CRÓNICA: THE NAME + SEALED ROOM

 

THE NAME + SEALED ROOM

2 – 12 – 17

Portugalete (Adimusik)

 

 

Tras haber presentado su último disco por primera vez en directo de manera oficial apenas un par de semanas antes en la Sala Groove de la misma localidad portugaluja y ubicada a muy poca distancia de Adimusik, donde hoy nos dábamos cita; The Name volvía a subirse a los escenarios para seguir rodando los temas de uno de los discos del año. A veces puede sonar demasiado pretencioso decir que una banda que se ha movido básicamente en el ámbito local pueda editar uno de tus trabajos favoritos entre tal cantidad de material que pasa por nuestros oídos, pero no digo esto de forma gratuita. The Name es una banda curtida, veterana y con calidad y personalidad como para haber supuesto mucho más en nuestra música en los últimos años, al menos a nivel de popularidad. Pero todos sabemos cómo están las cosas a día de hoy y la manera en la que hay que funcionar para tener un poco de repercusión. Sin embargo, ellos paso a paso se han ido convirtiendo en una banda de culto en el circuito vizcaíno, adorada por sus seguidores, que una vez que son captados por la música de la banda no se desprenderán jamás.

SEALED ROOM
SEALED ROOM

Les acompañaba en esta ocasión otro grupo del que puedo decir tres cuartos de lo mismo. Sealed Room son otros veteranos de la escena local que cuentan con dos excelentes trabajos de rock y metal melódico. El segundo un EP de título “Obsero”, editado hace unos meses y que cuenta con seis joyas musicales donde se han desmarcado en parte de algunas influencias para resultar cada vez más personales. Y, sobre todo y ante todo, lo que unía a las dos bandas que hoy presenciaríamos en escena es la sinceridad y el sentimiento puesto en lo que hacen. Sin trampa ni cartón, música que no mira más allá de conseguir incidir en el interior de quien reciba el mensaje. Algo que tal vez nunca entienda ese público exclusivo de los grandes eventos. También a su manera esta fría noche de sábado sería muy grande, aunque fuera en un pequeño local tan especial como es Adimusik ante un público selecto.

SEALED ROOM
SEALED ROOM

Sealed Room se encargarían de abrir la noche, con un repertorio que dio buena cuenta de la calidad recogida en los temas de sus dos últimas obras, “La Libertad De Los Sueños” y “Obsero”. Con un sonido excelente y una iluminación que hace que merezca mucho la pena ver conciertos en esta escuela de música, en otros aspectos tan diferente a una sala convencional. Pero sin embargo en estos puntos claves para disfrutar de un concierto los grupos salen muy favorecidos del envite.

SEALED ROOM

Contaron con 45 minutos abriendo para The Name, demostrando que en su música hay verdadera pasión y nivel. El cuarteto desarrolla instrumentalmente una sutil labor que aúna fuerza y sensibilidad, sabiendo sacar destellos de originalidad que obligan a mantener el oído atento. No es que sean de los que recurran a sobrecargar los temas, sino todo lo contrario, pero el sentido de cada nota en estas canciones es un valor para ellos. Y cuentan con una voz de las que no pasan desapercibidas, con un timbre limpio y cristalino que se une a las cualidades vocales de un Iñigo Cano que disfruta de subirse  a un escenario, siendo ejemplo de lo que un cantante solista debe hacer sobre las tablas aparte de cantar bien.

SEALED ROOM
SEALED ROOM

“Etéreo” arrancó el concierto, para posteriormente dejar claro que no olvidan su anterior trabajo con “De Pie”.  “Rocas” y “Mi Osuridad” continuaron con la descarga, y aunque posteriormente Mikel sufriera algunos problemas con su guitarra en temas como “Boomerang” o “Naufragaré”, los cuales le obligaron a cambiarla en la parte final. Algo que no ensombreció para nada su actuación, que terminó con el calor de esa lava del “Volcán”, muy bienvenido en noches tan gélidas en lo climatológico como estas, y un “Sonríe” que fue toda una declaración de intenciones para cerrar su actuación. De muy buenas intenciones y efectos muy beneficiosos para el alma de quien sea capaz de captar el sentimiento más puro en la música.

SEALED ROOM
SEALED ROOM

El mismo que sigue atesorando The Name, otro grupo mucho más grande de lo que pueda decir su popularidad. La banda ha superado un cambio prácticamente completo de formación, proceso al que ya se ha visto sometida la banda en el pasado, pero probablemente nunca de manera tan brusca como recientemente, con un disco en ciernes como “Momentos”, de cuya grabación solo ha salido junto a Guillermo Fernández (guitarra, voz y pilar fundamental de la banda), el guitarra solista Greg Montero. Por suerte han encontrado remplazo en la batería con Fran Pesadillas y Jorge Rodriguez en el bajo, músicos experimentados que, visto lo visto, han encajado perfectamente en el grupo, mientras que el teclado ha quedado recluido a un segundo plano, disparando algunos pequeños arreglos que aun poseen alguna de las piezas de la banda.

