CRÍTICA: TROUBLED MIND – TIMELESS

 

TROUBLED MIND

(Timeless)

8/10

 

 

 

La historia que se encuentra detrás de cada “nueva” banda que uno va conociendo me imprime un respeto tremendo. Siempre hay que respetar a todo aquel que hace algo con cariño y pasión, en este caso música, pero es que cuando hablamos de una banda formada en 1992 que además muestra una calidad tan increíble como la que aprecio en este “Timeless” se ganan mucho más ese respeto y admiración.

Pongo esto en el reproductor para descubrir a una banda nueva y resulta que me encuentro con unos veteranos de Móstoles que entre 1992 y 2000 dejaron varias demos, en su mayoría instrumentales. La banda posteriormente desaparecería para juntarse de nuevo en 2013 y en 2016 ofrecernos el EP que tenemos entre manos.

Tal vez su título refleje lo que podemos sentir en esta vida. Que el tiempo pasa muy rápido y puede que no hayamos demostrado nunca todo lo que tenemos dentro. Creo que ellos sí tienen aun tiempo, escuchado lo escuchado en estos cuatro temas. Cuatro canciones que cabalgan entre el metal progresivo, el hard rock y el AOR. No es sencillo hacerse una idea clara sobre su estilo, sí sobre el nivel altísimo de calidad que poseen.

Así queda demostrado desde los primeros momentos de “Timeless”, tema homónimo que abre la obra, con una escuela del progresivo mas clásico, gran solo de guitarra y contestación de teclado incluidos. Una voz melódica limpia y cierto aspecto atmosférico le acompañan. Tampoco se exceden en la duración pese a llevar esta línea. Pero si ya pensabas que les habías pillado el truco te sorprenderá “Travel”, que rezuma AOR. Eso sí, no dejan escapar la oportunidad de mostrar su excelente nivel musical en una plasmación pulcra. “The Winner” se hace un poco más clásico, llegando a recordar, con esa intro de guitarra y teclado unidos, a los Purple. Pero para seguir con esta variedad el final “Dragonlady” vuelve a los terrenos progresivos, aunque en este caso con algún aspecto más moderno. Esta vez sí llegan a los 7 minutos, siendo el tema más largo de la obra aunque tampoco algo excesivo. Una composición tan redonda como las tres anteriores, independientemente del viraje que la banda le haya querido dar.

El caso es que pese a esta variedad se trasluce una esencia personal, con lo que no hablamos de algo desordenado para nada. Saben muy bien por dónde se andan estos veteranos y lo que quieren y pueden conseguir. Hay nivel para darnos muchas alegrías si la coyuntura se lo permitiera de ahora en adelante. De momento este EP es una demostración de lo que dentro del underground del rock y el metal se puede desaprovechar por falta de oportunidades. Así que esperando que relancen su carrera de una manera más notable a nivel de popularidad de ahora en adelante, recomiendo la escucha de este EP, que conozcáis a la banda, yo seguiré disfrutando de estos temas que ya nadie les puede quitar ni a ellos ni a nosotros.

ANTONIO REFOYO (antonio@lamiradanegra.es)