dejan de cosechar alabanzas. Si al legado clásico, de órdago a la mayor, le sumamos un presente marcado por lanzamientos espectaculares y directos incontestables… ¿qué más se puede pedir?

NIGHT DEMON
NIGHT DEMON

No es un tópico en su caso decir que no viven de las rentas. Aunque, no nos engañemos, si una sala como la Santana 27 de Bilbao se llena es porque estamos ante una de las bandas clave en la historia del heavy metal. Lo que pasa, que pocos grupos de su generación pueden sumar al repertorio temas nuevos con la acogida de los alemanes.

ACCEPT
ACCEPT

Es verdad que la gente se pudo quedar un tanto más impasible en temas de su nuevo disco, pero hay canciones del pasado reciente ya con Mark Tornillo en la banda que se han apuntado al carro de los clásicos en muy poco tiempo. Puede que en breve lo sea también un “Die By The Sword”, con el que arrancaron con una fuerza espectacular, sonando aplastantes de la manera que solo los genuinos Accept pueden hacer. Pero un “Stalingrad” tan reciente fue ya un clamor en la sala, un tema muy coreado que demuestra la aceptación que la era de Mark Tornillo está teniendo entre los seguidores.

ACCEPT
ACCEPT

Si a este aperitivo le sumamos clásicos de manera consecutiva de la talla de “Restless And Wild”, “London Leatherboys” o “Breaker”, la banda ponía tierra de por medio para que el triunfo, una vez más, no se le escapara ante sus incondicionales.

ACCEPT
ACCEPT

De hecho, con ese colchón contaron para atreverse con una consecución de temas nuevos como fueron “The Rise Of Chaos”, “Koolaid”, “No Regrets” y “Analog Man”. Pero es que la ejecución de la banda y el juego que da un espectacular Mark Tornillo, su carisma y forma de conectar, sumado al nivel de ese nuevo material, hacen que la banda siga sonando convincente. No dio la sensación en ningún momento de que la gente estuviera esperando exclusivamente los clásicos, sino que en temas como el mencionado en último lugar, incluso se consiguió una reciprocidad con el personal.

ACCEPT
ACCEPT

Eso sí, tras “Final Journey” y “Shadow Soldier”, que siguieron defendiendo el valor de los Accept de este siglo XXI, llegaría un punto de inflexión con el solo de guitarra de Wolf Hoffmann. Y no solo sería porque Mark Tornillo prescindiera en adelante de sus gafas de sol, sino porque se dio paso a una concatenación de clásicos que arrancó con “Neon Nights”.

ACCEPT
ACCEPT

“Princess Of The Dawn” fue todo un clamor donde el público no necesitó más aliciente para corear el tema lo que hiciera falta, mientras que los músicos recibían con cara de satisfacción esa respuesta. “Midnight Mover” nunca les ha fallado en directo. Y no fue una excepción esta noche, mientras que “Up To The Limit” resultó todo un zarpazo de fiero metal alemán.

ACCEPT
ACCEPT

Sorprendió “Objection Overruled”, homónimo de un disco no tan reconocido editado ya en los 90 y que sirvió para ver un duelo entre Petar Baltes con su bajo y Wolf Hoffmann con la guitarra. “Pandemic” fue otra pincelada en defensa de su reciente legado, antes de que esa musiquilla por todos conocida comenzara a sonar previa al ataque veloz y brutal de “Fast As A Shark”, cantada por Mark Tornillo mejor de lo que le recuerdo en pasadas oportunidades. Siempre me ha parecido el tema que más se le ha resistido, pero es un clásico que nunca puede faltar en un concierto  de la banda.

ACCEPT
ACCEPT

Tras ello nos brindarían tres bises. Porque a todos se nos venían a la mente al menos dos canciones que, sabíamos, debían caer. Una de ellas “Metal Heart” con la que regresaron, de nuevo con el público haciendo unos coros sensacionales y con un final donde Christopher Williams se reivindicó con un corto y rápido solo imponente. Tras este y de manera acertada colocaron un “Teutonic Terror” que se ha ganado ese puesto de honor en el repertorio. Primer tema del primer disco de Mark Tornillo en la banda y a día de hoy un clásico más. Lo demuestra que tampoco hace falta pedir al personal nada más para que apoye en esos coros característicos. Y el que nos queda es, cómo no, “Balls To The Wall” que terminó de hacer estallar a la sala, como podéis imaginar con el público atronando junto a la banda.

ACCEPT

Imposible no rendirse ante ellos. Accept están a día de hoy en un estado de forma que esperamos y deseamos dure por muchos años. Siguen siendo capaces de ofrecer grandes nuevas canciones, sin obviar su relevancia para todo este movimiento con temas añejos que han jalonado todo un estilo musical imposible de entender sin ellos. Qué lujo poderles disfrutar en el presente en este estado de forma.

Texto: ANTONIO REFOYO (antonio@lamiradanegra.es)

Fotos: MIGUEL ÁNGEL RODRIGUEZ