THE NAME
THE NAME

La hora y media que estuvieron sobre el escenario fue el reflejo de una banda perseverante, que cree en lo que hace que sabe del nivel de su material, que se siente realizada a la hora de expresarse con unas canciones que para muchos ya son parte de la banda sonora de su vida. Y yo me incluyo en ese grupo.

THE NAME
THE NAME

Ahora los temas de “Momentos” vienen a reforzar lo que ya quedó plasmado en “Identidem” o “…As We Are”, incluso en su primera demo, que pese a no contar ya con representación en directo nos ha dejado algunos cásicos cuyo recuerdo no borraremos de nuestra mente, Y, quién sabe, tal vez en un futuro deban seguir rescatando algunas canciones como “Secret Universe”, que tanto juego les han dado en directo en el pasado.

THE NAME

Como es lógico dieron prioridad a los temas de “Momentos” con el demoledor arranque de “Parte De Ti” e “Impostor”, tras el cual Guillermo dejó claro que le apetecía hablar bastante esta noche, sobre todo agradeciendo a toda la gente que ha hecho que The Name siga adelante. Es evidente que una persona debe rodearse de la mejor gente posible, que hay factores externos que hacen que un proyecto siga, pero el más importante ha sido su cabezonería y el creer… o mejor dicho, saber, que lo que viene haciendo con The Name tiene mucho valor en el actual panorama metalero.

THE NAME
THE NAME

Pocos grupos pueden aunar tan bien como ellos el sentimiento del heavy metal tradicional con un aire rejuvenecido, en un estilo personal que mantiene las melodías y los grandes estribillos, pero sin renunciar a pinceladas de metal más duras y algunos destellos progresivos, todo matizado con un manto de oscuridad que es seña de identidad desde los inicios de la banda.

THE NAME
THE NAME

“Cadenas” es un buen ejemplo de lo que digo, previo a recordar algo del pasado con “Rezar Por Ti”, donde el público se encendió  un poco más, como es lógico con un tema más conocido por todos por tener más tiempo; y un “Tu Disfraz” con el que Guillermo recordó el décimo aniversario de la edición de “…As We Are” y que, dada la introducción tan significativa que quiso darle el vocalista de la formación, adquirió un tinte muy especial esta noche.

THE NAME
THE NAME

Prescindiríamos de su imponente voz, potente y con un registro totalmente reconocible que parece no tener fin cuando emerge de su garganta como un torrente de energía y pasión; en el instrumental “Somnum”, que es todo un temazo de metal progresivo para lucimiento de toda la formación. Muy contundente y cañero, con cambios de ritmo brutales y excelentes solos de guitarra. Tras ello volvía a formar parte activa de la descarga el público con “Un Mundo Del Revés”, single de presentación de su última obra.

THE NAME

“Sentido Irracional” es un tema un tanto más oculto dentro de su nueva obra, pero me cautivó en este directo como todo el repertorio, donde nuevamente se dispararon las emociones en “Ira Y Valor”, contra el maltrato y tortura animal, y un “Esclavo” que es un temazo que va creciendo en intensidad con el paso de cada segundo y para el que sobran las palabras.

THE NAME
THE NAME

La versión de “As I Am” de Dream Theater encaja perfectamente en el estilo que practica la banda. Y les sobran condiciones para interpretarla a su manera. Y sin llegar a marcharse del escenario a modo de bises llegarían “Mi Realidad” y “Aquella Vez”, cerrando un concierto impecable que nos hace preguntarnos una vez más como es posible que esta banda no esté muchos más escalones por encima en cuanto a repercusión y popularidad. Tal vez sean un ejemplo de que efectivamente este mundo es “Un Mundo Del Revés”.

THE NAME
THE NAME

También son reflejo de unos tiempos donde cada vez más el conocer a bandas interesantes es labor exclusiva del público, que debería tener esa inquietud por buscar en el underground los nuevos grupos que llenen ese ansia por conocer algo nuevo que le diga algo significativo en este poblado panorama musical. Y The Name no solo tienen la capacidad de transmitir un cúmulo de sensaciones, es que si no te ponen el pelo de punta deberías revisarte las constantes vitales.

ANTONIO REFOYO (antonio@lamiradanegra.es)