CRÍTICA: GRAPESHOT – ALL ABOUT TO END

 

GRAPESHOT

(All About To End)

8´5/10

 

 

 

Grapeshot es una de esas bandas que no se conforman con hacer las cosas bien. Que no tienen como único objetivo el darle forma a sus influencias y emularlas, sino que pretenden y consiguen crear un estilo diferente, definido y a la vez a medio camino de muchos estilos. Su debut “The Scene” me pareció una apertura de puertas hacia lo que podría ser un segundo disco mucho más rotundo. Un trabajo aquel debut donde cabía valorar el riesgo de una banda atreviéndose a no encasillarse, haciendo un estilo a medias entre el stoner, el thrash, el hardcore, el death…. El caso es que con este segundo disco en las manos se revaloriza su debut, puesto que entendemos que la personalidad incipiente de la banda, ahora mucho más asentada, no era flor de un día, sino que ahí estaba naciendo un tallo que pronto sería un robusto tronco. Así lo veo yo una vez escuchado este “All About To End”. Apocalíptico titulo que deja bien a las claras el derrumbe controlado que está por venir una vez le des al play.

Así que no temas saltar al vacío sin paracaídas con “Void Your Soul”. Tremendos los riffs panterescos que salen de esas guitarras que escupen fuego, y una voz que se desenvuelve a las mil maravillas en tesituras rasgadas y limpias, con un estribillo reconocible pese a la sensación vertiginosa de que aquí no hay reglas. “Parasites” es el misantrópico segundo corte, donde la voz gana en registros aun más, con ese regusto grueso en cualquier tesitura A medias entre el stoner y el thrash de los noventa, pero sin parentescos claros. Simplemente esta banda ha venido para crear su propia escuela.

“Hamster Wheel” enciende un nervio mayor en sus riffs. Se busca menos la potencia y más la sensación de velocidad, pese a que la banda no deja de ser auténtica dinamita. Aun así, hay espacio para otros arreglos instrumentales como en el completo “All About To End”. Puede que objetivamente el mejor tema de la obra, con tesituras que van desde cierto matiz death hasta una parte instrumental acompañada con gran solo de guitarra. Sin embargo, no sé por qué, me llama más la atención “Naked Emperor”. Es curioso el contraste entre los diferentes tempos, resultando la banda mucho más extrema en las partes más densas. Temazo con unos riffs que te aplastan.

“Johnny” es un tema verdaderamente sentido. Dejan traslucir un pequeño guiño grunge. Parece que no solo de la caña de los 90 han bebido estos chicos.  Si no, fijaros en ese tono áspero y decadente de “Calumet” o “New Kind Of Pain”. Hay un negativismo que deja en algunos resquicios menos agresivos ese poso del estilo que en los 90 desbancara a nivel de popularidad al heavy metal. Tiene esa doble vertiente rockera y metalera muy bien fusionada la banda, como también apreciamos en un “Schoolyard” que deja algunos riffs muy metaleros, antes de un final sorprendente, de guitarras mucho más limpias y simplemente heavies con “All In”. Un tema directo, pero que no coarta un desarrollo y elaboración que deja otros guiños en el interior de una pieza afilada y bastante más clásica en el tratamiento de guitarras.

En definitiva, aquí hay un estilo labrado y personal, pero Grapeshot saben llevar a su terreno influencias de lo más diversas. Esto es música con mucha amplitud, sin que este conglomerado de influencias signifique perder el estilo directo y aplastante. Con esa firmeza es más sencillo seguir haciendo camino, afianzando más cada paso. Y que se eche a un lado todo lo que tengan por delante o será derribado.

ANTONIO REFOYO (antonio@lamiradanegra.es)

INFORMACIÓN ADICIONAL:

Sello: Rock CD Records