CRÍTICA: ANGEL ARELLANO – VIRTUAL GUITAR

 

ANGEL ARELLANO

(Virtual Guitar)

7/10

 

 

No estamos ante un trabajo que puedas adquirir en una tienda, ni tan siquiera un trabajo simplemente autoeditado. Lo que nos ocupa en estas lineas es un tesoro guardado en la discografía del legendario guitarrista vizcaíno Angel Arellano. Pero ya que me hacía llegar una copia física, con su portada y con un puñado de temas arropados por el manto de un trabajo verdaderamente considerable, siento la necesidad de darle luz en este espacio. Ya os digo que no hay una tirada de copias, pero al que le interese puede buscar la forma de contacto con el músico o remitirse directamente a quien firma esta reseña.

“Virtual Guitar” es un disco de un as de la guitarra, con un sonido, una técnica y un encanto propio de maestros. Se nota que las circunstancias marcan el resultado. Contar con unas bases electrónicas pienso que es más fruto de la dificultad de contar con músicos humanos que de la intención de mezclar dos terrenos completamente encontrados. Eso se deja notar en algunos aspectos un poco forzados, pero también saca provecho en resultados tan perfectos como el del homónimo tema, pieza angular de este disco donde los sonidos de discoteca no impiden que el guitarrista plasme una labor para dejarnos con la boca abierta.

El trabajo resulta variado con temas de influencia neoclásica como “Paganini”, otros que con el fondo electrónico emulan a un guitarrista clásico como “Heroe Del Milenio” y otros de pistas de baile como “Melani”. Es un disco que choca al oído quieras o no. También hay que destacar el sentimiento con el que refleja Angel Arellano versiones como “Aranjuez” o “Europe”, de Santana. Y es que lejos de una demostración de guitar hero, que Angel lo es sin duda, “Virtual Guitar” es un trabajo que desprende esa magia que atrapa a los amantes de la guitarra. Con un trato muy especial que podríamos tachar de entre casero y experimental, sin ánimo despectivo en ningún caso, porque se trata de un disco sin más pretensiones que deja traslucir un talento muy poco reconocido hasta la fecha y que asombrará a los que indaguen hasta este veterano que lleva desde la adolescencia sin separarse de su guitarra, reducido por la complicada escena de los 80 y 90, pero que no desmerece a otros nombres que a todos nos sonarían. Intenta comprobarlo por ti mismo.

ANTONIO REFOYO (antonio@lamiradanegra.es)