CRÍTICA: SYSTEMIA – EVASIÓN

 

SYSTEMIA

(Evasión)

8´5/10

 

 

 

Han pasado cuatro años desde que los valencianos Systemia editaran “Reinicio”, un debut impecable de un metal melódico moderno con tintes progresivos que sigue siendo considerado por mí una auténtica joya que ningún amante del metal en estas coordenadas que apunto debería dejar pasar de largo. Ahora continúan en su trayectoria con un EP donde se tornan si cabe un poco más progresivos, más elaborados, más técnicos y trabajados.

He de decir que el equilibrio que había en su primera obra, más cercana al heavy metal melódico pese a esos destellos de virtuosismo me parecía algo más comedido y sencillo de digerir por todo tipo de público, pero en este “Evasión” nos muestran una parte más cercana a Dream Theater, con unos interesantes surcos trazados conjuntamente por teclado y guitarra en medio de ritmos cambiantes y composiciones que siempre se prestan para dar un nuevo viraje inesperado. Sobre ello Jose Broseta (Opera Magna) es un seguro de vida en la voz capaz de hacer con su registro literalmente lo que le da la gana. Lo que para la mayoría sería imposible y para algunos pocos un reto, pera él es una posibilidad de explayarse a nivel vocal. Aunque tampoco creo que a estas alturas sea un cantante a descubrir.

Los 5 cortes se componen de la intro “Resilencia”, que ya denota que vamos a encontrar en este nuevo disco más pasajes instrumentales. “Huidos” es el primer tema cantado, donde queda patente que pese al gusto por la instrumentación sus mensajes siguen siendo importantes, como ya lo fueron en su primera obra. Y si aun te quedan dudas sobre su compromiso “S(y)stema” deja claro que no quieren ceñirse exclusivamente a ser una banda excelente a nivel musical, sino que le dan alguna vuelta  a la cabeza para compartir inquietudes que van mucho más allá de posicionamientos estancos en un mundo sectarizado. Te invitan a abrir tu mente para evadirte y expandir tu alma. Eso inspira un trenzado “Evasión”, donde no deja de haber mucha reflexión.

Y todo ese nivel para hacer con sus instrumentos absolutas virguerías no va para nada exento de una capacidad de transmisión que queda bien presente en el dramatismo de “La Última Parada”. Aquí no solo se trata de tocar bien, sino de darle un sentido a todo lo que ellos hacen, aprovechando además que tienen las condiciones para plasmar en sonidos lo que previamente han dibujado en su mente. Qué músicos tan excepcionales.

ANTONIO REFOYO (antonio@lamiradanegra.es)

INFORMACIÓN ADICIONAL:

Sello: Rock CD Records

www.systemia.info

Fecha lanzamiento: 27/01/2017