CRÍTICA: ALAE NOCTIS – RECOPILATORIO

 

ALAE NOCTIS

(Recopilatorio)

8/10

 

 

 

Con curiosidad y sin esperar nada en concreto y abriéndome a cualquier cosa desenfundé este recopilatorio de los cartageneros Alea Noctis. Pues me ha sorprendido muy gratamente. Etiquetas como After Punk o Darkwave son con las que se pueden identificar, buscando un sonido retro que en seguida nos traen a la mente los años 80, bañados por los sonidos entonces modernos de sintetizadores, pero que ahora con perspectiva resultan tan añejos.

Con “Thunder Race” arrancan como si entráramos hace 30 años en una discoteca, casi me imagino al personal bailando en la pista, pero luego resulta que tenemos unas guitarras excelentes, unos riffs bastante afilados y una voz que transmite rabia. Es como si Billy Idol se hubiera imbuido por aspectos de los Judas Priest. El siguiente “Win Or Die” lo corrobora, aunque en este caso con una cadencia más lenta.

“Rock Machine” y “Troubleshooter” no decaen en esa fusión que no deja de tener un espíritu muy heavy pese a que en principio parecieran alejados de esa etiqueta. “Snake Eyes” sigue la estela. Bien es cierto que “Captor Borg F-600 (V2)” se pueda hacer demasiado accesible, tal vez alejándose demasiado de la tesitura de los temas iniciales. Incluso se adentran en terrenos más oscuros en “Streets Of Fire”, muy propio de los 80, en cualquier caso. Tras “Shadow In Time” nos sorprende un tema de reminiscencia blusera, aunque sea a su modo futurista y retro a la vez como es “Voodoo Bluesman”.  Destaco de nuevo el brillo de las guitarras envueltas en ese sonido tratado y en parte desnaturalizado, pero efectista y creador de un aura que atrapa. Y si en esta segunda mitad decae en parte el nervio de la primera, “Evil Ways” lo retoma para cerrar.

Llevan funcionando desde finales de los 90 y si me atengo a lo que veo en la presentación del disco son 4 trabajos de los cuales recogen estos 10 temas. Una forma fantástica de dar a conocer entre los que, como es mi caso, llega por primera vez una propuesta original dentro de su mirada al pasado en lo musical, curiosa y que hace que algo se active dentro de ti. Puede que incluso con algún aspecto nostálgico, pero lo cierto es que su música sigue encajando en la actualidad y no son una banda de las que te encontrarás habitualmente. Tiene también ese punto extravagante y pintoresco que no les hace pasar desapercibidos.

ANTONIO REFOYO (antonio@lamiradanegra.es)